Fimosis

La fimosis es la estrechez o falta de apertura de la piel del pene que impide descubrir el glande. Es muy frecuente en niños antes de la pubertad y no suele dar problemas, a no ser que la piel del pene quede totalmente cerrada y no permita orinar.

También puede verse en adultos, bien que la llevan manteniendo desde niños o bien por inflamación o infecciones que hacen que se estreche la piel en la parte de prepucio (parte final de la piel del pene).

El tratamiento de la fimosis es la circuncisión, operación que permite dejar al descubierto el glande del pene.

¿Cómo detectarla?

Es muy fácil, basta con retraer la piel del pene: si no puede salir todo el glande puede haber fimosis. A veces solo afecta cuando el pene está erecto, pues con el cambio de tamaño puede molestar al bajar la piel o ser imposible.

Causas y tratamiento

La más frecuente es congénita, siendo en los niños menos problemática.

Generalmente, cuando es necesario tratarla, los urólogos preferimos hacerlo después de la pubertad, pues en estos casos se realiza con anestesia, local y la pérdida de piel es menor.

También es frecuente que adultos y ancianos con esta afección puedan sufrir una infección por hongos que resulte en infección de la piel del pene tornándose blanquecina y rígida.

El tratamiento de elección para estos casos, es la operación, pues frecuentemente no responde a cremas anti-hongos.

¿Qué sucede si no me opero?

Se debe operar al menos por higiene, cuando no es posible retraer la piel y exponer el glande. En esos casos a largo plazo son frecuentes las infecciones por hongos aparte de ser factor de riesgo para cáncer de pene.

¿Afecta a las relaciones sexuales?

Si, fundamentalmente porque impide tener una sensibilidad adecuada y puede producir infecciones a causa de la higiene.

Corticoides vs operación

Los urólogos somos poco proclives a tratar la fimosis de los niños con corticoides.

Cuando la piel del glande se ha atrofiado se trata con corticoides para mejorar esta situación y después proceder a la intervención, pero en pocos casos se evita la circuncisión.

También somos muy restrictivos con la realización de la operación de fimosis a muchos niños, pues la piel del pene del prepucio puede tener utilidad ya que es la única que puede ser útil para tratamiento de otras enfermedades uretrales.

Dr. Luis Prieto, urólogo en Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Valoración