Foro Blog

Conoce a la ginecóloga Ana Palacios Marqués

Conoce a la ginecóloga Ana Palacios Marqués

“Mi deber es acompañar a las embarazadas y a sus parejas en eso nueve largos meses, transmitiéndoles seguridad y confianza”

Desde niña, la doctora Ana Palacios Marqués tuvo vocación por la medicina. La obstetricia la atrapó en cuarto de carrera, momento en el que conoció la especialidad. Aún recuerda su primer parto con ilusión y no deja de emocionarse con cada ecografía y de preocuparse cuando las cosas no van bien. En 2008 se unió al equipo médico del Instituto Bernabeu como ginecóloga y acaba de ser nombrada directora de las unidades de Obstetricia del Grupo Instituto Bernabeu. Cuando no está trabajando, le gusta pasar tiempo con su familia. Adora escuchar música, sobre todo ópera y se enorgullece de tener en su familia a un director de orquesta. Se reconoce lectora compulsiva. Actualmente está leyendo el último libro de María Dueñas.

¿Siempre quiso ser médico?

Mi vocación por ser médico me vino en la infancia. Cuando era pequeña y caía enferma, el médico de familia venía a verme a casa. Yo era capaz de apreciar los cambios en la cara de mi madre tras su visita. La preocupación, la incertidumbre y el gesto serio se transformaban en tranquilidad, sosiego y la sonrisa volvía de nuevo a su cara al escuchar sus palabras. Yo quería tener ese “poder”. A pesar de que lo que mejor se me daba eran las ciencias puras como las matemáticas y la física, yo quería ser médico. Para mí ser médico representaba un proyecto de vida, más allá del estudio de unas simples materias. Hay diferencias entre estudiar medicina y ser médico.

¿Y qué le motivó a ser ginecóloga?

En el momento de la carrera en el que estudié obstetricia tuve muy claro a qué me quería dedicar. Ver mi primer parto fue una de las experiencias más emocionantes e impactantes que tuve a lo largo de la carrera. Todavía hoy y, a pesar de mis años de experiencia, me sigo emocionando cuando asisto partos y cesáreas. Ver la cara de felicidad en los padres me llena de satisfacción.

¿Cómo ha sido ese camino y qué ha ido enriqueciéndolo para convertirla en la especialista que es hoy?

A lo largo de mi trayectoria profesional he intentado desarrollar no solamente la actividad asistencial, sino también la actividad docente e investigadora. Ello ha supuesto, en algunas ocasiones, un gran esfuerzo, trabajo y sacrificio. Pero, afortunadamente, siempre he contado con el apoyo de mi familia, mi marido y mis tres hijos.

Se unió en 2008 al departamento de Embarazo y Obstetricia de IB y ha sido nombrada recientemente directora de la Unidad de Obstetricia de la clínica ¿Qué supone para usted este nuevo paso?

Cuando el doctor Rafael Bernabeu me propuso, hace más de 10 años, formar parte del equipo no lo dudé. Desde el principio me identifiqué plenamente con los valores del Instituto Bernabeu: la búsqueda de la excelencia en la práctica clínica, pero sin perder el trato cercano, cordial, humano con los pacientes. Trabajar en el Instituto Bernabeu me enriquece cada día, tanto desde el punto de vista profesional, como desde el punto de vista personal. El Instituto Bernabeu cuenta con la tecnología más puntera y dispone de todos los medios para realizar un control de la gestación en base a las guías más actuales. Pero, además, y, a mi juicio, lo más importante es que cuenta con un equipo humano excepcional.

Compagina su actividad como especialista en la medicina pública con la asistencia privada, ¿Qué diferencias encuentra ambas instituciones?

Una de las principales ventajas de trabajar en el Instituto Bernabeu es que las pacientes te buscan y confían en ti. El seguimiento del embarazo durante nueve meses y la asistencia al parto, en ocasiones, hace que se establezca una relación muy estrecha con los futuros padres. El Instituto Bernabeu ha sido pionero en la introducción de técnicas de diagnóstico prenatal, como el test de ADN fetal en sangre materna. Asimismo, dispone de la tecnología más avanzada para realizar un adecuado control de la gestación: biopsia corial, amniocentesis genética, ecografía de alta resolución, cribado de preeclampsia y cribado de prematuridad. Además, somos un equipo médico multidisciplinar y contamos con una endocrinóloga experta en fertilidad y en problemas endocrinológicos relacionados con la gestación.  

¿Por qué es importante llevar a cabo un buen control de la gestación?

La obstetricia es una especialidad compleja y única, ya que los obstetras tenemos dos pacientes a los que debemos vigilar y cuidar: la madre y su futuro hijo en desarrollo. El control de la gestación ha demostrado ser una medida efectiva para disminuir la morbimortalidad tanto materna como fetal. Pero debemos tener un concepto amplio de lo que significa el control de la gestación. Actualmente no se limita a la detección temprana de complicaciones y la instauración de medidas y tratamientos adecuados. En los últimos años se han desarrollado pruebas de cribado que nos permiten la detección y prevención de patologías con consecuencias graves para la madre y/o el recién nacido, como la preeclampsia o el parto prematuro. El embarazo es una buena oportunidad para promover hábitos de vida saludable. Es una etapa de la vida en la que, tanto las mujeres como sus parejas, están verdaderamente concienciadas de que deben cuidarse y es un buen momento para transmitirles que deben abandonar todos aquellos comportamientos que sean nocivos para la salud.

¿A qué retos se enfrenta la obstetricia actualmente y cómo es posible afrontarlos?

El nivel de complejidad de la obstetricia ha aumentado mucho en los últimos años. Los obstetras nos enfrentamos al control de gestaciones cada vez más complejas. Desde el punto de vista materno, los cambios sociales han hecho que la mujer retrase la maternidad. Ello supone no solamente la dificultad para quedar embarazada, sino también el que la mujer presente problemas de salud que aumentan con la edad, como la aparición de diabetes tipo II o hipertensión crónica. Por otro lado, el avance de la medicina ha hecho que mejore la salud de mujeres con enfermedades crónicas y que se planteen la posibilidad de ser madres. Desde el punto de vista fetal, los avances tecnológicos han hecho que cada vez el feto sea “más visible”, por lo que debemos ser capaces de diagnosticar malformaciones y anomalías fetales, así como detectar cuándo el feto se encuentra en una situación comprometida intraútero que haga aconsejable la finalización de la gestación. Tampoco debemos olvidar que el “ambiente intrauterino” al que hemos estado expuestos condiciona la aparición de enfermedades en la edad adulta. Por ejemplo, los fetos que han estado sometidos a una restricción de su crecimiento intraútero tienen mayor riesgo de presentar en su vida adulta síndrome metabólico (obesidad, hipertensión, diabetes mellitus).

¿Qué perfil de gestantes acuden a la consulta?

Cualquier gestante que lo desee puede controlar su gestación en el Instituto Bernabeu. Pero es cierto que muchas de las embarazadas que controlamos presentan gestaciones complicadas. Son mujeres con enfermedades crónicas, con una larga historia de esterilidad o infertilidad o con antecedentes de malos resultados obstétricos. Son gestantes que, por su historia previa, afrontan el embarazo con muchos miedos y muchas dudas. Estas gestantes precisan, no solamente una atención médica de excelencia, sino también un trato cercano, honesto, una persona que sea capaz de resolverles sus dudas y les transmita confianza. Los compañeros de reproducción hacen un gran papel consiguiendo que parejas con una historia de esterilidad muchas veces larga y difícil logren el embarazo. Pero ahí no termina la historia. No debemos olvidar que lo que las parejas desean es el nacimiento de un hijo, sin complicaciones para la madre y el niño. Y ahí es donde se encuentra mi papel. Mi deber es acompañar a las embarazadas y a sus parejas en eso nueve largos meses, transmitiéndoles seguridad y confianza.

¿Cree que las mujeres tienen hoy más conocimientos ginecológicos que hace unos años?

Sí, pero con cautela porque “doctor Google” es, en ocasiones, peligroso. A veces toman información de fuentes no fiables y en la consulta toca desmontar mitos o información falsa. Las pacientes necesitan que durante 9 meses las cojan de la mano y las acompañen en el embarazo.

Hablemos

Le asesoramos sin compromiso

SITUACIÓN ACTUAL

COVID-19