Congelación y custodia de semen 0

La congelación de semen y su posterior almacenamiento es un recurso utilizado en las clínicas de reproducción asistida de forma rutinaria. Gracias a este proceso, hoy en día los varones pueden conservar su fertilidad de una forma relativamente sencilla y segura durante años. Además, según la ley de Reproducción Asistida vigente el paciente es el único que puede decidir el destino del semen congelado.

¿En qué consiste el proceso de congelación de semen?

Para almacenar el semen durante un largo periodo de tiempo (custodia seminal) tras un proceso de criopreservación de semen , los espermatozoides se someten a un proceso de congelación en vapores de nitrógeno líquido en el cual va disminuyendo la temperatura de forma progresiva para minimizar el daño y muerte celular. Finalmente se almacenan en tanques de nitrógeno líquido a una temperatura de -196ºC hasta el momento de su uso. En el proceso de congelación/descongelación un porcentaje de espermatozoides no sobreviven y se pierden, sin embargo los espermatozoides recuperados se comportan de forma similar a los de la muestra en fresco, es decir tienen el mismo potencial fertilizante, y las mismas posibilidades de dar lugar a embriones viables, es decir a un embarazo.

Indicaciones para congelar el semen

Dentro de las diversas situaciones en las que puede ser necesaria la congelación de semen por parte del varón podemos encontrar las siguientes:

  • Congelación pre-vasectomía: para evitar un proceso quirúrgico (vaso-vasostomía o punción testicular) en caso de querer descendencia en un futuro.
  • Tumores testiculares: son la forma más frecuente de cáncer en hombres en edad reproductiva. La mayoría son tumores germinales que se clasifican en seminomas y no seminomas. El tratamiento de los mismos puede ser quirúrgico (extirpación del testículo). Pudiendo estar acompañado de radioterapia y/o quimioterapia. Tanto la radioterapia como la quimioterapia tienen como efecto secundario la disminución en la producción de espermatozoides que puede llegar a ser nula. Aunque en algunos casos los pacientes pueden recuperar su fertilidad al cabo de 1 o 2 años, es posible que la fertilidad del varón quede reducida o anulada de forma definitiva. Por ello, en estos pacientes es importante conservar la fertilidad para mantener la posibilidad de una futura paternidad.
  • Pacientes oncológicos sometidos a quimio o radioterapia: debido al efecto secundario de la quimio/radioterapia sobre la espermatogénesis, se recomienda criopreservar semen antes de empezar el tratamiento.
  • Varones con baja calidad seminal o cuya calidad seminal empeore con el tiempo (ej: pacientes con alteraciones en el cromosoma Y): Para asegurar la existencia de espermatozoides de cara a una futura paternidad.
  • Situaciones en las que el varón vaya a someterse a un ambiente tóxico que pueda perjudicar su calidad seminal.

Así pues, en estos casos, la única alternativa segura que garantiza la posibilidad de conseguir descendencia propia en un futuro es la criopreservación de espermatozoides. Para su mantenimiento en bancos de semen de centros especializados y autorizados para ello. Nuestro centro dispone de un banco de semen propio que cumple la normativa ISO 9001. Proporcionando a cualquier varón la posibilidad de mantener sus espermatozoides congelados para su uso futuro.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

Dra. Ruth Morales, biología molecular del Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Congelación y custodia de semen
5 (100%) 2 votos