Cirugía Bariátrica y Embarazo: ¿Qué riesgos existen en el embarazo tras una cirugía de obesidad? 0La obesidad se relaciona con múltiples problemas de salud. En la mujer joven se asocia a dificultades para conseguir embarazo y si finalmente se consigue la gestación, puede provocar problemas derivados del exceso de peso materno, especialmente diabetes, hipertensión, mayor número de cesáreas, malformaciones congénitas, abortos y peores resultados si se recurre a cualquiera de las técnicas de reproducción asistida.

Perder peso mediante una dieta mejora estos resultados, pero existe casos extremos, en los que la mujer debe someterse a alguna técnica de la llamada cirugía bariátrica o cirugía de la obesidad, habitualmente con reducción de estómago y en algunos casos bypass intestinal que excluye la zona donde se absorben las grasas. Cuando esto ocurre hay que tener en cuenta algunas consideraciones y especialmente la planificación de un embarazo.

Recientemente se ha publicado un trabajo en la revista JAMA Surgery, titulado “Cirugía bariátrica en mujeres en edad reproductiva, tiempo entre la operación y el nacimiento y complicaciones perinatales asociadas”, que ha estudiado un elevado número de embarazadas del estado de Washington, un total de 1859 mujeres. El objetivo de este estudio fue investigar el riesgo de complicaciones perinatales en mujeres sometidas a cirugía bariátrica frente a madres sin operar. Los autores concluyen que los hijos de madres sometidas previamente a cirugía bariátrica mostraron mayor probabilidad de complicaciones perinatales en comparación con los hijos de mujeres no operadas, pues tuvieron un riesgo más alto de ser prematuros, de necesitar cuidados intensivos y de nacer pequeños para la edad gestacional.

A pesar de todo, este artículo tiene muchas críticas, pues compara mujeres obesas intervenidas de cirugía de la obesidad con el resto de mujeres (la mayoría sanas con una media de Índice de Masa Corporal normal). Para ser válido debería haber comparado mujeres obesas operadas con mujeres obesas no operadas, para confirmar si la cirugía tiene un efecto negativo o beneficioso. Además, en el grupo de mujeres obesas intervenidas no especifican si ya tenían un peso estable y había logrado subsanar las carencias nutricionales secundarias a la intervención, que deben, en todos los casos, estar controladas antes de permitir una gestación.

Es de vital importancia que el endocrinólogo responsable del caso decida el momento adecuado para permitir la gestación tras la cirugía bariátrica. Se considera apropiado a partir de los 12 meses desde la intervención, pero siempre teniendo en cuenta que se debe de tener un peso ya estabilizado y que todas las posibles carencias nutricionales y vitamínicas estén suplementadas antes de buscar un embarazo, ya sea de forma espontánea o mediante técnicas de reproducción asistida. Así pues, el momento adecuado dependerá del tipo de intervención, de la estabilización del peso y del adecuado soporte sustitutivo nutricional y vitamínico, por lo que deberá ser individualizado en cada mujer. El pronóstico materno-fetal de las mujeres obesas intervenidas y adecuadamente controladas es mejor que el de las mujeres obesas no intervenidas y no controladas por un endocrinólogo preconcepcionalmente.

La ganancia de peso, recomendada en las gestantes intervenidas previamente de cirugía de la obesidad, es la misma que para cualquier mujer y dependerá del Índice de Masa Corporal (IMC) previo al embarazo, por ello deberá ser cuidadosamente evaluada la nutrición y la respuesta de peso. Igualmente, deberá recibir los mismos suplementos nutricionales que cualquier gestante, añadidos a la suplementación que ya tenía antes de quedar embarazada. Se debe prestar especial atención a los requerimientos de ácido fólico, yodo, hierro, vitamina D y polivitamínicos. Y en ocasiones será necesario suplementar con vitamina A.

Siempre será recomendable la monitorización analítica en cada trimestre y la valoración por especialistas cualificados en el manejo de estas situaciones a las que hemos empezado a enfrentarnos recientemente.

Respecto a la finalización del embarazo, aunque la obesidad en sí misma conlleva un aumento del riesgo de cesárea, el antecedente de haber sido intervenida por cirugía de la obesidad no debe alterar el curso del parto ni condicionar la realización de una cesárea electiva. Y los cuidados de los recién nacidos no son diferentes respecto a los de mujeres no intervenidas.

En resumen, es recomendable acudir a un centro con especialistas con una amplia experiencia en el manejo de este tipo de casos, dado que son situaciones de reciente aparición en los últimos años y se requiere cualificación en el manejo para evitar complicaciones.

Dra. Pino Navarroendocrinóloga. Directora del dpto. de endocrinología y nutrición del Instituto Bernabeu

Dr. Francisco Sellersdirector de la Unidad Medicina del Embarazo del Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

Cirugía Bariátrica y Embarazo: ¿Qué riesgos existen en el embarazo tras una cirugía de obesidad?
5 (100%) 1 voto