FIV InseminacionLa producción de espermatozoides tiene lugar en los túbulos seminíferos testiculares y se conoce como espermatogénesis.  Una célula germinal dará lugar a 4 espermatozoides maduros al final de este proceso, que dura entre 62 y 75 días en la especie humana.  La última etapa de la espermatogénesis es el paso de espermátidas a espermatozoides, conocida como espermiogénesis y consiste en un proceso de diferenciación y maduración celular.  Como se observa en la figura, las espermátidas proceden de espermatocitos secundarios y ya han pasado las etapas de división meiótica I y II presentando una dotación cromosómica normal (haploide) que permite la fecundación de un ovocito maduro. Por tanto, y a pesar de ser células inmaduras, son válidas para ser empleadas en técnicas de reproducción asistida mediante ICSI cuando no se encuentran espermatozoides maduros en muestras de eyaculado o testiculares.

Fuente: Wikipedia, Majuhm

Fuente: Wikipedia, Majuhm

Sin embargo, el uso de espermátidas se limita a pacientes que no tienen espermatozoides en el eyaculado (azoospermia) y que además presentan una azoospermia no obstructiva, debido a un bloqueo madurativo a ese nivel. Eso significa que menos del 1% de los varones infértiles podrían beneficiarse del empleo de ICSI empleando espermátidas. A esto se le suma el hecho de que aproximadamente en el 50% de varones con azoospermia no obstructiva no vamos a recuperar espermatozoides ni espermátidas tras la realización de una biopsia testicular.

Las espermátidas se clasifican de manera general en redondas (ROSI) o elongadas (ELSI), dependiendo de su grado de inmadurez citoplásmica. Los resultados empleando ROSI son clínicamente ineficientes, con una tasa de embarazo inferior al 3% (Sousa et al., 2002) que hacen que su aplicación para el tratamiento de la infertilidad por un fallo testicular primario quede descartada. El empleo de ELSI ofrece resultados clínicos similares a cuando se emplean espermatozoides testiculares, con tasas de fecundación de aproximadamente el 50% y tasas de gestación cercanas al 30% (Sousa et al., 2002).

Además de por los malos resultados clínicos, la seguridad de realizar ICSI con células germinales haploides inmaduras genera mucha preocupación debido a posibles riesgos genéticos y epigenéticos en la descendencia. La impronta genómica se produce principalmente durante la gametogénesis y podría ser incompleta o deficiente en las espermátidas. Fallos epigenéticos en las células de la línea germinal podrían manifestarse posteriormente en la vida adulta y/o ser silenciados y transmitirse a la siguiente generación (Nikolettos et al., 2006).

Dr. Jorge Ten, Director Unidad Biología de la Reproducción del Instituto Bernabeu

Para conocer los próximos temas de nuestro foro, síganos en Facebook o twitter

Si lo desea concierte una consulta médico on-line o pida su cita.

Si desea puede concertar una

¿Qué es una espermátida?
5 (100%) 1 voto