El DGP no está indicado en todos los pacientes - Instituto Bernabeu

El diagnóstico genético preimplantacional (DGP) es una herramienta de gran utilidad en la Reproducción Asistida para la selección genética de los embriones previo a su transferencia al útero materno. Permite seleccionar los embriones sanos para un gran número de enfermedades y alteraciones, evitando así la transmisión de enfermedades hereditarias y la transferencia de embriones que no implantarían o que podrían dar lugar a un aborto.

¿En qué casos está indicado el DGP?

El Diagnóstico Genético Preimplantacional (DGP) está indicado fundamentalmente en casos de:

  • Parejas afectas o portadoras de alguna enfermedad genética.
  • Edad materna avanzada (mayor o igual a 38 años).
  • Fallos previos de fecundación in vitro.
  • Mujeres con 2 o más abortos.
  • Embarazos previos con malformaciones o hijos nacidos con alguna enfermedad.
  • Pruebas genéticas alteradas (cariotipo, fish en espermatozoides..).
  • Factor masculino severo.

¿En qué casos no está indicado el DGP?

Si bien se trata de una técnica habitual, y de gran utilidad, no siempre es recomendada de inicio en todos los casos. Por ejemplo:

  • Parejas que presentan un periodo de esterilidad inferior a dos años y en las que no existen alguno de los anteriores supuestos. En estos casos, las técnicas tradicionales de reproducción asistida pueden ser efectivas por sí solas, al menos como primera elección.
  • En aquellos casos en los que aún cumpliendo criterios para realizar un DGP, técnicamente no es viable llevarlo a cabo. Por ejemplo, cuando no se obtienen ovocitos tras la punción ovárica o se recuperan un número muy bajo de los mismos. Tampoco cuando se produce un bloqueo embrionario y por tanto las posibilidades de llevar a cabo el DGP son nulas. En estos casos se recomendarían otras opciones como son la ovodonación o la embrioadopción.
  • Cuando las técnicas de reproducción asistida están contraindicadas en la paciente, ya que para poder realizar un DGP es necesario que la paciente se someta a un proceso de estimulación y punción ovárica previo que podría no ser viable en ciertas circunstancias médicas.
  • Cuando se ha realizado un ciclo previo de DGP de buen pronóstico, en el que todos los embriones han resultado ser sanos, y fuese necesario repetir el tratamiento por no conseguirse gestación. En ese caso, se descarta como causa principal de la esterilidad la presencia de anomalías cromosómicas en el embrión, por lo que el nuevo tratamiento se tendría que enfocar hacia un fallo de implantación provocado por otras causas (de tipo inmunológicas, receptividad endometrial, niveles hormonales insuficientes, etc…), no siendo necesario repetir el DGP.
  • Cuando el DGP no es posible realizarlo por presentar posibilidades de éxito mínimas.
  • Es importante además destacar que el DGP no está permitido para la selección del sexo de su futuro bebé. En España, (Ley 14/2006) se prohíbe dicha selección por criterios de preferencia, y solamente es posible seleccionar los embriones en función el sexo cuando se trata de enfermedades ligadas a los cromosomas sexuales, como la hemofilia o la distrofia muscular de Duchenne.

¿Es beneficioso en la Reproducción Asistida la realización del DGP?

Sin lugar a dudas, la realización del diagnóstico genético preimplantacional es beneficioso en la Reproducción asistida en numerosas indicaciones siempre que su uso justifique o apoye el éxito del tratamiento. En el Instituto Bernabeu contamos con la Unidad especializada en el “Asesoramiento Genético y Reproductivo” el cual analiza de forma personalizada cada caso con el objetivo de garantizar lo mejores resultados, y un único objetivo, conseguir un niño sano en casa.

Mariló Pérezbióloga del Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

Valoración