La transferencia embrionaria es el punto culminante de diversos tratamientos de reproducción asistida, entre ellos, la fecundación in-vitro, ovodonación, embrioadopción, utilización de embriones criopreservados, etc.

Consiste en trasladar al embrión desde el laboratorio al lugar definitivo para su desarrollo, el útero de la futura madre.

En muchos casos se desconoce en qué consiste y eso provoca temor a lo desconocido y un estres añadido al tratamiento que se está realizando. Es por ello que informar adecuadamente de lo que se va a llevar a cabo el día de la transferencia embrionaria sea de suma importancia.

El procedimiento en sí es sencillo, casi como una revisión ginecológica rutinaria. No es doloroso ni es necesario anestesia. Únicamente se ha de tener en cuenta acudir con la vejiga de la orina casi llena para favorecer la visión guiada por ecografía de la cánula de transferencia. No es necesario venir en ayunas. En la misma posición que cuando hacemos una revisión ginecológica, pondremos el espéculo para ver el cuello del útero y limpiar el flujo y restos de medicación. Esperaremos entonces al biólogo que nos traerá el o los embriones que hayamos previamente decidido transferir en una cánula de transferencia. Con sumo cuidado, atravesaremos el canal cervical hasta llegar al centro de la cavidad endometrial, lugar en el que depositaremos la gota de medio de cultivo en la que flota el embrión. Este momento lo visualizamos por ecografía abdominal simultánea. Ahora permaneceremos alrededor de 20 minutos en reposo o lo que desee la paciente permanecer entre nosotros. Tras ello, podremos continuar haciendo vida prácticamente normal. En eso consiste la transferencia embrionaria.

El número de embriones que se pueden transferir son un máximo de 3, según la legislación vigente. De todos modos, hay que individualizar cada caso en función de la edad, del número de hijos previos, de la patología uterina, de la calidad embrionaria, etc.

No hay que confundir la transferencia embrionaria con la implantación del embrión, términos a menudo usados para el mismo concepto. La implantación embrionaria es el proceso por el cual el embrión que se ha transferido, consigue continuar su evolución y hacerse un lugar en el útero de la futura madre.

Dr. José Manuel Gómez, ginecólogo del Instituto Bernabeu.

Para conocer los próximos temas de nuestro foro, síganos en facebook o twitter

Si lo desea concierte una consulta médico on-line o pida su cita.

Más información consulte nuestra web: www.institutobernabeu.com o www.ibbiotech.com