El incremento de los  nuevos modelos de familia en las últimas décadas ha supuesto unos de los grandes cambios sociales en todo el mundo. De entre los nuevos modelos, la familia monoparental ha sido una de las que ha adquirido mayor prevalencia por diversas causas.

Hablamos en este caso de la familia monoparental en la que la mujer ha decidido ser madre, denominada por la comunidad científica como Madres solas por elección. 

Esto ha sido posible fundamentalmente por dos motivos, uno el cambio sociológico por el cual ya no supone una “vergüenza” o un aislamiento de la mujer que es madre sin pareja masculina y otra, los enormes avances que se han producido en la medicina reproductiva.

La mujer que decide ser madre en esta situación demuestra una madurez y decisión que la lleva a querer realizar algo que es eminentemente natural, el instinto maternal.

La medicina reproductiva permite a este colectivo de mujeres alcanzar la maternidad a través de las diversas técnicas disponibles:

La indicación de cada técnica dependerá del resultado de las diversas pruebas que, como en todo procedimiento relacionado con los tratamientos de fertilidad, deben realizarse.

En todos los casos, nuestro enfoque es obtener un embarazo evolutivo normal con feto único y, finalmente, niño sano en casa, evitando el embarazo gemelar y sus posibles complicaciones que, en estos casos, no sólo tiene el objetivo de salvaguardar la salud de la madre y el feto, sino tener en cuenta, la situación socio-laboral a la que se enfrentará  la mujer tras el parto.

Nuestra obligación como expertos en medicina y salud reproductiva es informar de forma rigurosa a la mujer que accede a la maternidad sola, explicándole de forma clara todas las opciones e indicando de manera individualizada la técnica más adecuada para cada caso.

Dra. Lydia Luque, ginecóloga del Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Ser madre soltera por elección
5 (100%) 1 voto