¿Qué es la vasectomía?

La vasectomía es la forma más fiable de anticoncepción masculina y se estima que 40-60 millones de hombres en todo el mundo confían en ella.  Es el procedimiento quirúrgico anticonceptivo más utilizado en el varón que desea la esterilización definitiva, con fines de planificación familiar o personal.

El procedimiento debe considerarse irreversible, tiene una baja tasa de complicaciones y una muy infrecuente de fracaso. Su eficacia no es inmediata y las parejas tienen que continuar con sus medidas anticonceptivas hasta que se logra la esterilidad. La vasectomía es segura y no está asociada con ningún efecto secundario o enfermedad grave a largo plazo. Se utiliza como método para evitar el embarazo en parejas estables, pero también, como método de esterilización personal en hombres sin pareja o con pareja inestable (separados, divorciados, o viudos) que siguen manteniendo relaciones sexuales o que aún conviviendo con otra pareja, no desean más hijos.

La vasectomía es la intervención urológica más practicada en España,  estimándose en unos 100.000 los varones que se someten voluntariamente cada año a esta intervención, 30.000 de los cuales son intervenidos por“otros especialistas no urólogos, en centros de planificación familiar,  gabinetes ginecológicos o consultas de cualquier índole y en habitáculos que muchas veces no son el quirófano, sino salas de curas, consultorios, etc., con el consiguiente riesgo para el paciente.

La técnica quirúrgica es sencilla, realizándose bajo anestesia local en 20-30 minutos, sin necesidad de ingreso hospitalario. Sin embargo el resultado de esterilidad no es inmediato, manteniéndose la capacidad de fecundar durante unos 3-6 meses, debido al remanente de espermatozoides circulantes que quedan atrapados en las vías espermáticas distales a la ligadura deferencial y que serán eliminados

La vasectomía es un método contraceptivo eficaz ya que prácticamente en el 100% de casos esteriliza a todos los pacientes, sin embargo existe una pequeña proporción de casos en los que podría producirse una recanalización espontánea entre ambos extremos del deferente en un % que oscila entre un 0,16% y un 2%.

Las indicaciones y contraindicaciones de la vasectomía son también tema de controversia, al no tratarse de una enfermedad. Existen indicaciones personales (voluntarias), médicas (consejo genético o riesgo para la madre), sociales e incluso excepcionalmente, podrían existir las judiciales.

Habitualmente es una decisión conyugal. En estos casos de indicación personal, la vasectomía es solicitada por parejas estables que han optado por no tener más hijos, con la 1ª ó 2ª cónyuge.

Otras veces la indicación es médica cuando existen enfermedades de la mujer que contraindican la gestación, por parto de alto riesgo (para el feto o la madre).  En menos ocasiones por consejo genético a la pareja ante el riesgo de transmisión de patologías hereditarias a la descendencia: mongolismo, malformaciones óseas hereditarias, malformaciones cardiopulmonares, etc.  Las indicaciones judiciales son raras en España, aunque podrían ajustarse a derecho, en casos de hipersexualidad, síndrome de Down, etc., aquí con las repercusiones bioéticas pertinentes.

Hay múltiples técnicas de realización, sin demostrarse significativas ventajas  demostradas de unas sobre otras, La técnica de vasectomía sin bisturí de aislamiento de los conductos deferentes se asocia con menos complicaciones tempranas, tales como infecciones, hematomas y menos dolor postoperatorio según algunos autores, pero también es empleada  como reclamo de provisión de pacientes. Las diferentes técnicas son:

  • Ligadura en U con reversión de ambos deferentes pero sin resección.
  • Ligadura proximal y distal con resección.
  • Ligadura proximal y distal, enterrando el extremo proximal interponiendo fascia espermática.
  • Doble ligadura proximal al testículo, ligadura simple distal, resección y coagulación de la luz.
  • Ligadura distal (arriba) sin ligadura proximal
  • Vasectomía o vasotomía sin bisturí, vasectomía tipo Li

Seguimiento tras el procedimiento

Los exámenes de la herida no suelen ser necesarios. El paciente, sin embargo, debe saber con quién contactar en caso de problemas. Se debe proporcionar información clara oral y escrita acerca de la necesidad de realizar análisis de semen 3-6 meses después de la vasectomía. Se puede concluir en esterilidad si no se encuentran espermatozoides en el eyaculado. En el caso de la presencia de menos de 100.000 espermatozoides inmóviles por mililitro, también se puede dar el alta 3 meses después del procedimiento.

Consecuencias de los resultados del análisis del semen

En caso de que no se encuentren espermatozoides, o ante la presencia de espermatozoides inmóviles poco comunes, no son necesarios más análisis de semen. Se repetirá el examen en intervalos de 6 semanas si se encuentran espermatozoides móviles o si hay presentes más de 100.000 espermatozoides por mililitro. Los nuevos exámenes deben continuar hasta que no se encuentren más esperma-tozoides o se obtengan menos de 10.000 espermatozoides inmóviles por mililitro y se pueda dar por concluido el acla-rado seminal. Se recomienda volver a hacer la vasectomía si los espermatozoides móviles siguen estando presentes en el eyaculado a los 6 meses después del procedimiento. Los resultados del análisis de semen se deben comunicar por teléfono o por escrito al paciente. Los resultados están documentados en los archivos junto con el consentimiento informado y el informe de la vasectomía. Resumen de las conclusiones y recomendaciones sobre la vasectomía.

Bibliografia European Association of Urology Guidelines on Vasectomy

Dr. Luís Prieto, director de urología del Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

La vasectomía, el anticonceptivo masculino
5 (100%) 1 voto