Foro Blog

Probióticos vaginales, para qué sirven y cómo ayudan a conseguir un embarazo

Probióticos vaginales, para qué sirven y cómo ayudan a conseguir un embarazo

Las especies microbianas de la flora vaginal desempeñan un papel importante en la salud y la prevención de infecciones. Actualmente, se han identificado más de 50 especies microbianas. Para mantener la flora vaginal en equilibrio, es importante cuidar la higiene íntima y seguir una dieta sana y equilibrada. Además, el uso adecuado de probióticos puede ayudar a restaurar la flora bacteriana vaginal.

¿Qué son los probióticos vaginales?

La palabra probiótico proviene del griego y significa «adaptarse a la vida». Este término fue utilizado por primera vez por Lilly Stilwell definiendo los probióticos como microorganismos que estimulan el crecimiento humano y animal. Más tarde, en 1989, los probióticos se definieron como aditivos alimentarios y bacterias vivas que mejoran el funcionamiento del tracto digestivo del huésped.  

Hoy en día, según las directrices del Ministerio de Sanidad, un probiótico se define como un microorganismo vivo que, administrado en cantidades adecuadas, es capaz de ejercer funciones beneficiosas para el organismo.

En concreto, los probióticos vaginales se definen como microorganismos que ejercen funciones beneficiosas dentro de la vagina.

¿Para qué sirven los probióticos vaginales?

La microbiota vaginal está compuesta por una gran cantidad de bacterias en las que predominan los lactobacilos. Es esencial para la salud del aparato genital femenino, para mantener la función reproductora y para el embarazo.

Los probióticos vaginales se encargan de repoblar y reparar el entorno del microbioma intestinal, vaginal y de la vejiga en caso de desequilibrio o disbiosis.

Una nutrición adecuada y el consumo de probióticos pueden influir en la composición del microbiota intestinal, mejorar su integridad y repercutir en el mantenimiento y la recuperación del microbiota vaginal normal al mantener un entorno ácido y un pH ideal (3,8-4,5)

¿Cuándo utilizar probióticos vaginales?

Muchos estudios han demostrado que el uso de probióticos vaginales es eficaz en la prevención y el tratamiento de las infecciones urogenitales (por ejemplo, vaginitis por cándida, vaginosis bacteriana, candidiasis vulvovaginal, cistitis recurrente, etc.).

Los probióticos más comunes son las bacterias de la familia Lactobacillus. Los lactobacilos ponen en marcha una serie de mecanismos para realizar un efecto protector y defensivo de la mucosa vaginal frente a la agresión de microorganismos patógenos.

¿Cuánto tiempo tardan en hacer efecto?

La dosis diaria de probióticos es de aproximadamente mil millones al día. El ginecólogo establece la posología, que generalmente oscila entre 15 días y 3-4 semanas. Además, como existe la posibilidad de una recaída, no es posible definir un tiempo de eficacia y una posible terapia de mantenimiento cíclica. 

Tipos según la administración

Los probióticos se administran por vía oral y vaginal. En ambos casos es posible comprarlos sin receta, pero siempre es aconsejable acudir al médico.

Vía oral

Desde 2001 es posible tomar la terapia con lactobacilos por vía oral. La vida media de los probióticos orales es más larga que la de la vía vaginal. Es importante la viabilidad de las cepas bacterianas que deben pasar por el estómago y el intestino. Además, la cantidad de lactobacilos es inferior a la administrada por vía vaginal. Una ventaja puede ser la capacidad de los lactobacilos de reducir el riesgo de infección por levaduras y bacterias patógenas en el momento de la administración.

Vía vaginal

La administración vaginal de probióticos es directa y, por lo tanto, requiere una vida media más corta. La cantidad puede ser mayor que la cantidad de lactobacilos por vía oral. Al ser ésta la primera vía de administración, existen varios tipos de probióticos disponibles en el mercado. 

Beneficios de los probióticos en la reproducción asistida

Hay varios estudios que han demostrado una conexión entre la disbiosis vaginal y la infertilidad.

El uso de probióticos mejora los resultados de las técnicas de reproducción in vitro y natural. Se ha demostrado que hay ciertos lactobacilos que mejoran la flora bacteriana vaginal aumentando la presencia de citoquinas que favorecen la implantación del embrión y disminuyen la posibilidad de partos prematuros y abortos. Además, el uso de lactobacilos también es importante para los hombres; un uso adecuado tiene un impacto positivo en la calidad del líquido seminal. 

Dra. Elena Antonini, embrióloga en Instituto Bernabeu

Bibliografía

Hablemos

Le asesoramos sin compromiso

SITUACIÓN ACTUAL

COVID-19