¿Los problemas de fertilidad pueden tener base genética?

En efecto en muchas ocasiones los problemas de fertilidad tienen una explicación genética. En el conjunto de pruebas que habitualmente se solicitan a las parejas que acuden a una consulta de fertilidad, muchas de ellas tienen por objetivo averiguar si existe o no una base genética que explique el problema que sufre la pareja. En el caso de los hombres el cariotipo, el estudio de microdelecciones del cromosoma Y y el cribado genético de fibrosis quística permitirá determinar si un bajo recuento de espermatozoides en el eyaculado tiene un origen genético. En el caso de la mujer, el cariotipo y el estudio genético del síndrome del cromosoma X frágil podrían explicar abortos de repetición y una baja reserva ovárica respectivamente.

¿Necesita ayuda?
Le orientamos sin compromiso