La menopausia se define como el cese permanente de la menstruación tras la desaparición de la actividad ovárica. La edad media en nuestro país se sitúa en los 51,4 años.

Los años que preceden a la menopausia y que abarcan el cambio desde unos ciclos ovulatorios normales hasta el cese de la menstruación se conoce como transición a la menopausia; se caracteriza por trastornos del ciclo menstrual, tiene una duración variable entre 2 y 8 años y la edad media de inicio es a los 46 años.

Por tanto y teniendo en cuenta que según datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) de Enero 2012, la esperanza de vida de la mujer española es de 84,82 años, esto supone que los cambios menopáusicas van a ocupar el 45% de su vida (38 años de media).

Vamos a detallar los principales síntomas que aparecen en la menopausia y los cuidados para tratar y mejorar cada uno de ellos:

1. Síntomas vasomotores, principalmente sofocos, sudoración y alteraciones de sueño.

Hasta en un 25% de las pacientes pueden ser intensos e invalidantes, ante lo cual el único tratamiento efectivo es la estrogenoterapia, siempre que no esté contraindicada.

Otras medidas aconsejables serían:

  • Disminuir el consumo de alcohol (aumenta la temperatura corporal).
  • Evitar el ejercicio físico excesivo y violento (aumenta la temperatura corporal).
  • Evitar la obesidad (aumenta la temperatura corporal).
  • Evitar comidas picantes y bebidas muy calientes (aumenta la temperatura corporal).
  • Controlar la temperatura ambiente (ventilación, aire acondicionado) y utilizar ropa de algodón holgada.
  • Tratamiento con fitoestrógenos.

2. Aumento del peso corporal.

Secundario a la disminución de la actividad física y de los estrógenos, que va a producir una redistribución de la grasa corporal, con una mayor tendencia al depósito troncular (cintura).

Medidas aconsejables:

  • Ejercicio físico 30-60 minutos diarios.
  • Dieta adecuada, cardiosaludable, con suplementos de calcio y vitamina D.

3. Sintomatología genitourinaria.

Secundaria a la falta de estrógenos, que va a producir sequedad vaginal, dispareunia o dolor con las relaciones sexuales, picor, disconfort y molestias urinarias (infecciones urinarias recidivantes, incontinencia, etc).

Está demostrado que el mantenimiento de la actividad sexual previene la aparición de esta sintomatología.

Otras medidas aconsejables son:

  • Uso de hidratantes vaginales.
  • Uso de lubricantes vaginales para las relaciones sexuales.
  • Estrógenos vaginales en comprimidos, óvulos o cremas.

4. Enfermedad cardiovascular.

Asociada al cese del efecto cardioprotector de los estrógenos y al efecto negativo de la hipertensión, aumento de colesterol, triglicéridos y glucosa en sangre, la obesidad y el tabaco.

Las medidas encaminadas al control de estos factores de riesgo (origen de la aterosclerosis) son esenciales para disminuir el riesgo de ictus y cardiopatía coronaria.

5. Osteoporosis.

Es una enfermedad metabólica del hueso donde existe una disminución de la masa ósea y un deterioro de la microarquitectura del tejido óseo, que lleva a una disminución de la resistencia y aumento de la fragilidad del hueso, predisponiendo al aumento del riesgo de fracturas (vertebrales, cadera, muñeca, etc.).

La densidad ósea se mide con la Densitometría, que sirve para detectar pérdidas rápidas, como las que se producen en los primeros años de la menopausia, y para monitorizar el tratamiento.

El elevado impacto social, clínico y económico de la osteoporosis procede fundamentalmente de las fracturas por fragilidad, de las que las vertebrales son las más frecuentes, si bien las más relevantes en términos de morbilidad, mortalidad y costes son las fracturas de cadera.

Medidas aconsejables:

  • Suplementos de calcio y vitamina D.
  • Ejercicio físico, evitar el sedentarismo, no fumar, evitar el consumo excesivo de alcohol y cafeina.
  • Exposición solar.
  • Tratamiento farmacológico en caso necesario.
  • Evitar fármacos que contribuyen a la osteoporosis (glucocorticoides, anticonvulsivantes).
  • Prevención de las caídas: precaución con los efectos secundarios de los fármacos (sedantes, hipotensores), deterioro de la capacidad visual, disfunción neurológica y afecciones musculares.
  • Evitar las caídas en el domicilio y en la calle.
  • Utilizar asientos con respaldo recto para mantener la espalda erguida.
  • Evitar girar la espalda cuando se lleva un peso.
  • No subir o bajar peso con la espalda curvada.
  • Repartir el peso a ambos lados del cuerpo.
  • Aproximarse la carga lo más posible al cuerpo.
  • Mantener una buena iluminación en el domicilio.
  • Utilizar los pasamanos de las escaleras.
  • No dejar elementos con los que se pueda tropezar ( cables, muebles, juguetes alfombras …)
  • Cuidado con los suelos mojados, la ducha y bañera.
  • Llevar calzado adecuado.
  • En la calle prestar especial atención a los desperfectos de las aceras y calzada, así como a sus obstáculos (obras, desniveles, socavones…)

6. Cribado de enfermedades.

  • Mamografía cada 1-2 años.
  • Citología cervicovaginal periódica, asociada al estudio de virus de papiloma humano (VPH).
  • Test de sangre oculta en heces en pacientes sin riesgo de cáncer de colon y colonoscopia periódica a partir de los 50 años.

Si desea puede concertar una

Cuidados para mejorar la calidad de vida en la menopausia.
5 (100%) 1 voto