Transferencia embrionaria en día 5 y día 6. Ventajas e inconvenientes 0

La transferencia embrionaria es el último paso y uno de los más importantes en la consecución de un embarazo después de un ciclo de FIV/ICSI. Para conseguir el éxito después de una transferencia, los 3 aspectos fundamentales a tener en cuenta son: la calidad del embrión, la receptividad del endometrio, y la técnica de la transferencia.

Una buena calidad embrionaria, como hemos dicho, es fundamental. Pero, ¿cuándo es el momento óptimo para transferir el embrión? Hoy en día, los profesionales de la reproducción asistida coincidimos en que el cultivo prolongado hasta blastocisto permite una selección espontanea de los embriones de mayor calidad y capacidad de implantación, por lo que es mejor transferir en estadio de blastocisto, que en estadio de células (día 2-3 de desarrollo).

Los laboratorios de Fecundación In Vitro (FIV) en Instituto Bernabeu cuentan con la última tecnología en incubadoras, medios de cultivo, control de calidad y profesionales cualificados, lo que permite que todas las transferencias se realicen en estadio de blastocisto, cuando el embrión tiene 5 o 6 días de vida.

Los blastocistos de buena calidad, en los que el genoma embrionario ya se ha activado, tienen un potencial de implantación muy alto. El cultivo y la transferencia embrionaria en estadio de blastocisto en un ciclo de FIV/ICSI tiene enormes ventajas:

  1. Permite una mejora en las tasas de gestación.
  2. Presenta una disminución de los embarazos múltiples, ya que no es necesario transferir 2 embriones para aumentar las tasas de éxito.
  3. Reduce el número de embriones criopreservados por ciclo.
  4. Permite el análisis genético de embriones mediante biopsia de trofoectodermo, menos agresivo para el embrión que la biopsia en estadio de células (día 3 de desarrollo).

En la especie humana, el ovocito es fecundado de forma natural por los espermatozoides en las trompas de Falopio, y es después cuando el embrión llega al útero, ya en estadio de mórula compacta o blastocisto temprano, esta es una razón más, para transferir en estadio de blastocisto, ya que un embrión en células en el útero, esta fuera de su medio natural.

Entonces, transferir un blastocisto de buena calidad es muy importante, pero, ¿es igual transferir en día 5 o en día 6 de desarrollo?

Los embriones, después de la compactación en día 3- 4, empiezan a desarrollar una cavidad, denominada blastocele, la cual se llena de líquido, y crece a medida que las células se van dividiendo. La capa externa del embrión, formada por 150-200 células embrionarias se empieza a diferenciar en dos estructuras: la masa celular interna, y el trofoectodermo. La calidad de estas dos estructuras, y grado de expansión del blastocisto, es lo que nos permite asignar un grado de calidad morfológica al blastocisto en el laboratorio de FIV.

Este proceso de diferenciación debe ocurrir entre los días día 4 y 5, de forma que al valorar los embriones en el laboratorio en día 5, lo ideal es observar un blastocisto ya cavitado y con sus estructuras definidas. Durante el día 5 y el día 6, el blastocisto seguirá creciendo, hasta abandonar la zona pelúcida que lo protege, para así implantar en el útero por contacto de las células del trofoectodermo con las células endometriales.

A veces, los blastocistos se desarrollan de forma más lenta, y en día 5 observamos mórulas o blastocistos muy tempranos en el laboratorio. En estos casos, los embriones se pueden dejar en cultivo en el laboratorio hasta día 6 y valorar entonces si se han formado las estructuras propias del blastocisto. Si es así, se realiza la transferencia en día 6. En estos casos la probabilidad de embarazo es algo menor, pero si el blastocisto es de buena calidad, su potencial de implantación será alto.

Dra. Leyre Herrero, bióloga en Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Transferencia embrionaria en día 5 y día 6. Ventajas e inconvenientes
4.3 (86.67%) 3 votos