La transferencia embrionaria. Todo lo que debes saber 0

La transferencia embrionaria es el punto culminante de diversos tratamientos de reproducción asistida, entre ellos, la fecundación in-vitro, la ovodonación, embrioadopción, utilización de embriones criopreservados, etc.

Aunque técnicamente, no es el paso más complejo del tratamiento si es imprescindible una técnica cuidadosa para depositar delicadamente el embrión en el útero materno. Un error conllevará el fracaso total del tratamiento.

¿Cómo se hace la transferencia de embriones?

Consiste en trasladar al embrión desde el laboratorio al lugar definitivo para su desarrollo, en el útero de la futura madre.

El procedimiento en sí es sencillo, casi como una revisión ginecológica rutinaria. No es doloroso ni es necesario anestesia. En ocasiones y dependiendo de la posición del útero, se le solicitará venir con la vejiga de la orina moderadamente llena, para favorecer la visión guiada por ecografía de la cánula de transferencia. No es necesario venir en ayunas. En la misma posición que cuando hacemos una revisión ginecológica, pondremos el espéculo para ver el cuello del útero y retirar las secreciones vaginales, cervicales y restos de medicación intravaginal.

El biólogo nos traerá el o los embriones que hayamos previamente decidido transferir en una cánula de transferencia, que es un fino y flexible tubito plástico. Con sumo cuidado ascenderemos a través del canal cervical hasta llegar a la cavidad endometrial. Lugar en el que depositaremos el medio de cultivo en el que se transporta el embrión. Todo este procedimiento se efectúa bajo control ecográfico para asegurarnos que se ubica en la zona más adecuada de la cavidad uterina.

Recomendamos para mayor tranquilidad de la paciente unos minutos de reposo, trascurridos los cuales se le permitirá reintegrase a sus actividades diarias, evitando esfuerzos innecesarios. Tras ello, podremos continuar haciendo vida normal.

Como es un paso cargado de emotividad, en el Instituto Bernabeu invitamos a la pareja a acompañar a la paciente en todo el procedimiento.

¿Cuándo se debe de realizar la transferencia embrionaria?

El momento de la transferencia depende de varios factores, siendo los más relevantes

Por lo general se transfiere al quinto día de desarrollo embrionario, aunque puede ser más tardío o más temprano, dependiendo del número y tipo de embriones, así como del tratamiento que reciba la paciente para preparar el endometrio.

Esto es válido tanto para la transferencia en fresco, como la transferencia de embriones congelados.

En el caso de ciclo natural, la transferencia se sincroniza con el momento ovulatorio. Por ejemplo, si el embrión se congeló en día 5º (blastocisto), la transferencia se realiza en el 5º día tras la ovulación.

¿Cuántos embriones se deben transferir?

Aunque legalmente en España el número de embriones que se pueden transferir son un máximo de 3, en el Instituto Bernabeu se limitan a dos, siendo la inmensa mayoría de trasferencias de un único embrión. Individualizando cada caso en función de la edad, del número de hijos previos, de la patología uterina, de la calidad embrionaria, etc.

El número de embriones a transferir es de importancia para la consecución de la gestación, pero, lo más relevante no es el número, sino su calidad. La transferencia de un único embrión de alta calidad en estadío de blastocisto, es decir entre los días 5º y 6º de cultivo, puede darnos más éxitos, que la transferencia de tres embriones en día tercero.

El alto grado de perfeccionamiento de los laboratorios de reproducción asistida de las clínicas de alto nivel, ha mejorado sensiblemente el éxito. Lo que facilita que se tienda a la transferencia de un único embrión para evitar gestaciones gemelares y los riesgos que suponen para la salud de la madre y el futuro hijo. Entre las que se encuentran la preclampsia, complicaciones en el parto, nacimientos prematuros y de bajo peso, diabetes gestacional, hemorragias, etc.  (Conocer más sobre evitar las gestaciones múltiples).

En la decisión final sobre el número de embriones a transferir se toma en consideración el deseo del paciente, tras haber sido detalladamente informado de los posibles riesgos y beneficios de ambas opciones.

¿Cuándo anida el embrión transferido?

La transferencia embrionaria. Todo lo que debes saber 1

No hay que confundir la transferencia embrionaria con la implantación del embrión, términos a menudo usados para el mismo concepto. La implantación embrionaria es el proceso por el cual el embrión que se ha transferido, consigue continuar su evolución y anidar en el útero de la futura madre. La implantación es un proceso dinámico y continuo, es decir, no hay un único momento en que anida, sino que se va desplegando un programa de interacción embrio-materna, que no cesa hasta el momento del parto. (Conozca más sobre la ventana de implantación). 

¿Hay síntomas después de una transferencia que presagien si ha habido embarazo?

A menudo la paciente experimenta síntomas propios del embarazo (nauseas, somnolencia, distensión abdominal y mamaría, etc) que son debidos a la medicación que han recibido, -puesto que promueven un estatus progestacional-, pero son señales que no tienen validez alguna. La forma más fiable y precoz de conocer si ha habido embarazo, es la detección en sangre de la BHCG.

Por otro lado, en ocasiones se puede apreciar un ligero manchado que no se debe de confundir con la regla. Muy al contrario, no es un presagio negativo, es el sangrado implantatorio que ocasionalmente produce la anidación del embrión en el útero materno.

Hacia una transferencia embrionaria positiva

A primera vista, la transferencia embrionaria parece ser el proceso más rápido y simple de todo el proceso de Fecundación In Vitro (FIV). No obstante, es un momento crítico de todo el curso del tratamiento. El haber sorteado obstáculos previos no sirve de nada si la transferencia no se hace bien. Esto puede ocurrir si pasa demasiado tiempo entre que el embrión es sacado de la incubadora y depositado en el útero o si el paso hasta la cavidad uterina se complica por anomalías en la anatomía del cuello uterino, por estrechez del paso o por malposiciones del útero.

Por supuesto realizar una correcta transferencia embrionaria también requiere destreza, habilidad y experiencia. Se debe prestar mucha atención al entorno en el que la transferencia se va a realizar.

Todas las transferencias en Instituto Bernabeu son realizadas por médicos y embriólogos con una amplia experiencia.

El estado emocional de la paciente juega un papel no menos importante en este proceso. También ofrecemos técnicas adicionales de relajación: masaje y acupuntura, entre otras.

Teniendo en cuenta todos estos factores, podemos asegurar las mayores probabilidades de éxito.

TAMBIÉN PUEDE RESULTARLE DE INTERÉS:

Si desea puede concertar una

La transferencia embrionaria. Todo lo que debes saber
5 (100%) 5 votos