La inseminación artificial, es una técnica sencilla que se realiza en parejas con problemas de fertilidad muy concretos.

Los requisitos ideales serían mujer joven, con trompas permeables, esterilidad de menos de 3 años y varón con semen normal. En estas parejas, la inseminación artificial tiene su utilidad. Se realizan no más de 4 intentos, con tasas de éxito acumuladas de 25% – 30 % de gestación.

La fecundación in vitro, es una técnica totalmente diferente: la fecundación de los gametos se realiza en el laboratorio de reproducción. Tiene mucha mayor tasa de éxito y da mucha más información al clínico y a la pareja, al poder observar durante varios días el comportamiento de estos embriones en el laboratorio.

Cada técnica tiene sus indicaciones. Es muy importante diagnosticar bien y aconsejar a cada pareja su mejor tratamiento.

 A continuación les explicamos, de manera sencilla, las principales diferencias entre estos dos tratamientos:

 

INSEMINACION ARTIFICIAL

FERTILIZACION IN VITRO

1.        

Se trata de la introducción del semen, previamente seleccionado, en el interior del útero de la mujer que ha sido preparada estimulando la ovulación.

Consiste en la extracción de los óvulos en la mujer para ser fertilizados en el laboratorio y la introducción posterior de los embriones obtenidos en el interior de su útero.

2.        

La fecundación (unión del óvulo y el espermatozoide) sucede “in vivo”, en el interior de la mujer, concretamente en la trompa.

La fecundación sucede “in Vitro”, fuera de la mujer, en el laboratorio.

3.        

Es una técnica mas sencilla ya que no precisa de realizar la extracción de los óvulos

Es una técnica más compleja, precisa de un procedimiento quirúrgico para obtener los óvulos y ser fecundados en el laboratorio.

4.        

La estimulación ovárica debe ser mínima para evitar el riesgo de embarazo múltiple. El crecimiento de mas de 2 o 3 folículos debe hacernos plantear la cancelación

La estimulación ovárica persigue obtener un número de óvulos adecuado que podemos cifrar entre 6 y 15.

5.        

Es más económica. Considerando el coste por tratamiento.

El esfuerzo económico es más elevado aunque resulta más económico si consideramos el coste por niño nacido.

6.        

Las posibilidades de éxito son menores. Sobre un 15% por intento considerando parejas con buen pronóstico.

Es el tratamiento con mayores posibilidades de éxito por intento. En determinados casos la probabilidad de embarazo llega al 60%

7.        

No aporta posibilidades reales de éxito en casos de obstrucción tubárica o factores masculinos severos.

Las posibilidades de éxito, salvo casos extremos, son independientes de las alteraciones de las trompas y la severidad del factor masculino

8.        

Ofrece resultados muy pobres cuando el tiempo de esterilidad es superior a 3 años, se trata de un factor masculino moderado o la mujer padece una endometriosis.

Se puede considerar la primera opción en parejas con tiempo prolongado de esterilidad, factores masculinos moderados y mujeres con endometriosis

9.        

Ofrece poco información durante el tratamiento.

Se obtiene información valiosa durante el tratamiento ya que se evalúan factores importantes como la respuesta ovárica a la estimulación, la calidad de los ovocitos, la fertilización y la evolución de los embriones.

10.    

Constituye una opción a considerar en parejas con buen pronóstico (jóvenes, poco tiempo de búsqueda, sin alteraciones seminales importantes y sin alteraciones en las trompas o endometriosis).

Es el tratamiento con mayor posibilidad de éxito en reproducción asistida y constituye la primera elección en la mayoría de los casos

Dr. Joaquín Llácer, director médico del Instituto Bernabeu de Elche.

Para conocer los próximos temas de nuestro foro, síganos en facebook

Para más información consulte nuestra web: www.institutobernabeu.com