GENITALES MASCULINOSLa vasectomía es una pequeña intervención bajo anestesia local que permite esterilizar al hombre, y que a pesar de ser la cirugía que con mayor frecuencia se realiza en el mundo, sigue generando controversias y dudas entre los hombres que se proponen su realización.

El uso clínico de la vasectomía (o sección del conducto deferente, vía de salida de los espermatozoides desde los testículos al exterior) se remonta a 1880, aunque en estos primeros años su finalidad era muy distinta a la actual, utilizándose, por ejemplo,  para controlar los síntomas de prostatismo o, incluso, se propuso como remedio al envejecimiento del hombre, aunque lógicamente no alcanzo gran difusión. No fue hasta la primera mitad del siglo XX cuando se desarrolló su papel como método de planificación familiar, popularizándose a partir de los años 50 como técnica de esterilización masculina, llegándose a realizar más de 500.000 procedimientos anuales en EE.UU. ya en este siglo.

Sin embargo, a pesar de su gran difusión en sociedades como la nuestra, siguen existiendo dudas y falsas creencias en muchos varones sobre las posibles complicaciones y secuelas que puede producir una vasectomía en el hombre. A continuación intentaremos aclarar, basándonos en la evidencia actual de estudios científicos, algunos de los puntos más discutidos sobre la vasectomía.

¿Es un método efectivo de contracepción? ¿Cómo puede un hombre estar seguro de su eficacia?

Como técnica anticonceptiva, la vasectomía es el método más efectivo para evitar un embarazo no deseado, con un riesgo de embarazo inferior a 1 por cada 1.000 hombres vasectomizados. Dichos embarazos ocurren sobre todo durante los tres  primeros meses tras la intervención, en parejas que han abandonado precozmente sus medidas previas anticonceptivas sin haber esperado a comprobar mediante un análisis de semen la eficacia del procedimiento, que es el único método seguro para asegurar el éxito y que se realiza a partir de cuarto mes de la cirugía.

¿Cuáles son las complicaciones de la vasectomía?

La vasectomía es una cirugía menor, realizada sin dolor bajo anestesia local, y con mínimas complicaciones, siendo las más habituales la presencia de hematoma escrotal (5% de hombres) que se resuelve con medidas conservadoras y el dolor escrotal los primeros días tras la intervención, y que es fácilmente controlable con analgésicos habituales. Una complicación poco frecuente es el fracaso de la vasectomía, definida como presencia de espermatozoides en el análisis del semen tras un año de la cirugía, que ocurre en menos de un 1% de los hombres vasectomizados, y que obliga a una segunda vasectomía.

¿La vasectomía supone un riesgo para la salud del hombre?

Si hay un tema donde abundan los mitos y falsas creencias sobre la vasectomía, es en los supuestos efectos perjudiciales de esta cirugía sobre la salud delimage001 hombre. Así, se ha intentado encontrar una relación directa entre la vasectomía y un riesgo aumentado de presentar enfermedad cardiovascular (aterosclerosis, hipertensión arterial, infarto de miocardio, muerte por infarto de corazón), enfermedades del riñón, diabetes, asma, cáncer de testículo y cáncer de próstata.  Sin embargo, multitud de estudios científicos han demostrado que no existe ninguna relación causal entre la vasectomía y estas enfermedades. Otros posibles efectos son los trastornos psicológicos derivados de la intervención (ansiedad, depresión y arrepentimiento por haberse realizado la vasectomía), y que han sido descritos en varones que se operan sin estar claramente convencidos de su realización, o en aquellos que presentaron inestabilidad emocional previa. Sin duda, una información clara sobre la intervención evitaría estos efectos.

¿La vasectomía supone algún deterioro de la sexualidad del hombre?

Existe cierta preocupación en el hombre que va a someterse a una vasectomía sobre la posible pérdida de su masculinidad, al pensar erróneamente que la intervención supone una castración. Sin embargo, está claramente demostrado que la vasectomía no produce ninguna alteración ni en la potencia sexual del hombre, ni en el orgasmo, ni en el deseo sexual, fenómenos que se mantienen igual que antes de la intervención.

¿Es la vasectomía un procedimiento reversible?

La vasectomía no afecta de forma significativa la producción de espermatozoides por el testículo, ya que únicamente impide  su salida junto con el resto del semen eyaculado. Por tanto, cualquier hombre vasectomizado y que desee de nuevo tener descendencia, puede conseguirlo mediante uno de estos dos procedimientos:

  • Reversión quirúrgica de la vasectomía mediante vasovasostomía, o unión de nuevo de los conductos deferentes que se seccionaron en la intervención previa.
  • Punción y aspiración de tejido testicular para recuperar espermatozoides que se utilizarán para un procedimiento de reproducción asistida.

En resumen, la vasectomía es una intervención relativamente sencilla, con mínimas complicaciones y sin secuelas para la salud futura del varón ni para su actividad sexual, con las mejores tasas de éxito de todos los métodos anticonceptivos conocidos, y que en caso de ser preciso, puede ser revertida con buenos resultados de embarazo.

Dr. Manuel Ortiz, urólogo del Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

Vasectomía, dudas y falsas creencias sobre este método contraceptivo
5 (100%) 1 voto