El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la mujer y la principal causa de mortalidad femenina por cáncer en todo el mundo.

En los últimos años ha habido un incremento de esta patología en edades más tempranas a la vez que los avances en los tratamientos han hecho que la supervivencia por cáncer de mama sea casi del 85%. Este hecho unido a un evidente retraso de la maternidad hace que aparezca un grupo de mujeres en las que se ve alterada su capacidad reproductiva sin haber satisfecho su deseo de maternidad.

La preocupación sobre la preservación de la fertilidad previa a la aplicación de tratamientos potencialmente gonadotóxicos (dañan de forma parcial o total la gónada, es decir los ovarios) en pacientes con cáncer de mama es importante para los especialistas en medicina reproductiva, oncólogos y para las propias pacientes.

Existe una falta de información acerca de cómo preservar la fertilidad. EL 25% de las pacientes no lo preguntan y el 56% de los profesionales no contemplan dar esa información (por desconocimiento o por otras causas).

La gonadotoxicidad depende de múltiples factores como: edad de la paciente, fármacos utilizados o su asociación, dosis del fármaco, etc. Podemos y debemos informar sobre la posibilidad de preservar la fertilidad.

¿Cómo puedo preservar mi fertilidad?

Los avances en estimulación ovárica, fecundación in vitro y criobiología han permitido la criopreservación de tejido ovárico, de embriones y de ovocitos. La efectividad y seguridad de las técnicas de criopreservación de ovocitos y embriones han aumentado sustancialmente y deben valorarse en el contexto específico de la paciente afectada por cáncer de mama.

La criopreservación de tejido ovárico es la técnica de elección en mujeres prepúberes (aún no han tenido su primera menstruación). Consiste en la extracción mediante cirugía laparoscópica de parte del tejido ovárico (rico en folículos primordiales) para su posterior autotransplante. Es todavía experimental aunque ya existen nacidos vivos tras esta técnica.

Es muy importante asesorar a la paciente y elegir la técnica que mejor resultados tenga según el caso.

¿Es posible realizar una estimulación ovárica sin que aumente el riesgo de cáncer de mama?

Sí es posible. Hay algunos estudios que hablan sobre el aumento del riesgo de cáncer de mama a partir de un número determinado de estimulaciones pero no son significativos y no tiene la estructura correcta puesto que sería necesario comparar las pacientes con un grupo control infértil al que no trataríamos (y esto no es éticamente posible).

¿Se puede intentar una técnica de reproducción asistida (TRA) tras el diagnóstico y tratamiento del cáncer de mama? ¿Cuánto tiempo debo esperar?

La seguridad de la gestación en pacientes con cáncer de mama fue puesta en duda como consecuencia de la alta frecuencia de sensibilidad a las hormonas de determinados tumores epiteliales de mama (tumores con receptores hormonales positivos). Según un meta análisis de Azim, el riesgo de muerte por la enfermedad fue significativamente inferior en mujeres que gestaron tras el tratamiento, en comparación con las mujeres que no buscaron o lograron la gestación. Este estudio reafirma la seguridad de la gestación en pacientes con una adecuada respuesta al tratamiento, en las que por tanto, sería posible preservar la fertilidad para prevenir la toxicidad germinal o la pérdida de calidad de reserva ovárica.

cancer-mama-panoramica

Es necesario hablar con el Oncólogo para que nos indique en que momento hemos superado el mayor riesgo de recaída del tumor y tenemos licencia para gestar. Las dosis de estrógenos administradas en los tratamientos de fertilidad son mínimas y se aplican poco tiempo dependiendo de si existe función ovárica o no. Además, las pautas utilizadas de estimulación ovárica incluyen fármacos a dosis bajas – ajustadas según edad, reserva ovárica, peso y condiciones endocrinas de la paciente a la que se añaden, de forma selectiva o sistemática, fármacos con efecto antiestrogénico, capaces de contrarrestar el efecto en los tejidos diana o de evitar la síntesis de estradiol por el ovario.

Por último, el Tamoxifeno constituye el tratamiento adyuvante estándar en pacientes con cáncer de mama precoz positivo para receptores hormonales. Este fármaco es teratogénico (produce daños en el feto), por lo que se debe suspender unos 2 o 3 meses antes de planificar el embarazo.

Todos estos datos deben tenerse en cuenta cuando se diagnostica un cáncer de mama en una mujer que puede no tener cubierto su deseo genésico. Es importante dar una información adecuada y completa por profesionales especialistas en el tema. Actualmente es posible poner en marcha alguna de las técnicas disponibles de preservación de la fertilidad sin alterar los tiempos de tratamiento y sin que ello afecte a los resultados del tratamiento oncológico y al pronóstico de la enfermedad.

Si desea puede concertar una

Cáncer de mama y fertilidad
5 (100%) 2 votos