Fallo de fecundación en Instituto Bernabeu

La fecundación es un paso fundamental de la reproducción sexual, y consiste en la unión de un óvulo y un espermatozoide sanos, dando lugar a un cigoto: la primera célula de un nuevo individuo.

En el laboratorio de reproducción asistida, la fecundación tiene lugar in vitro. Los embriólogos favorecen el encuentro de los gametos, y clasifican los embriones obtenidos correctamente de dicha fusión, que se desarrollarán en blastocistos en el laboratorio, y después de ser transferidos al útero materno, darán lugar a la gestación de un niño sano, cumpliendo así el sueño de nuestros pacientes: ser padres.

Pero esto, que dicho así parece fácil, es el resultado de varios procesos altamente complejos, que deben tener lugar de forma muy precisa para llegar a ese deseado final.

¿En qué consiste el proceso de fecundación?

A continuación, vamos a repasar estos procesos y vamos a ver porque, a veces, esto que parece tan obvio, falla, dando lugar a situaciones muy difíciles para los pacientes que se someten a un tratamiento de fertilidad.

1.- Generación del gameto masculino y femenino

Los gametos, óvulo y espermatozoide, se forman en un proceso denominado gametogénesis:

  • En el caso del hombre: La espermatogénesis tiene lugar en los testículos, donde constantemente se realiza la meiosis y formación de células haploides, maduras y competentes llamadas espermatozoides.
  • Las mujeres, sin embargo, nacen con un número limitado de óvulos, procedentes de la ovogénesis que tiene lugar en el útero materno, y que finaliza con la formación de células detenidas en mitad de la meiosis. En ese estadío permanecerán hasta la pubertad, momento en el que la cantidad de óvulos empieza a descender con cada ciclo menstrual. La calidad y el número de óvulos de cada mujer determinará su fertilidad. La meiosis del óvulo termina cuando tiene lugar la fecundación de este por parte de un espermatozoide sano.

2.- Unión de óvulo y espermatozoide: fases de la fecundación

La fusión de los gametos, la fecundación en sí misma, también tiene lugar en varios pasos muy complejos y altamente regulados a nivel bioquímico tanto in vivo, como en el laboratorio. Estos pasos incluyen:

  • la hiperactivación del espermatozoide,
  • el reconocimiento por parte del espermatozoide de la zona pelúcida del ovocito,
  • la unión a la misma y la reacción acrosómica,
  • la penetración en el óvulo,
  • la activación del ovocito,
  • la reacción cortical y bloqueo de la polispermia,
  • la descondensación del núcleo del espermatozoide (formándose el pronúcleo masculino),
  • la finalización de la meiosis del ovocito y
  • la formación del pronúcleo femenino.

Así es como se forma correctamente un cigoto.

Métodos de fecundación en el laboratorio de reproducción asistida

Laboratorio de FIV. Instituto Bernabeu

Las técnicas de fecundación in vitro (FIV) que se llevan a cabo en un laboratorio son dos: FIV convencional, o microinyección de espermatozoides (ICSI). En ambos casos, los gametos se preparan y capacitan in vitro, emulando los procesos que tienen lugar in vivo, intentando maximizar las posibilidades de que ocurra la fecundación correctamente.

La tasa de fecundación por ovocito inseminado es de alrededor de aproximadamente un 70%, y por ovocito microinyectado es de alrededor de un 80%.

¿Qué puede ocasionar un fallo de fecundación o una baja tasa de fecundación?

Errores en el proceso de gametogénesis, que como hemos visto es un proceso altamente complejo, pueden llevar a una incorrecta formación de los gametos, lo que dará lugar a una baja tasa de fecundación, o un fallo de esta. Para intentar evitar que esto ocurra, antes de comenzar cada ciclo, los especialistas estudian detalladamente cada caso y ofrecen a los pacientes una valoración del caso, tras estudiar a fondo a los pacientes .

1.- Alteraciones seminales

La calidad seminal se valora en función de la morfología, motilidad y concentración de los espermatozoides de la muestra seminal. Además, otros parámetros como el grado de fragmentación del ADN del espermatozoide o su carga cromosómica nos pueden orientar en cuanto a la calidad de la misma, ya que se ha estudiado su relación con la infertilidad o la probabilidad de aborto. La calidad seminal puede variar en el tiempo, ya que los espermatozoides se generan constantemente, como hemos visto antes, y además el proceso se puede ver afectado por factores externos como los procesos de fiebre, la administración de fármacos, el estrés, la alimentación, los hábitos de vida, el tabaco, el alcohol, etc. El estudio de la muestra de semen es fundamental en la valoración del tratamiento de fertilidad que se va a aplicar en cada caso, ya que una baja calidad seminal está asociada con una baja fecundación por FIV convencional, una alteración en el desarrollo embrionario y una baja tasa de implantación y éxito del ciclo de FIV.

2. Alteraciones en la calidad ovocitaria

La calidad de los ovocitos es la clave de la fertilidad femenina, y determinará el potencial del embrión que de cada óvulo se desarrolle. Como en el caso anterior, los hábitos de vida poco saludables o ciertos tratamientos farmacológicos pueden disminuir la calidad de los óvulos, pero hay factores intrínsecos, asociados a una disminución en la calidad de los óvulos, como la reserva ovárica, la obesidad, la edad materna o la endometriosis.

¿Cuál es el porcentaje de fallo de fecundación en un tratamiento de fecundación in vitro?

Cuando se realiza una FIV convencional en el laboratorio, en un 10% de los casos tiene lugar un fallo de fecundación, es decir, ninguno de los óvulos fecunda de forma correcta. En el caso de la ICSI, esto sucede en un 3% de los ciclos.

¿Qué debemos hacer ante un fallo de fecundación in vitro?

En estos casos, se realiza un estudio exhaustivo del caso, para intentar llegar a una conclusión sobre lo que ha podido dar lugar a este resultado, y proponer soluciones a los pacientes. La baja calidad de óvulos o espermatozoides, o ambos, suele ser la razón principal de estos inusuales fallos, ya que como hemos visto previamente en esta revisión, los procesos que tienen lugar para la formación de los gametos y cigotos son muy complicados, y fallos en los mismo o en su regulación están asociados con un aumento de la infertilidad. La buena noticia es que ante un segundo intento después de un fallo de fecundación total, lo normal es que este resultado no se repita.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

Dra. Leyre Herrerobióloga del Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

Valoración