Foro Blog

¿Qué complicaciones pueden desarrollarse en la transferencia embrionaria?

¿Qué complicaciones pueden desarrollarse en la transferencia embrionaria? - Instituto Bernabeu

El fin deseado de cualquier tratamiento de reproducción asistida concluye con la transferencia embrionaria. Esto es la colocación suave del embrión en la cavidad uterina. Es el momento clave de todo el procedimiento, trabajando conjuntamente el embriólogo y el ginecólogo.

Las transferencias embrionarias se pueden llevar a cabo en un ciclo en fresco, esto es transferir el embrión tras un desarrollo in vitro de 5 o 6 días, o bien en un ciclo en diferido denominado criotransferencia, en el cual los embriones se encuentran previamente congelados. En ambos casos, se intenta sincronizar de la mejor forma posible el embrión a transferir con el endometrio uterino que lo va a anidar, en un periodo conocido como ventana de implantación.

Por tanto, la transferencia embrionaria es sin duda alguna el momento más esperado por los pacientes que se someten a un tratamiento de fertilidad y uno de los más relevantes de los que se llevan a cabo dentro del laboratorio de fecundación in vitro FIV.

Son escasas las complicaciones que pueden surgir durante este procedimiento, pues técnicamente no entraña una gran dificultad para los especialistas que lo llevan a cabo cuando se cuenta con experiencia y formación.

Adherencia del embrión en el catéter de transferencia embrionaria

Una de las pocas incidencias que puede suceder, y que en todo caso apenas llega al 5% de las transferencias que se realizan, es que el embrión se quede adherido al catéter de transferencia tras retirar éste del útero.

Afortunadamente es fácil de detectar, porque el embriólogo siempre debe comprobar que no ha sucedido. Por lo que detectaría inmediatamente esta situación al comprobar el catéter al microscopio tras la transferencia.

A pesar de no ser lo más apropiado para el embrión, por el tiempo que éste pasa fuera de la incubadora o el útero materno, no implica que las tasas de éxito del tratamiento se vean disminuidas.De hecho, los embriones más desarrollados, los que se encuentran en estadio de inicio de eclosión o ya eclosionados que buscan fusionarse con el endometrio, son los que por norma general más tienden a quedarse adheridos al catéter de transferencia. Por tanto, no debe ser un motivo de preocupación que ocurra este evento durante la transferencia embrionaria.

Sangrado tras la extracción del catéter de transferencia

Se ha comprobado y descrito que la presencia de sangre en el extremo del catéter cuando se extrae del útero se relaciona con una disminución en las tasas de embarazo. Sin embargo, es un hecho relativamente infrecuente.

Dificultad de entrada del catéter de transferencia en la cavidad uterina

En algunas ocasiones, se puede presentar alguna dificultad anatómica para acceder a la cavidad uterina. Bien por estrechez en el cuello del útero, o bien por excesiva angulación del canal cervical. Para evitarlo, se procura realizar todas las transferencias con la ayuda de ecografía, y en algunos casos, se recurre al empleo de catéteres especiales.

Dolor en la transferencia embrionaria

Otras raras complicaciones, son la aparición de dolor, que en todo caso es leve. O el desarrollo de alguna infección, fácilmente tratable con antibióticos.

En Instituto Bernabeu sabemos que el riesgo nulo en medicina no existe por lo que estas complicaciones seguirán ocurriendo de forma muy ocasional. Y aunque no suponen un riesgo importante para la paciente o el embrión hay que intentar minimizar al máximo su aparición para garantizar que la transferencia embrionaria sea un momento especial y fructuoso.

Rafael Sellers, biólogo en Instituto Bernabeu.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR

Hablemos

Le asesoramos sin compromiso

SITUACIÓN ACTUAL

COVID-19