uterorLa infección por el Virus de Papiloma Humano, conocido bajo sus siglas VPH, es una de la infecciones de transmisión sexual mas frecuente a nivel mundial. Se calcula que a lo largo de la vida, mas del 80% de las mujeres sexualmente activas, habrán estado expuestas a este virus.

En un reciente estudio epidemiológico español, se concluyó que existe una prevalencia de un 14% de infección en mujeres de 18-65 años, siendo el doble en el grupo con edades comprendidas entre 18-25 años, y en total una estimación de 2 millones de mujeres españolas portadoras de la infección.

La principal preocupación de las mujeres que poseen la infección del VPH es lógicamente, la probabilidad de desarrollar un Cáncer de cuello uterino en un futuro cuando se contrae la infección por los tipos mas virulentos, si las lesiones iniciales que generan en el cérvix no son tratadas. Pero ¿puede tener relación la infección por el VPH con la dificultad de concebir hijos y la peor evolución del embarazo? 

En primer lugar, hay que tener en cuenta, que en gran parte de los casos, el propio sistema inmunológico es capaz de superar la infección pasado algunos meses o pocos años, y en un pequeña proporción de pacientes, la infección se hace persistente; por lo que el solo hecho de haber padecido la infección por VPH, no te predispone necesariamente a problemas de fertilidad.

La relación del VPH e infertilidad se ha tratado en diversos estudios, pero la mayoría son contradictorios. Varios de ellos parecen demostrar, que en ciertos hombres portadores de la infección, pueden tener una disminución en la movilidad de los espermatozoides o en el posterior desarrollo embrionario tras tratamientos de fecundación in vitro, por lo que se ha propuesto como una de las posibles causas de esterilidad de origen desconocido de ciertas parejas, cuando este factor no está estudiado.

También se ha tratado de relacionar la infección por VPH con el aumento de la probabilidad de abortos y partos prematuros, sin tener hasta el momento la evidencia científica suficiente.

Mas allá del propio efecto del virus, ciertos tratamientos que se realizan en mujeres que presentan lesiones cervicales preinvasoras por el VPH (conizaciones, crioterapia, ablaciones), pudieran en ciertos casos, cuando las lesiones son extensas, comprometer la adecuada producción del moco cervical tan necesario para que migren adecuadamente los espermatozoides hacia el útero y alcancen el óvulo en las trompas. Por otro lado, al conseguirse el embarazo, en el improbable caso que la longitud del cuello uterino se haya visto acortada por estos tratamientos (con las técnicas actuales esto es cada vez menos frecuente), pudiera aumentar el riesgo de incompetencia cervical y por consiguiente abortos tardíos o partos prematuros.

Por último, con la infección de VPH, pudieran coexistir algunas otras infecciones de transmisión sexual, como por ejemplo, la Chlamydia trachomatis, la cual claramente está asociado con la probabilidad de afectar la funcionalidad de las trompas uterinas.

Sin embargo, a pesar de que se han descrito ciertos factores que pueden estar relacionados con la disminución de la fertilidad, la probabilidad que el VPH sea el único agente causal, es muy improbable (<5%). Lo que si, no nos debe quedar la menor duda, es que la mejor manera de evitar estas probables consecuencias, es la prevención desde etapas muy tempranas de nuestra vida, al fomentar hábitos de vida sexual saludables y aplicando los planes de vacunación contra el VPH disponibles en nuestro medio.

Dra. María Carolina Tovar, ginecóloga del Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Virus de Papiloma Humano (VPH) y su relación con la infertilidad
Valoración