Sintomatología del Síndrome de Hiperestimulación - Instituto Bernabeu

El síndrome de Hiperestimulación ovárica (SHO), es una complicación debida a la estimulación ovárica necesaria para la fertilización in vitro. Es un trastorno que puede llegar a ser muy severo, pero también es muy infrecuente, quedando reducido a menos del 1% desde que se han conseguido estrategias efectivas para evitarlo.

Causas del síndrome de hiperestimulación ovárica

Previamente a su aparición, las hormonas empleadas en el tratamiento provocan un estado de acumulación de líquido alrededor de los ovarios. Esto sucede, sobretodo, en ovarios que alcanzan un alto número de folículos estimulados, aunque no es una condición obligatoria para su inicio.

A continuación, como consecuencia de la última medicación administrada –
hCG recombinante– previamente a la recogida de ovocitos (ovitrelle ®), los niveles de estradiol se perpetúan y se desencadenan los mecanismos que provocan el Síndrome de Hiperestimulación. 

No obstante, solo aparece el trastorno en menos de un 5% cuando no existe embarazo. Siendo el 95% de los casos tras la administración de hCG recombinante y posterior transferencia de embriones con resultado de embarazo.

Factores de riesgo

Eventualmente, se han definido factores con mayor riesgo de aparición de la enfermedad. Un ejemplo de ello son

  • El alto número de folículos estimulados.
  • Padecer el Síndrome de Ovario Poliquistico.
  • Tener un bajo índice de masa corporal o
  • Alcanzar altos niveles de estrógenos tras finalizar el tratamiento de reproducción asistida.

Sintomatología del Síndrome de Hiperestimulación

Aunque, como se ha adelantado previamente, puede ocasionar una situación en la salud de las pacientes extremadamente seria, es más frecuente su aparición en formas leves o moderadas. De tal forma que, los síntomas más frecuentes son:

  • La distensión abdominal.
  • Náuseas con o sin vómitos.
  • Diarrea.
  • Sensación de ahogo.
  • La percepción de orinar menos con un aumento de peso.

Los síntomas en su versión más severa se han podido constatar:

  • Copiosas trombosis generalizadas.
  • Derrame pleural masivo (líquido en el pulmón).
  • Ascitis (líquido en la cavidad peritoneal).
  • Fallo renal e incluso se han reportado casos de muerte.

Tratamiento del Síndrome de Hiperestimulación Ovárica

Síndrome de Hiperestimulación Ovárica - Instituto Bernabeu

Ciertamente, el mayor temor es el hecho de que no exista un tratamiento efectivo. Consecuentemente, la terapia consiste en controlar los síntomas que van apareciendo. Anticoagulantes para evitar las trombosis, vaciar de líquido el pulmón y la cavidad peritoneal cuando estén llenas de líquido, dar diuréticos ante el fallo renal… e incluso, en algunos casos extremos, la terminación de la gestación se ha considerado una estrategia terapéutica definitiva.Estrategias que en la actualidad evitan el Síndrome de Hiperestimulación Ovárica

Estrategias que en la actualidad evitan el Síndrome de Hiperestimulación Ovárica

Actualmente se cuenta con estrategias tan efectivas que prácticamente se ha eliminado esta complicación que tanto ha preocupado al sector de la Medicina Reproductiva.

  1. Primera y más importante el uso de agonista de GnRH, en vez de, el uso de hCG recombinante para desencadenar la ovulación y, así, poder hacer efectiva la recogida de ovocitos. El agonista de GnRH hace que las hormonas no perduren en el tiempo, por lo que, sin otro tratamiento normalmente provoca la menstruación tras 6-7 días de su administración.
  2. Segunda, la vitrificación de embriones. En un estado propicio para padecer el Síndrome Hiperestimulación ovárica, una gestación podría desencadenar la aparición de la complicación. De forma puntual, se han descrito casos de la dolencia en gestaciones de forma espontanea, sin haber recibido tratamiento alguno.

TAMBIÉN PUEDE INTERESARLE:

Dra. Belén Moliner, ginecóloga del Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

Síndrome de Hiperestimulación Ovárica
5 (100%) 2 votos