Instituto Bernabeu

Puede parecer innecesario insistir a estas alturas en algo ya sabido pero no remediado: el consumo de tabaco durante el embarazo causa graves daños al feto.

Es conocido que el tabaco contiene sustancias muy tóxicas: cianuro, plomo, alquitranes, etc., sustancias que pasan al torrente sanguíneo.

Tengamos presente que la única fuente de alimento durante los 9 meses de gestación para el feto es la sangre materna y de su pureza se deriva un desarrollo insano o correcto del feto.

Un estudio publicado el pasado mes de junio en la prestigiosa revista “Acta Paediatrica” añade más argumentos hacia la supresión del tabaquismo en las embarazadas.

En este trabajo se han realizado ecografías tridimensionales entre las semanas 24 y 36 de gestación a madres no fumadoras y a madres que consumían de 10 a 12 cigarrillos os por día. En el estudio ecográfico se observaba el patrón de movimientos fetales durante varios minutos.

Las ecografías demostraron que cuando la madre consume tabaco los fetos muestran signos de estrés, desagrado e inquietud con frecuentes toques faciales que contrastan con la actividad relajada de aquellos de madres no fumadoras. Este diferente patrón de comportamiento se acentúa a medida que progresa el embarazo.

Esperemos que estas nuevas evidencias refuercen la voluntad de las mujeres fumadoras, pues en la actualidad el 50% de las fumadoras no deja este hábito cuando quedan embarazadas.

¡Siempre es un buen momento para dejarlo!

Dr. Rafael Bernabeu, Director Médico del Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Tabaco y daño fetal
5 (100%) 1 voto