Fecundación in vitro (FIV) y absentismo laboral: ¿cuánto tiempo tendré que ausentarme del trabajo mientras estoy en tratamiento?

En la era actual, la mujer tiene un rol protagonista en el mundo laboral; luego no es inusual que una de las cosas que puede generar mayor inquietud o ansiedad de un tratamiento de reproducción asistida es poder compaginarlo con el trabajo, sin que esto suponga un problema para ella o para su equipo. Por otro lado, en ciertas ocasiones, estos tratamientos quieren ser llevados en la intimidad de la pareja; por lo tanto, el no tener que informar a sus compañeros o superiores de la realización de un tratamiento, suele ser la situación deseada o ideal.

Sin embargo, en el transcurso de los años, las empresas van siendo más conscientes de la necesidad de muchas parejas de recurrir a técnicas de reproducción asistida, por lo que muchas disponen de políticas conciliadoras de horarios con los tratamientos, lo que viene a ser tranquilizador para muchos pacientes. Pero si este no fuera el caso, la mayoría de las veces, es posible organizar visitas que no perturben de manera significativa la rutina diaria.

El número de visitas a la clínica que se necesitan realizar va a depender de cuál es el tratamiento indicado. Si es un tratamiento de Fertilización in Vitro, durante el tratamiento de estimulación ovárica, se requieren aproximadamente 3 o 4 visitas, de corta duración, para el control ecográfico del crecimiento de los folículos. El día de la extracción de los óvulos se requiere unas dos/tres horas de estancia aproximadamente, tiempo necesario para realizar el procedimiento de la punción ovárica, la recuperación de la sedación y un breve período de observación. Posteriormente, según haya sido la respuesta al tratamiento, su médico podría autorizarle a incorporarse al trabajo si lo ve conveniente o si lo más conveniente es conservar reposo las horas posteriores. Finalmente, entre 3 y 6 días después, tendrá lugar la transferencia del embrión o embriones al útero. Es un procedimiento rápido que no requiere sedación alguna y que se lleva a cabo en pocos minutos, a partir del cual, se recomienda incorporarse a su rutina habitual, sin que sea necesario un periodo de baja laboral.

Si el tratamiento es de recepción de óvulos donados, o si se planifica transferir un embrión congelado, las visitas se reducen aún más ya que solo se requerirá uno o dos controles ecográficos para verificar que el endometrio está preparado para la transferencia embrionaria. Por lo tanto, ante una buena planificación de horarios con su médico o asistente, las ausencias al trabajo pueden ser mínimas.

En el Instituto Bernabeu contamos con horarios flexibles para adaptarnos a las necesidades particulares de nuestras pacientes, por lo que las molestias y el absentismo laboral, se reducen considerablemente.

Dra. Carolina Tovar, ginecóloga de Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Fecundación in vitro (FIV) y absentismo laboral: ¿cuánto tiempo tendré que ausentarme del trabajo mientras estoy en tratamiento?
5 (100%) 1 voto