Foro Blog

Adolescencia: ¿Cuándo está indicada la primera visita al ginecólogo?

Adolescencia: ¿Cuándo está indicada la primera visita al ginecólogo?

Cuando los padres se deciden por el embarazo y cuidado de los niños, quisieran evitar a sus hijos cualquier posible riesgo de enfermedad. Su objetivo prioritario es la seguridad en lo que se refiere a salud y planificación de la vida. Lo que ocurre en la juventud, marca toda la vida ulterior.

Ginecología adaptada a la adolescencia

La especialidad de ginecología ofrece especialmente posibilidades de prevención y diagnóstico precoz. Se dedicará fundamentalmente a la profilaxis de las enfermedades de los órganos reproductores, para evitar una esterilidad posterior y los posibles síntomas y enfermedades ginecológicas consecuentes.

Por otra parte, la prevención del embarazo prematuro y no deseado es una misión especial del ginecólogo, al igual que el tratamiento de anomalías del desarrollo en el aspecto psíquico, de alteraciones del crecimiento, anomalías orgánicas y el interés en cuestiones de higiene íntima.

Si la paciente joven desea la presencia de la madre en la entrevista con el médico y/o en la exploración ginecológica puede ser de apoyo en esta primera revisión. La madre como amiga transmite a la joven seguridad y la sensación de ser aceptada como una compañera. Se interesa por los problemas de su hija, recuerda con ello que estos problemas eran antes los propios o quizás aún lo son y es de agradecer por el apoyo en las preguntas frecuentes referentes a la menstruación, sexualidad y contracepción.

¿En qué consiste la primera visita ginecológica?

La función del ginecólogo o ginecóloga consiste, además del tratamiento, en el asesoramiento y aclaración de las dudas. En el punto central se encuentran preguntas como:

  • Procesos psicológicos del desarrollo.
  • Métodos anticonceptivos.
  • Comportamiento sexual.
  • Higiene sexual.
  • Menstruación.

Si se consigue transmitir a la joven paciente la sensación de que es tomada en serio y de que se puede reflexionar en su situación, entonces ya no se teme al ginecólogo/a, sino que éste se convierte en el médico de confianza, con lo que se supera la intimidad de la charla con la siguiente exploración ginecológica si tuviera lugar.

Las jóvenes que no tienen patología sólo se indican las revisiones periódicas en caso de que mantengan relaciones sexuales. En estos casos se realizará la anamnesis -el estudio de su historial médico- y la exploración física (incluida la citología cérvico-vaginal) orientadas hacia la prevención.

En la anamnesis sobre la historia sexual hay que incluir preguntas sobre la conducta sexual, edad a la primera relación coital, historia de abuso sexual, número de compañeros sexuales y cambios recientes de compañeros sexuales, pues estos factores están relacionados con la infección por HPV (VPH / virus del papiloma humano).

Cuándo

Es importante determinar la edad óptima para iniciar el cribado cervical. La infección por VPH es más frecuente tras el inicio de las relaciones sexuales y la mayoría de infecciones se solucionan en el plazo de 24 meses. Estas infecciones pueden producir alteraciones citológicas, la mayoría de las cuales no se asocian a lesiones de alto grado. La Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia recomienda la realización de citologías cervicales a los 3 años de haber iniciado las relaciones sexuales.

En el caso de adolescentes sin patología y que no son sexualmente activas se podría proponer realizar una primera visita ginecológica orientativa hacia el final de la adolescencia. Esta visita serviría para realizar la revisión ginecológica si la joven lo desea, y sería de carácter educativo sobre higiene, prevención de patologías e información sobre métodos anticonceptivos. Podría servir para que la joven tuviera un primer contacto con el ginecólogo/a y sabría dónde acudir en caso de tener problemas, dejando la práctica de la citología para cuando hubiera iniciado su actividad sexual coital. Idealmente esta primera visita debería ser realizada por profesionales especialmente formados en atención a adolescentes. De todas formas, algunos autores mantienen que en las jóvenes no sexualmente activas no está indicada la revisión ginecológica, salvo que ellas lo soliciten.

TAMBIÉN LE PUEDE INTERESAR:

Hablemos

Le asesoramos sin compromiso

SITUACIÓN ACTUAL

COVID-19