El parto prematuro se define como el parto que tiene lugar antes de las 37 semanas de gestación.

La prematuridad es una de las principales causas de mortalidad neonatal, siendo responsable del 27% de las muertes neonatales. Además es también responsable de un alto porcentaje de secuelas infantiles, sobre todo si el parto se produce en edades gestacionales muy precoces.

La mayoría de los partos prematuros se producen espontáneamente, sólo en un pequeño porcentaje la gestación debe interrumpirse antes de llegar a término por indicación médica, bien sea por problemas maternos o fetales.

Existen muchos factores que pueden provocar que el parto se desencadene antes de tiempo. En ocasiones podemos identificar estos factores, pero en la mayoría de casos son desconocidos.

Hay estudios que sugieren que, en ocasiones, la madre puede tener una susceptibilidad genética para presentar parto prematuro. De hecho el factor de riesgo más importante para presentar un parto pretérmino es el tener un parto pretérmino anterior.

La gestación gemelar también supone un factor de riesgo para el parto pretérmino. La gestación gemelar representa el 2-3% de todos los nacimientos pero, aproximadamente, el 17% de todos los partos prematuros.

Los factores infecciones pueden ser también responsables de la aparición de una amenaza de parto prematuro: la pielonefritis, la bacteriuria asintomática, determinadas infecciones vaginales e incluso la enfermedad periodontal pueden actuar como factores desencadenantes de contracciones uterinas.

Determinados problemas que surgen durante la gestación también pueden ocasionar que se adelante el parto como, por ejemplo, el antecedente de sangrado durante el primer y segundo trimestre de la gestación, la aparición de polihidramnios (aumento de la cantidad de líquido amniótico) o determinadas anomalías presentes en el feto.

En algunos casos la madre presenta patologías que pueden provocar que el parto se desencadene antes, como son: una longitud del cuello uterino corta, bien por incompetencia cervical o bien por cirugía previa del cuello uterino; determinadas malformaciones uterinas, etc.Instituto Bernabeu

El estilo de vida de la madre también guarda relación con el parto prematuro. El stress emocional, la actividad física o el trabajo excesivo, el consumo de tabaco o de determinadas drogas (cocaína, anfetaminas), el estatus socioeconómico bajo y el escaso control prenatal también se asocian con parto pretérmino.

La identificación de estos factores de riesgo antes de la concepción o en etapas precoces de la gestación es muy importante para que los profesionales puedan  llevar a cabo medidas preventivas del parto prematuro.

Dra. Ana Palacios, ginecóloga del Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

¿Qué puede provocar que se adelante el parto?
5 (100%) 1 voto