Las trompas de Falopio, son 2 estructuras alargadas de unos 12 centímetros de longitud y calibre muy fino que comunican la cavidad peritoneal con el útero. En esta parte externa abdominal están en íntima relación con los ovarios.

Su papel o función es vital en la reproducción humana: por una parte, la trompa es la encargada de aspirar o succionar el ovocito del ovario cada mes, para posteriormente, esperar durante 24-72 horas a una fecundación. Si esta no se produjera, el ovocito se absorbe sin más y si fecunda, la trompa permite el transporte del ovocito fecundado hacia el útero, gracias a unos movimientos contráctiles y a unas células ciliares que la recubren. El ovocito fecundado o cigoto permanecerá en la trompa unas 48 – 72 horas en su recorrido hacia el útero, donde finalmente, implantará el embrión.

Para un correcta función de la capacidad reproductiva de la mujer es necesario que las trompas tengan una anatomía íntegra, es decir que estén abiertas tanto por la parte del útero como por la parte que contacta con el ovario, y que no contengan ningún material inflamatorio, líquido (Hidrosalpinx) o hemático (Hematosalpinx). Pero también es importante que tengan preservada su función, que sean capaces de realizar esos movimientos contráctiles anteriormente descritos.

Las pruebas que actualmente se están utilizando para el diagnóstico anatómico de las trompas son la histerosalpingografía y la histerosonografía, siendo esta última la más recomendada por ser menos dolorosa, no tener que utilizar contraste yodado y además ser igual de efectiva.

Al estar en contacto íntimo con el peritoneo, las trompas pueden verse afectadas tanto por patología ginecológica como por patología peritoneal o intestinal. Clásicamente las obstrucciones tubáricas se han descrito tras enfermedades inflamatorias pélvicas que han podido pasar desapercibidas o por endometriosis que puede provocar una inflamación crónica de la pelvis provocando tanto pérdida de función tubárica como bloqueo de las trompas. Una peritonitis también podría provocar una obstrucción tubárica.

La obstrucción de una sola trompa puede limitar la capacidad reproductiva, perdiendo la oportunidad de concebir cada vez que se ovula del ovario homólogo, teniendo sólo la oportunidad cada vez que se ovula por el ovario contralateral.

Si se ha perdido la capacidad funcional o se han obstruido ambas trompas la única opción para ser madre sería a través de un tratamiento de fertilización in vitro, puesto que, se imposibilita una concepción natural o con inseminación artificial.

Dra. Belén Moliner, ginecóloga del Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una