Foro Blog

Cirugía de recuperación de la fertilidad

Cirugía de recuperación de la fertilidad

Existen múltiples patologías y/o alteraciones anatómicas en el aparato reproductor femenino que pueden ser causa de la no obtención de un embarazo y que en muchas ocasiones requieren cirugía, siendo las más frecuentes:

¿Qué son los miomas uterinos?

Los miomas son masas de tejido muscular benignas que se encuentran en el útero, los cuales pueden presentar las siguientes localizaciones:  dentro de la cavidad uterina (submucoso), en el espesor de la pared uterina (intramurales) y por fuera de la pared uterina (subserosos). La incidencia de los miomas uterinos en las mujeres en edad reproductiva este entorno al 70%.

¿Cómo pueden afectar los miomas en la fertilidad y cómo podemos solucionarlo?

Dependiendo de la localización en el útero, estos pueden ser un factor importante a tener en cuenta desde el punto de vista reproductivo.

Este tipo de alteración a nivel del útero tiene múltiples indicaciones quirúrgicas. En lo referente a la fertilidad, debemos valorar la afectación de la cavidad uterina, tamaño y localización. Estos parámetros permiten valorar si es necesaria una reparación quirúrgica o no. Del mismo modo nos permite decidir la vía de abordaje quirúrgica por la cual podemos intervenir en estos casos, siendo la Laparoscopia o Histeroscopia las técnicas de elección.

Para la resolución de los miomas que se localizan dentro de la cavidad uterina (submucoso), la técnica de elección es la histeroscopia, en la cual podemos acceder a la cavidad por vía vaginal y realizar la exéresis del mioma de forma ambulatoria y con una rápida recuperación.

¿Qué otras alteraciones asociadas a problemas de fertilidad se pueden beneficiar de técnicas quirúrgicas reparadoras?

Otras alteraciones que se pueden beneficiar de la histeroscopia, son las malformaciones uterinas congénitas o adquiridas.

Las malformaciones uterinas congénitas las podemos diagnosticar por técnicas de imagen como la ecografía 3D y/o resonancia magnética.  Dependiendo del tipo de malformación y grado podemos ofrecer una reparación quirúrgica mediante histeroscopia.

En el caso de las malformaciones uterinas adquiridas, podemos mencionar el Síndrome de Asherman, el cual consiste en la formación de adherencias en la cavidad uterina, secundarias a legrados uterinos y/o infecciones, la cuales pueden comprometer la implantación.

En lo referente a las trompas de Falopio, podemos mencionar el Hidrosalpinx, que consiste en la acumulación de líquido, distención y obstrucción de estas. En la mayoría de casos esta patología es consecuencia de una enfermedad inflamatoria pélvica (EIP).

El hidrosalpinx se suele diagnosticar mediate técnicas de imagen, como la ecografía transvaginal y la afección puede ser uni o bilateral.

Al tener un componente obstructivo, este compromete la fertilidad de las pacientes que lo padecen. La mayoría de casos suelen requerir técnicas de reproducción asistida como la fecundación in vitro (FIV).

En los casos que las pacientes que presentan hidrosalpinx y requieran una técnica de reproducción asistida como la fecundación asistida, indicamos la exéresis de la trompa afectada o en su defecto el bloqueo de la trompa a nivel proximal uterino, para evitar el paso del líquido acumulado en la trompa, el cual según diversos estudios pueden afectar al embrión. Este tipo de procedimientos se realizan en la mayoría de casos por vía laparoscópica.

Dra. Andrea Bernabeu, Co-directora médica de Instituto Bernabeu.

Dr. Herly Alcázar, ginecólogo en Instituto Bernabeu.

Hablemos

Le asesoramos sin compromiso

SITUACIÓN ACTUAL

COVID-19