Instituto Bernabeu

¿Qué es un tumor ovárico “borderline”?

Los tumores “borderline” de ovario se definen como tumores ováricos con características histológicas y clínicas intermedias entre tumores ováricos puramente benignos y aquéllos totalmente malignos. La inmensa mayoría de estos tumores presentan una evolución como quistes benignos, pero alrededor de un 15% terminan desarrollando un cáncer invasivo de mal pronóstico.

Estos tumores representan aproximadamente un 10% de todos los tumores ováricos, y la edad media del diagnóstico son 40 años. Sin embargo, una tercera parte de estos tumores, se diagnostican en pacientes menores de 40 años.

Tipos de tumores “borderline”: Más del 95% son serosos y mucinosos

  • Serosos: Son los más frecuentes en países occidentales, y suelen diagnosticarse entre los 40-50 años, y la mayoría se diagnostican en estadios precoces, por lo que el pronóstico es favorable.
  • Mucinosos: Más frecuentes en países orientales. Suelen diagnosticarse en mujeres de edades más avanzadas, entre los 50 y 60 años, y el pronóstico es igual de bueno.
  • Endometrioides: Representan el 2% de los tumores “borderline”, son más frecuentes en mujeres perimenopáusicas y se asocian con endometriosis.
  • Transicionales o tumores de Brenner.
  • Escamosos.

Causas de los tumores de ovario “borderline”

Las causas a día de hoy son desconocidas. Parece que las mujeres nulíparas, o con esterilidad primaria, tienen más riesgo de padecer tumores de ovario “borderline”, así como el uso de anticonceptivos orales, los embarazos previos y la lactancia materna parecen factores protectores.

Síntomas de los tumores de ovario “borderline”

La mayoría de las pacientes no presentan síntomas en el momento del diagnóstico. Algunas pacientes pueden presentar dolor abdominal, distensión abdominal, cansancio o pérdida de peso inexplicada. Entre 10-30% de pacientes refieren infertilidad.

Diagnóstico de los tumores de ovario “borderline”

En primer lugar el diagnóstico es de sospecha, y se realiza mediante una prueba de imagen como una ecografía, una resonancia magnética o un PET TAC. En ocasiones, el diagnóstico se realiza durante una revisión ginecológica rutinaria. El diagnóstico definitivo es histológico al extirpar el tumor.

Tratamiento de los tumores de ovario “borderline”

El tratamiento de estos tumores es quirúrgico. En pacientes con deseos gestacionales cumplidos, dada la posible progresión maligna de estos tumores, se extirpan útero y ovarios y se realiza una revisión rigurosa de la cavidad abdominal. En pacientes con diagnóstico en estadios precoces que se plantean una gestación en un futuro, cabe la posibilidad de llevar a cabo una cirugía conservadora extirpando sólo el tumor y la trompa del mismo lado. Así mismo, estas pacientes deben realizar un estrecho seguimiento durante los años posteriores, para diagnosticar precozmente posibles recurrencias de la enfermedad.

El pronóstico es muy bueno, más del 90% de estas pacientes sobreviven a los 5 años del diagnóstico.

En raras ocasiones es preciso terapia adyuvante como quimioterapia o radioterapia.

Prevención de los tumores de ovario “borderline”

La única manera eficaz de prevenir complicaciones por los tumores de ovario “borderline” es el diagnóstico precoz, realizando revisiones ginecológicas rutinarias de forma periódica.

Conclusión

Por tanto, si tenemos en cuenta la edad a la que se suelen diagnosticar, el tratamiento y la alta supervivencia, podemos concluir que los tumores de ovario “borderline” pueden limitar notablemente la capacidad reproductiva de estas pacientes.

En pacientes en edad reproductiva, sin deseos genésicos cumplidos, hay que valorar preservar su fertilidad mediante vitrificación de ovocitos previamente a la cirugía. A continuación, se debe valorar una cirugía conservadora para ofrecer la posibilidad a la paciente de conseguir una gestación natural. Una vez haya cumplido sus deseos genésicos, habría que valorar una cirugía radical para evitar riesgo de recaídas de la enfermedad.

En pacientes que, tras una cirugía conservadora consultan por esterilidad, y conservan una suficiente cantidad de tejido ovárico, se pueden llevar a cabo tratamientos para inducir la ovulación previos por ejemplo a una Fecundación in Vitro. En caso de que no exista tejido ovárico, se puede conseguir embarazo mediante una donación de ovocitos.

Dra. Cristina García-Ajofrín, ginecóloga en Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Valoración