Foro Blog

Cirugía Bariátrica y Embarazo: ¿Qué riesgos existen en el embarazo tras una cirugía de obesidad?

Cirugía Bariátrica y Embarazo: ¿Qué riesgos existen en el embarazo tras una cirugía de obesidad?

La obesidad se relaciona con múltiples problemas de salud. En la mujer se asocia a dificultades para conseguir embarazo y si finalmente se consigue la gestación, puede provocar problemas derivados del exceso de peso materno, especialmente diabetes gestacional, hipertensión arterial, preeclampsia. mayor número de cesáreas, malformaciones congénitas, abortos y peores resultados si se recurre a cualquiera de las técnicas de reproducción asistida.

Perder peso mediante una dieta mejora estos resultados, pero existen casos, en los que la mujer debe someterse a alguna técnica de la llamada Cirugía Bariátrica o Cirugía de la Obesidad, habitualmente con reducción de estómago y en algunos casos bypass intestinal que excluye la zona donde se absorben las grasas. Cuando esto ocurre hay que tener en cuenta algunas consideraciones y especialmente la planificación de un embarazo.

Gestaciones no planificadas tras cirugía bariátrica o reducción de estómago

Tras este tipo de intervenciones y la consiguiente pérdida de peso, mejora la fertilidad, por lo que vemos gestaciones no planificadas con el riesgo que supone por las posibles carencias nutricionales y/o vitamínicas asociadas.

Se ha descrito un aumento de las malformaciones congénitas por inadecuada suplementación de ácido fólico, microoftalmia neonatal por carencia de vitamina A, anemia por carencia de hierro y vitamina B12 e incluso hemorragia cerebral fetal por carencia de vitamina K entre otras.

Licencia para buscar Gestación tras Cirugía de la obesidad

En general hay consenso en que podemos valorar una gestación a partir de los 12 meses tras la intervención. Lo más importante es que el peso ya esté estabilizado y que estén suplementadas todas las posibles carencias nutricionales y vitamínicas antes de buscar un embarazo de forma espontánea o mediante técnicas de reproducción asistida. Así pues, el momento adecuado dependerá del tipo de intervención. Lo más importante es la estabilización del peso y el adecuado soporte sustitutivo nutricional y vitamínico. Por lo que deberá ser individualizado en cada mujer y requiere la valoración por especialistas entrenados, especialmente el especialista en endocrinología responsable de la paciente.

El pronóstico materno-fetal de las mujeres obesas intervenidas y adecuadamente controladas es mejor que el de las mujeres obesas no intervenidas, como ejemplo, la aparición de diabetes gestacional se reduce en un 80%.

La evolución del peso de la mujer tras este tipo de intervenciones no se ve modificada por la gestación tras la intervención de cirugía bariátrica. El resultado del tratamiento de la obesidad a largo plazo no se ve comprometido por el hecho de haber tenido un embarazo.

Ganancia de peso

La ganancia de peso recomendada durante la gestación es la misma que para cualquier mujer y dependerá del Índice de Masa Corporal previo al embarazo, por ello deberá ser cuidadosamente evaluada la nutrición y la evolución del peso durante todo el embarazo.

Suplementos nutricionales

La mujer debe recibir los mismos suplementos nutricionales que cualquier gestante. De manera añadida a la suplementación que ya tenía antes de quedar embarazada. Asimismo, se debe prestar especial atención a los requerimientos de ácido fólico, yodo, hierro, vitamina B12, vitamina D y otras vitaminas liposolubles. En ocasiones puede ser necesario suplementar con vitamina A, sin superar niveles circulantes teratogénicos.

Seguimiento

Es recomendable la monitorización analítica mensual o en cada trimestre (hay que individualizar). Se deben evitar las pruebas de sobrecarga oral de glucosa para el despistaje de diabetes gestacional y deben ser usados parámetros subrrogados (perfiles de glucemia basal y postprandial en desayuno, HbA1c…)

En el 3º trimestre es recomendable realizar ecografía mensual para el seguimiento estrecho del crecimiento fetal.

La valoración debe ser llevada a cabo por especialistas cualificados y entrenados en el manejo de estas situaciones a las que hemos empezado a enfrentarnos recientemente.

Finalización del embarazo / Parto

Aunque la obesidad en sí misma conlleva un aumento del riesgo de cesárea, el antecedente de haber sido intervenida por cirugía de la obesidad no debe alterar el curso del parto. Ni condicionar la realización de una cesárea electiva.

Cuidados del Recién Nacido

No son diferentes a los cuidados que deben realizarse en los recién nacidos de mujeres no intervenidas.

Nota. Es recomendable acudir a un centro con especialistas entrenados en el manejo de este tipo de casos, dado que son situaciones de aparición reciente en los últimos años y se requiere experiencia en el manejo para evitar complicaciones.

Dra. Pino Navarroendocrinóloga. Directora del dpto. de endocrinología y nutrición del Instituto Bernabeu. Miembro activo de la SEEN (Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición) y de la SEEDO (Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad)

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

Hablemos

Le asesoramos sin compromiso

SITUACIÓN ACTUAL

COVID-19