El Instituto Bernabeu está orientado a aportar soluciones individuales especialmente en pacientes con difícil pronóstico reproductivo (Baja reserva ovárica y Fallo de Implantación embrionario (RIF)).

En el caso de las pacientes que sufren Fallo Reiterado de Implantación, en ocasiones se ha propuesto la realización de múltiples test y tratamientos empíricos con dudosa eficacia los últimos y con poco o nulo valor los primeros.

Una de las estrategias propuestas en pacientes con Fallo de Implantación Recurrente (RIF) y que está resolviendo muchos de los casos, es la FIV (fecundación in vitro) con congelación electiva y biopsia de todos los embriones, con posterior transferencia de los embriones congelados en ciclo natural, es decir sin recibir tratamientos hormonales.

En este tipo de tratamientos, es posible recrear las condiciones en las que se realizará la transferencia, en un ciclo previo de ensayo (mock cycle) evaluando una serie de parámetros que pueden influir en el éxito de la transferencia.

Actualmente está cobrando interés la influencia de dos parámetros que pudieran influir en el resultado: la contractilidad uterina y los niveles de progesterona en el momento de la transferencia embrionaria (ya sea en ciclos sustituidos farmacológicamente o ciclos naturales).

Dichos parámetros, que podemos medir en el Instituto Bernabeu, podrían ser utilizados para planificar la posterior transferencia de embriones congelados de forma personalizada.

Los niveles de progesterona: aumentando la dosis o variando la ruta de administración: intravaginal o subcutánea.

La contractilidad uterina anormal: subsidiaria de manejo farmacológico mediante antagonistas de la oxitocina o altas dosis de progesterona en el momento de la transferencia.

¿En qué consiste la exploración?

En un ciclo de prueba con las mismas características que el que se programará para la transferencia de embriones congelados (o frescos en el caso de las pacientes receptoras), se cita a la paciente alrededor del quinto día tras la administración de progesterona o al séptimo del pico ovulatorio  para realizar dos estudios:

  1. Medición de progesterona antes de la administración de la dosis matinal.
  2. Ecografía 3D con el fin de:
    • Descartar malformación uterina
    • Descartar presencia de hidrosalpinx.
    • Grabación vídeo para estudiar la contractilidad uterina
    • Estudio de la vascularización endometrial (ocasionalmente).

El mismo día se realizaría la biopsia endometrial e incluso la histeroscopia (HSC) si estuviera indicada, así como otras exploraciones que precisase la paciente.

Conocer el resultado de estas pruebas diagnósticas permitirá al equipo médico planificar más individualizadamente la estrategia terapéutica para el futuro ciclo real, optimizando las posibilidades de embarazo.

Dr. Rafael Bernabeu, Director Médico del Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

Nueva exploración para el estudio de parejas con fallo recurrente de implantación
5 (100%) 1 voto