Foro Blog

Conoce al doctor Juan Carlos Castillo

Conoce al doctor Juan Carlos Castillo

TRADICIÓN FAMILIAR POR LA GINECOLOGÍA

El doctor Juan Carlos Castillo es ginecólogo del Instituto Bernabeu y un reconocido especialista. Está casado y es padre de una niña. Forma parte desde 2013 del Grupo Instituto Bernabeu y es pieza clave en la atención de los pacientes  internacionales. Este mayo de 2022 ha sido nombrado director científico de IB como responsable de la formación continua de los especialistas.

Desde su infancia estuvo familiarizado con la medicina, su padre es ginecólogo y desde muy temprano quiso dedicarse a esta rama médica siguiendo la tradición familiar. Se licenció en Medicina y Cirugía en 1999 y seis años después obtuvo la especialidad en Ginecología; en el año 2004 realizó una rotación en el Pennsylvania Hospital en EE UU, en los servicios de Alto Riesgo Obstétrico, Ultrasonidos y Ginecología Oncológica. En 2010 recibe el título de Doctor en medicina por la Universidad de Valencia “sobresaliente cum laude”. Desde 2013 forma parte del equipo médico del Grupo Instituto Bernabeu y es uno de los especialistas de pacientes internacionales.

Atraído por la medicina reproductiva, se especializó con diversos cursos y máster en reproducción humana. Y fue en 2005 cuando orientó definitivamente su camino. Ese año fue médico colaborador en la unidad de reproducción asistida del Hospital Clínico Universitario de Valencia. Allí completó la parte técnica con la práctica y conoció los procedimientos de estimulación ovárica y los asociados con la reproducción asistida. Está considerado por la comunidad científica como uno de los mayores investigadores sobre la prevención del síndrome de hiperestimulación ovárica

Cuando el doctor Castillo buscó sobre protocolos e información del tema apenas encontró nada escrito e investigado. Así que propuso estudiarlo y uno de los catedráticos le invitó a revisar las historias clínicas que guardaba el hospital con este novedoso protocolo desde 2002. Con la peculiaridad de que hasta 2004 no estaban digitalizadas y tuvo que examinarlas en papel, una por una. Su trabajo de investigación tuvo tanto éxito que en el congreso de Infertilidad de la Sociedad Europea de Reproducción Humana y Embriología (ESHRE) de Lyon fue presentado como ponencia oral, lo cual era todo un logro para un médico tan joven, puesto que la ESHRE está considerada como uno de los espacios más importantes en materia de reproducción asistida del mundo. Su conocimiento le abrió la puerta a dar a conocer unas investigaciones en las que no ha cejado, formando parte de un grupo de expertos internacionales en la prevención de la hiperestimulación ovárica.

La ESHRE le nombró editor asociado en 2016 y es el único español que forma parte del comité editorial de la revista Human Reproduction, la de mayor prestigio del mundo en el ámbito de la medicina reproductiva. Su trabajo consiste en revisar y validar las investigaciones que se envían a la revista para su publicación. Cuando el trabajo está relacionado con su ámbito determina la calidad y valor del trabajo; y también decide qué expertos son los más indicados para valorar otras investigaciones. El doctor Castillo explica que “este trabajo de revisión de otras investigaciones me permite estar al día de todas las novedades en medicina reproductiva” y de esta forma, está siempre a la vanguardia.

Su conocimiento y especialización le han llevado a realizar más de 50 publicaciones en revistas especializadas que aumenta cada día.

DIEZ PREGUNTAS AL MÉDICO Y AL HOMBRE

¿Qué es lo que más le interesa de la medicina reproductiva?

Desde los inicios de las técnicas de reproducción asistida, fue evidente que era necesario obtener un mayor número de óvulos y de esta forma poder generar embriones que permitan una mejor selección y mayor expectativa de gestación. Sin embargo, asociado al desarrollo de un mayor número de folículos para obtener más óvulos, aparece el llamado síndrome de hiperestimulación ovárica (SHO), el cual constituye una de las complicaciones más temidas en nuestro campo. Así pues, desde mis primeros contactos con la reproducción asistida, me motivó el hecho de intentar hallar aquel protocolo que permitiese optimizar el número de óvulos obtenidos pero a su vez previniese toda forma de SHO; gracias al esfuerzo conjunto a nivel internacional de muchos profesionales, podemos decir, hoy en día, que hemos desarrollado un protocolo que previene esta potencialmente grave complicación. Este logro, verdaderamente ha constituido un gran avance en la seguridad de la técnica para nuestros pacientes, y personalmente estoy muy satisfecho de haber aportado (y seguir aportando) a su desarrollo.

¿Cuál ha sido el mayor reto al que se ha enfrentado durante su carrera?

Curiosamente, es un reto constante, que experimento prácticamente todos los días de mi ejercicio profesional, y consiste en demostrar a mis pacientes (o al menos intentarlo) que la mejor estrategia para conseguir nuestro objetivo en común: un recién nacido vivo sano a término; es transferir un solo embrión por intento. Por motivos diversos, los pacientes suelen inclinarse por la transferencia de más de un embrión; algunos de ellos me refieren que les hace “mucha ilusión” tener gemelos; mi respuesta es siempre la misma: “todos los hijos que quieras tener, pero de uno en uno”; este es siempre el mejor escenario, fundamentalmente desde el punto de vista obstétrico.

¿Qué le movió a trasladarse desde Valencia con su familia para trabajar en el Instituto Bernabeu?

Mi carrera como especialista en reproducción humana asistida se inició en Valencia, ciudad que me trae muy buenos recuerdos. Luego de culminar mi formación en el Hospital Clínico Universitario, desarrollé mi profesión en una clínica en la misma ciudad; ya desde esos instantes conocía del prestigio de Instituto Bernabéu una institución potente y con una estimulante inclinación por la innovación y la investigación, plasmados en su constante presencia en foros de trascendencia en nuestra especialidad como el congreso de la Sociedad Española de Fertilidad y la ESHRE. Cuando la ocasión fue propicia y se presentó la oportunidad de ampliar mis horizontes en IB, no lo dudé ni un instante y la posterior entrevista en las instalaciones con el Director Médico: don Rafael Bernabeu, no hizo más que confirmar que este paso constituiría un progreso en mi desarrollo personal y profesional… no me equivoqué. Por supuesto que además tuve que someterlo a decisión de mi jefa personal, mi esposa (felizmente estuvo de acuerdo…!!!); Alicante es además una ciudad estupenda para ver crecer a nuestra hija.

¿Qué le aconsejaría a una paciente que quiere empezar un tratamiento de reproducción asistida?

En breve, le recomendaría que intente abordar el tema con ilusión, perseverancia y optimismo, pero incluyendo además una, no menos saludable, dosis de realismo.

La decisión de acudir un especialista en fertilidad conlleva siempre múltiples incertidumbres, empezando por hecho de intentar comprender por qué algo tan aparentemente “fácil” para otras parejas (el concebir) se torna difícil para ellos en un momento dado; la inmensa mayoría de parejas acude con múltiples dudas en incertidumbres. Mi consejo es que durante la primera visita intente abordar el caso con la mayor naturalidad posible y todas las ganas de emprender los pasos para superar los problemas reproductivos, en un ambiente agradable y se brinde con total honestidad la información pertinente; pero así mismo que por parte del equipo médico se brinde toda la información disponible en un lenguaje llano y entendible, en este caso el toque especializado y honesto pero además humano es esencial.

¿Qué ha cambiado desde la primera beta positiva de una paciente a la última?

Agradezco esta pregunta, me ha hecho retroceder muchos años y ciertamente recordar estimulantes momentos. Del primer test de embarazo positivo (fue en orina por cierto), recuerdo sentimientos muy agradables, por la felicidad de los pacientes y por la sensación del trabajo bien logrado; hasta ese momento había visto esos éxitos en mis mentores y maestros; pero aquella primera beta positiva en un caso llevado enteramente a mi cargo fue un momento realmente satisfactorio. Ciertamente, ahora los sigo disfrutando pero con algo más de sosiego, tal vez sabiendo que a pesar de que la prueba de embarazo positiva es el resultado de un gran esfuerzo que involucra a varias personas: la pareja, su familia, los médicos, las enfermeras, los biólogos; tan solo constituye un primer gran logro al que proseguirán otros retos: la adecuada evolución de la gestación, el bienestar materno-fetal, y finalmente la consecución de un recién nacido sano que es nuestra meta final común.

Acaba de ser nombrado director científico de Instituto Bernabeu responsabilizándose de la formación continua de los facultativos, ¿qué supone para usted asumir esta nueva responsabilidad?

Un colosal deber y, en igual medida, un honroso privilegio y grata satisfacción. La trayectoria del Instituto Bernabeu en el área de la investigación médica es altamente reconocida en nuestra especialidad y continuar en esta senda, brindando además un toque personal, constituye ciertamente todo un privilegio. Debo agregar que, colaborar día a día con las estupendas personas que se encuentran detrás de los magníficos profesionales que integran nuestro equipo humano institucional, hará que la tarea, aunque de un inherente alto compromiso, sea también agradable. Resulta, a mi entender, relativamente más sencillo afrontar este tipo de retos si cuentas con las herramientas logísticas y humanas adecuadas y se realiza en un ambiente de trabajo inmejorable, y todos estos factores, que suman para el éxito, los tiene y brinda el Instituto Bernabeu.

Uno de los pilares de la Institución es la continua formación, ¿cómo se forma el equipo humano de Instituto Bernabeu?

De base, el equipo humano de la institución cuenta con una gran experiencia en la especialidad. Adicional a ello, la formación continua proviene de varias fuentes. Una a resaltar, es la realización de la sesión científica semanal (dos horas de duración aproximadamente) y en la cual se debaten los casos clínicos complejos y se realizan ponencias acerca de temas específicos, técnicas experimentales, de novedosa aparición o temas de revisión; en estas reuniones participan todas las sedes del Instituto Bernabeu (la telemática resulta muy útil en este cometido) y constituye uno de los pilares de la constante “puesta al día” en el centro. Otro foco de formación continua lo constituye la asistencia a foros y congresos tanto nacionales como internacionales; en este caso, el asistente a tal evento debe presentar (en una de las mencionadas sesiones semanales) los temas que hayan sido los más relevantes durante el evento científico y de esta manera actuar como hilo conductor y difusor de temas de actualidad. Finalmente, el equipo humano IB cuenta con acceso libre de texto completo a publicaciones científicas de revistas de alto impacto en nuestra especialidad, herramienta indispensable para una óptima formación continua.

¿Cuáles van a ser sus objetivos para seguir fomentando este aspecto?

En líneas generales, una de nuestras misiones será potenciar las habilidades innatas de quienes tengan inclinación por la investigación y “encender la chispa” y motivar a aquellos que no tengan esta tendencia. Con este objetivo, colaboraremos con el departamento de I+D, en el diseño, asignación y seguimiento de proyectos de investigación que sean del mayor interés científico, pero asimismo ilusionantes para el equipo humano que lo llevará a cabo. Todos suman en el equipo y el trabajo en equipo sigue siendo la clave para el éxito en la institución. En cuanto a las sesiones científicas semanales, nuestra misión consistirá en “escudriñar” entre las publicaciones más relevantes de las revistas de mayor impacto en nuestra especialidad los temas que sean de interés a ser debatidos y asignar las ponencias al equipo, intentando en todo momento ser equilibrados en la distribución de temas, entendemos que es un esfuerzo adicional pero que redunda, sin duda, en un beneficio común. Y lo mismo para la asistencia a eventos; de todos los que son programados a lo largo del año, se escogerán los más destacados y se seleccionará al personal que acudirá a tal evento con base en el tema, experiencia, interés especial en la materia y por supuesto motivación. Finalmente (pero no de menor importancia) buscaremos incorporar el potencial de las nuevas herramientas de comunicación social como Twitter o WhatsApp en el proceso de formación continua ya que, actualmente, cuentan con formatos ágiles, prácticos, rápidos, y sencillos (¡y la vez muy completos¡) para compartir información, como los “tweetorials” o los “resúmenes virtuales” (o virtual abstracts); estamos convencidos de que estas herramientas resultan imprescindibles en estos de tiempos dominados por la inmediatez en el flujo y difusión del conocimiento.

Contar con facultativos altamente formados es una tranquilidad para los pacientes, ¿qué supone esta hiperespecialización en la consulta?

La especialidad de medicina reproductiva ha asistido a un avance vertiginoso en los últimos años y se nutre actualmente del aporte individual proveniente de muchos campos de estudio: clínicos, biológicos, genéticos, endocrinológicos, inmunológicos, hematológicos, quirúrgicos, psicológicos e incluso éticos. Y cada uno de ellos está en un constante avance impulsado, entre otras cosas, por el potente desarrollo tecnológico. La formación continua en el Instituto Bernabeu pretende interconectar la mejor información acerca de los avances en las diversas áreas de la medicina reproductiva, de tal forma que al sentarnos con nuestros a los pacientes, podamos brindarles el diagnóstico más preciso posible y las mejores estrategias disponibles para la consecución del objetivo común. La meta es lograr la excelencia en brindar la mejor atención a nuestros pacientes bajo un firme compromiso de que ésta se fundamente en la mejor evidencia médica disponible.

¿Cómo compaginan el trabajo diario en la consulta o los laboratorios con la formación continua? ¿A qué se debe este afán de mejora y superación?

Compatibilizar la labor asistencial con los proyectos de investigación y puesta al día, resulta ciertamente un esfuerzo “extra”, y a mi entender, en esta faceta de desarrollo profesional, así como en otras de la vida, la palabra clave es: motivación. Como comentaba anteriormente, una seña de identidad de la institución es su compromiso con la investigación, está en su “ADN institucional” y el equipo humano IB es inspirado en estos valores desde sus primeros días en el centro. La dirección médica y los responsables científicos y de investigación pretendemos mantener esta motivación investigadora distribuyendo las tareas de forma organizada y equilibrada y sobre todo coordinando proyectos que sean de interés para el equipo humano que los desarrollará y brindando los medios logísticos requeridos para tal fin. En este sentido, nos mueve un sano espíritu de competitividad, nos motiva ver nuestro nombre en aquel trabajo que luego será publicado en una revista científica o expuesto en algún congreso y que contribuirá al progreso de la especialidad aportando al conocimiento, entendiendo que los beneficiarios finales en este continuo serán nuestros pacientes. Los resultados de esta motivación están allí: este año 2022 el congreso español de fertilidad (SEF) y el congreso de la sociedad europea de fertilidad y embriología humana (ESHRE) aceptaron 33 de los 34 trabajos científicos presentados por el Instituto Bernabeu, todo un logro y un orgullo para el equipo humano y profesional de la institución y enteramente convencidos de proseguir en la buena senda.

Hablemos

Le asesoramos sin compromiso

SITUACIÓN ACTUAL

COVID-19