Adopción de embriones. Embrioadopción

Una alternativa reproductiva sencilla y económica en la que un embrión donado por otra pareja permite crear una nueva familia.

¿Qué es la embrioadopción?

Consiste en la adopción de un embrión –que es el resultado de la unión de un óvulo y un espermatozoide– que se transfiere al útero de la paciente adoptante para lograr un embarazo, dando a los pacientes la posibilidad de disfrutar del embarazo, parto y crianza del bebé.


En la mayoría de los casos, los embriones proceden de parejas que se han sometido a tratamientos de reproducción asistida de gametos propios o de doble donación (de ovocitos y espermatozoides) y que tras haber conseguido ser padres, deciden donar sus embriones, que se encontraban congelados, a otras parejas.

¿En qué casos está indicada la adopción de embriones?


Consiste en la adopción de un embrión –que es el resultado de la unión de un óvulo y un espermatozoide –que se transfiere al útero de la paciente adoptante para lograr un embarazo, dando a los pacientes la posibilidad de disfrutar del embarazo, parto y crianza del bebé.

En la mayoría de los casos, los embriones proceden de parejas que se han sometido a tratamientos de reproducción asistida gametos propios o de doble donación (de ovocitos y espermatozoides) y que tras haber conseguido ser padres, deciden donar sus embriones, que se encontraban congelados, a otras parejas.

¿Cómo se realiza la embrioadopción?

Es un procedimiento en el que se introduce en la cavidad uterina, uno o dos embriones procedentes del banco de embriones.

La adopción de embriones no precisa lista de espera, y al estar los embriones criopreservados, solo requiere previamente una preparación endometrial de la paciente receptora y proceder a la descongelación y transferencia del embrión en el mismo día.


El tratamiento para la preparación del útero materno es muy sencillo y consiste en administrar unos comprimidos orales o parches cutáneos de estrógenos hasta la transferencia, y posteriormente unos óvulos vaginales de progesterona. Solo suele ser necesario realizar un control ecográfico previo por lo que se reduce el número de visitas y el coste económico. El inicio del tratamiento hormonal se hace coincidir con la menstruación de la mujer (natural o artificial en caso de ausencia de reglas) y se controla ecográficamente el crecimiento endometrial (capa interna del útero donde implantaremos los embriones) para calcular el momento de la transferencia de los embriones.

¿Le ha parecido interesante? No

Contacte con el Instituto Bernabeu

Suscríbase al Newsletter IB

Necesitamos un email válido y que acepte los términos y condiciones de la web.
¿Quiere que
le asesoremos?