El drilling ovárico, es un tratamiento indicado para instaurar la ovulación espontánea en pacientes con Síndrome de Ovario Poliquístico.

El Síndrome de Ovario Poliquístico (SOP) es un trastorno frecuente, que puede producir una serie de signos y síntomas en las mujeres que lo padecen. Una de las características más importantes es que el 50% de las pacientes presentan disminución de los ciclos ovulatorios o incluso ausencia de ovulación (anovulación), circunstancia que ocasiona grandes dificultades para lograr la gestación. Se puede acompañar además de otros síntomas asociados al exceso de andrógenos como aumento de vello corporal, acné, obesidad; y de una predisposición a padecer enfermedades metabólicas como puede ser la Diabetes Mellitus.

El estilo de vida saludable y los fármacos inductores de la ovulación (como el citrato de clomifeno) son la base del tratamiento, pero un porcentaje no despreciable de mujeres (15-50%), son resistentes a esta línea terapéutica; por lo que se ven obligadas a realizar técnicas más complejas y costosas, para conseguir la gestación, como por ejemplo la Fecundación In Vitro.

Este grupo de pacientes, en las que no se logra la ovulación con el tratamiento médico, se beneficiarían del drilling ovárico, para intentar el embarazo espontáneamente antes de recurrir a un tratamiento de reproducción asistida.

El drilling, consiste en la realización de múltiples perforaciones en la superficie del ovario, con el fin de disminuir el volumen del mismo, y favorecer la selección de un folículo ovulatorio y la liberación del óvulo. Este tratamiento ha demostrado reinstaurar la ovulación en un número importante de pacientes, además de mejorar la sintomatología relacionada con el SOP.

Tradicionalmente, esta técnica requería cirugía (resecciones de parte del ovario, o perforación con bisturí eléctrico por laparoscopia). Sin embargo, en la actualidad somos capaces de lograr un efecto similar de manera no invasiva, a través de la punción-aspiración de los folículos de ambos ovarios por vía transvaginal con una aguja fina, siempre mediante visión ecográfica, y sin necesidad de utilizar energía térmica sobre los mismos. El procedimiento es indoloro, ya que se utiliza una breve sedación, y no requiere ingreso hospitalario ni puntos de sutura. Además, evitaríamos las complicaciones que se han relacionado con el drilling quirúrgico, como la aparición de adherencias pélvicas o las complicaciones derivadas de la anestesia general.

Tras el procedimiento, realizaremos seguimiento a las pacientes para comprobar la existencia de ovulación espontánea y recomendaremos el momento ideal en el que la pareja debe mantener relaciones sexuales. En los casos en los que no se logre la ovulación o el embarazo a pesar de estos tratamientos, siempre podremos recurrir a técnicas de reproducción asistida como la Fecundación In Vitro.

Dra. Ana Fuentes, ginecóloga en Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

¿Qué es el Drilling ovárico?
5 (100%) 1 voto