Dismenorrea - Instituto Bernabeu

La dismenorrea supone un problema que puede llegar a condicionar notablemente la calidad de vida de las mujeres. Se estima que afecta hasta al 60% de las mujeres en edad fértil, en mayor o menor medida, y es uno de los motivos de consulta más frecuentes que los ginecólogos encontramos en nuestra práctica clínica diaria. En este post vamos a detallar en qué consiste y qué posibles soluciones puede tener.

¿Qué es la dismenorrea?

La dismenorrea es un dolor localizado en la mitad inferior del abdomen, en la zona pélvica. Guarda relación con la menstruación y según su etimología es un término compuesto por el prefijo “dys” (difícil, defectuoso), el sustantivo griego “men” (luna, ciclo lunar) y “roía” (flujo, del verbo fluir). El dolor puede empezar a aparecer incluso antes de que aparezca el sangrado, durante el mismo, y durante los días posteriores. No siempre tiene relación con la cuantía de este, pero puede ir asociado a expulsión de coágulos.

Tipos

Según sus causas, podemos distinguir dos tipos:

  • Dismenorrea primaria: la causa que lo origina es desconocida. Se cree que se debe el dolor es producido por las propias contracciones uterinas. Interviene una molécula llamada prostaglandina.
  • Dismenorrea secundaria: se debe a alguna causa estructural normalmente de tipo ginecológico siendo la endometriosis la más frecuente. Otras causas de dismenorrea secundaria son malformaciones uterinas, presencia de miomas, infecciones o DIUs.

¿Cuáles son los síntomas?

Se trata de un dolor en la región baja del abdomen, que se suele percibir como calambres agudos, intermitentes, aunque a veces provoca un dolor sordo y constante. En ocasiones puede irradiarse hacia la espalda o hacia las extremidades inferiores.

Hay una serie de síntomas que pueden acompañar a este dolor y que también guardan relación con el ciclo menstrual. Como pueden ser dolor de cabeza, fatiga, náuseas y vómitos y alteraciones del ritmo intestinal (estreñimiento/diarrea).

¿Cómo podemos diagnosticar la causa de la dismenorrea?

Es primordial consultar con un ginecólogo si este dolor se presenta todos los meses. En la consulta el médico comenzará por realizar una anamnesis detallada y dirigida, siendo muy importante la exploración ginecológica.

En cuanto a pruebas complementarias, la ecografía supone la herramienta principal para dirigir el diagnóstico, ya que a través de ella podemos diagnosticar gran parte de las anomalías o problemas que se relacionan con la dismenorrea secundaria (quistes ováricos, signos que puedan sugerir endometriosis y adenomiosis…).

La resonancia magnética puede ser de utilidad en algunos casos, aunque la ecografía de alta resolución cada vez gana más terreno a la resonancia. 

¿Cuál es el tratamiento?

Dado que las causas de la dismenorrea pueden ser variadas, el manejo debe ser individualizado y adaptado a cada mujer.

  • El tratamiento farmacológico de la dismenorrea se basa en el uso de antiinflamatorios no esteroideos (AINES, como el ibuprofeno o el naproxeno). Estos fármacos inhiben las prostaglandinas responsables del proceso inflamatorio, por lo que son muy útiles para aliviar el dolor.
  • Además, la toma de anticonceptivos orales también produce mejoría de los síntomas.
  • Otro tipo de medidas no farmacológicas también parecen ser útiles para reducir el dolor. Por ejemplo, un estilo de vida saludable, que incluya ejercicio realizado en sesiones de aproximadamente 45 a 60 minutos, tres veces por semana o más, independientemente de la intensidad, podría aportar una reducción clínicamente significativa en la intensidad del dolor menstrual.
  • La alimentación puede ser otro factor importante para tener en cuenta, ya que hay ciertos alimentos que pueden aumentar el proceso inflamatorio que se produce durante el periodo. Es recomendable evitar el consumo de ultra procesados, azúcares refinados, grasas saturadas, alimentos ricos en sal y en algunos casos de lácteos; así como aumentar el consumo de frutas, verduras y alimentos ricos en fibra.
  • Cuando la dismenorrea se debe a una causa orgánica, el tratamiento de esta causa en su origen puede estar indicado, siendo a veces necesaria incluso la cirugía para intentar revertir la causa que lo provoca.

¿Se puede prevenir la dismenorrea?

No existe una fórmula mágica para prevenir la dismenorrea, pero la conjunción de estilo de vida saludable (dieta y ejercicio), así como la toma de antiinflamatorios desde el día previo a empezar el periodo pueden ayudar. El consumo de tabaco y alcohol son también factores de riesgo para presentar este problema. En cualquier caso, siempre es recomendable consultar con un especialista que valore el origen de la dismenorrea si es muy severa, para descartar posibles patologías asociadas y ponerle solución.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARLE:

Dra. Alicia Herenciaginecóloga en Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Dismenorrea “dolor menstrual”: Síntomas, diagnóstico y tratamiento
5 (100%) 3 votos