Laura CascalesDesde muy joven Laura Cascales quiso ser “bióloga de bata”. La investigación le llamaba la atención desde niña y cuando en las noticias veía a los profesionales que contaban innovaciones científicas se sentía muy atraída por ese trabajo. Nacida en Alicante, hoy es bióloga en el laboratorio de FIV de Instituto Bernabeu en Madrid donde se confiesa muy contenta. Allí además del trabajo del día a día reconoce que disfruta de poder desarrollar un trabajo de investigación con el que se siente realizada.

Estudió biología en la Universidad de Alicante (UA) y se decantó por la rama biosanitaria. A pesar de estar muy encaminada en esa vía, encontrar su especialidad no fue sencillo. Las prácticas en el área de microbiología del Hospital de Alicante le ayudaron en esa decisión. Aquello no era exactamente lo que estaba buscando.  En el curso 2013-2014 hizo el Master de Medicina Reproductiva que Instituto Bernabeu desarrolla en colaboración con la UA desde 2012 y ello le hizo descubrir su verdadera vocación, la medicina reproductiva. Empezó su andadura en el laboratorio de Fecundación in Vitro (FIV) de Instituto Bernabeu Alicante. Llegó cuando la genética ya había revolucionado la medicina reproductiva y asegura que es el presente y el futuro de este campo.  Parte de su trabajo consiste en la realización de biopsias que se traducen en el análisis genético de los embriones.

Otra de las técnicas que han dado un salto cualitativo es la vitrificación de óvulos y de embriones. Y la bióloga Laura Cascales advierte que ha ayudado considerablemente en los cambios sociales en los que la mujer puede preservar su fertilidad y decidir cuándo quiere ser madre; y ayudar a los nuevos tipos de familia formadas por mujeres solas por elección o por lesbianas. En el laboratorio se realiza un trabajo de mucha manipulación y un exhaustivo control de todos los procesos para que el resultado sea el mejor. Y para ello, reconoce que Instituto Bernabeu cuenta con un equipo humano preparado y especializado y los mejores medios tecnológicos y materiales de última generación para que dicho resultado sea siempre óptimo.

En Madrid cuentan con los últimos microinyectores, láser para las biopsias embrionarias e incubadoras con bajos niveles de presión de oxígeno. Todos los laboratorios de Instituto Bernabeu cuentan con tecnología de vanguardia y unos profesionales cualificados “que nos hace trabajar a todos de la misma forma aportando una calidad y robustez como grupo indispensable”. “Sin un laboratorio con una gran calidad no podemos hacer  nada”, explica la bióloga de Instituto Bernabeu Madrid. “Poder aplicar la investigación en la clínica no es posible sin un laboratorio excelente. Y es importante que los controles de calidad sean los máximos. Luego los ciclos sabemos que pueden ir mejor o peor. Desde el laboratorio también sufrimos cuando los ciclos no van como esperamos. Ponemos todo nuestro conocimiento y dedicación en cada uno de los procesos que realizamos, pero nuestro trabajo también consiste en analizar y buscar solución a los casos más complicados”.

Cuando no está en el laboratorio, Laura Cascales disfruta haciendo deporte y viajando con lo que consigue una vía de escape que es también fuente de paz y relajación.

“Poder aplicar la investigación en la clínica no es posible sin un laboratorio excelente. Y es importante que los controles de calidad sean los máximos. Luego los ciclos sabemos que pueden ir mejor o peor. Desde el laboratorio también sufrimos cuando los ciclos no van como esperamos. Ponemos todo nuestro conocimiento y dedicación en cada uno de los procesos que realizamos, pero nuestro trabajo también consiste en analizar y buscar solución a los casos más complicados”

1.- ¿Cuándo se inició su interés por la biología?

Cuando era muy pequeña me gustaba dibujar y me llamaba la atención la arquitectura. Pero de repente descubrí la biología. Y siempre he tenido claro que lo mío no eran los animales y vegetales. Lo mío era la biología de bata. Veía las noticias que hablaban de los avances científicos  y donde salían grupos de investigación y me quedé fascinada. .

2.- ¿Cuál ha sido su trayectoria?

Hice la carrera en 2008 en la Universidad de Alicante (UA). Me especialicé en la rama biosanitaria porque lo tenía muy claro y descubrí la medicina reproductiva. La mayoría de mis decisiones han sido por eliminación de lo que no quería hacer. Dudé si dedicarme a la microbiología. Hice prácticas en el Hospital de Alicante en esta rama y me di cuenta de que era un campo muy bonito, pero no era el mío. En el último año de carrera me puse a buscar y a informarme y me di cuenta de que en la medicina reproductiva participan muy activamente los biólogos. Descubrí el Master de instituto Bernabeu de Medicina Reproductiva en la UA y ahí descubrí que era lo que me gustaba. Al finalizar empecé a trabajar en Instituto Bernabeu en el laboratorio de Fecundación in Vitro (FIV). Y ahora trabajo en el laboratorio de IB Madrid.

3.- ¿Cuáles son sus puntos de interés en biología de la reproducción?

Nací en la era de la genética, es el presente y el futuro. Desde nuestra aportación como embriólogos a este campo, lo que más me gusta es la biopsia embrionaria que se traduce en el análisis genético de los embriones. Me gusta el trabajo de laboratorio. En el día a día vemos tantas pacientes y embriones tan diferentes, algunos de los cuales no siguen la normal general y es cuando nos surgen preguntas y dudas y por eso estudiamos e investigamos. Estar en el laboratorio te permite hacerlo.

4.- ¿Qué destacaría de su trabajo en el laboratorio?

Avances como la optimización de la vitrificación nos dan hoy una gran seguridad en la preservación de gametos y embriones pudiendo  transferir en el mejor momento. La vitrificación de óvulos juega un papel muy importante en cuanto a los cambios de la sociedad. Una técnica que tiene mucho futuro.

5.-¿Cómo es su día a día en el laboratorio?

Preparamos las criotransferencias, realizamos todos los procedimientos para obtener gametos, vitrificamos, capacitamos las muestras seminales, biopsiamos, microinyectamos…mucho trabajo de manipulación precisa. Hay también una labor de revisión de los protocolos para controlar cómo van los ciclos. Analizamos todos los procedimientos en el caso de no llegar un ciclo con éxito, con el fin de encontrar explicaciones a lo que ha podido ocurrir. Hay una labor de manipulación y otra muy importante de documentación. En el laboratorio son muy fundamentales los tiempos y la seguridad en cada uno de los procesos y para ello hace falta un trabajo previo de preparación y análisis de los casos que vamos a tener en el laboratorio.

6.- ¿Qué peso tiene la calidad del laboratorio en un buen trabajo y la calidad de la investigación?

A nivel de investigación es fundamental estar al día de los trabajos de otros grupos así como nuestros propios resultados e investigaciones. Y esto último, sin un laboratorio con una calidad excelente no podríamos conseguirlo. Y la base debe ser de 10. Es importante que los controles de calidad sean lo máximos y ponemos todo nuestro empeño para que así sea. También para nosotros es una decepción cuando no se consigue el embarazo, hay mucho trabajo detrás.

7.- ¿Cómo es el laboratorio de Madrid

A nivel humano no podría ser mejor. Poder trabajar en un equipo con tanta calidad tanto a nivel profesional como personal es un lujo. Hay que tener en cuenta que los embriólogos trabajamos en condiciones de baja luminosidad que no dañe a los embriones, necesitamos estar siempre concentrados en los procesos que estamos llevando a cabo y tenemos en nuestras manos elementos que hay que tratar con gran sensibilidad. Para que todo funcione bien en el laboratorio, es fundamental crear un buen ambiente entre embriólogos y en Madrid es inmejorable. Trabajamos como si fuésemos una sola persona. Y en cuanto a la tecnología, contamos con lo último y  mejor para ofrecer a nuestras pacientes una asistencia de calidad. Disponemos de láser para realizar las biopsias embrionarias, incubadoras con bajas presiones de oxígeno, la última tecnología, al igual que el resto de las sedes.

8.- ¿Han cambiado mucho las técnicas de laboratorio en los últimos años?

Cuando comencé en la medicina reproductiva ya se habían producido los mayores cambios, ahora son más suaves y enfocados al perfeccionamiento de las técnicas. Han cambiado los medios de cultivo para poder realizar cultivos largos, los análisis genéticos de los arrays a la secuenciación masiva, herramientas sumamente útiles. También se ha logrado que haya más de un 90% de supervivencia tras la desvitrificación.  Y hemos pasado de biopsiar embriones en día 3 a día 5 lo que nos ha permitido dar unos resultados mucho más fiables.

9.- ¿Qué cosas se pueden conseguir en el laboratorio que hace unos años eran impensables?

Ahora mismo somos capaces de mantener unas condiciones de cultivo embrionario óptimas que nos permiten alargar el tiempo que los embriones pasan en el laboratorio y de esta forma realizar una selección de aquellos con un potencial real. Así mismo la robustez de la vitrificación de ovocitos ha permitido ofrecer chicas jovenes las herramientas para elegir qué vida quiere llevar y en qué momento desarrollar su fertilidad. Es un cambio muy importante. Hay que concienciar a la población femenina que hay fecha de caducidad a nivel reproductivo y que hoy en día tenemos las herramientas para realizar planificación familiar. También se ha logrado ayudar a los nuevos tipos de familias, mujeres lesbianas o solas. A nivel genético es destacable  el nacimiento de niños libres de enfermedades y el análisis de los embriones previo a la transferencia lo que nos ha permitido dar explicación a ciertos abortos y fallos de implantación.

10.- ¿Qué peso tiene la investigación en su trayectoria profesional?

Desde mi corta experiencia siempre he sido muy curiosa y me gusta preguntarme el porqué de todo, hasta los más básico. Me gusta leer lo último que se publica en las revistas más importantes. Y es una gran satisfacción y un orgullo poder presentar algunos trabajos de investigación y participar en el resto junto con el gran equipo que forma IB.

Si desea puede concertar una

Conoce a la bióloga Laura Cascales
4.7 (93.33%) 3 votos