Lavado seminal: ¿En qué consiste y para qué sirve? 0El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH), el de la hepatitis C (VHC) y el de la hepatitis B (VHB), son virus que se transmiten a través de la sangre, fluidos sexuales y por transmisión vertical (a través de la madre al feto).  Por ello, muchas parejas portadoras de estos virus y que desean gestar, se encuentran ante la duda de si es posible o no conseguir un embarazo sin que se produzca el contagio entre los miembros de la pareja. En el caso de que el varón esté afectado por algunos de estos virus y no su mujer (parejas serodiscordantes), se puede recurrir a técnicas de reproducción asistida (TRA) para evitar la transmisión del virus.

En el Instituto Bernabeu a diario se realizan técnicas que permiten ser padre a un varón afecto por alguno de estos virus sin que se produzca el contagio a su pareja o a la descendencia. La técnica más utilizada es el lavado seminal.

El lavado seminal parte de la premisa de que estos virus se encuentran en el fluido seminal y no en el espermatozoide propiamente dicho. La técnica permite la utilización exclusiva de los espermatozoides, separándolos del resto de componentes del semen (plasma seminal y otras células), minimizando el riesgo de transmisión del virus a la mujer y de ella al feto.

Para poder realizar esta técnica, el varón debe dejar una muestra seminal en el laboratorio, tras lo cual se lleva a cabo una valoración de la misma según los criterios de la Organización Mundial de la Salud (volumen, concentración de espermatozoides, movilidad, morfología, etc.). Posteriormente, se separan los espermatozoides con mejor movilidad del resto de componentes del semen, haciéndolos pasar por una columna con fluidos de diferentes densidades (técnica de gradientes de densidad). Finalmente, la muestra con los espermatozoides más móviles se divide en dos partes:

  • Una parte se utilizará para confirmar la ausencia del virus mediante una técnica de biología molecular llamada PCR, que amplifica el material genético del virus, si lo hubiera y permite detectar su presencia.
  • El resto se congelará hasta la confirmación de la PCR. Una vez confirmada la ausencia del virus la muestra podrá usarse para TRA, ya sea Inseminación Artificial (siempre que la calidad de la muestra lo permita) o Fecundación In Vitro (FIV).

Una vez finalizados todos los procesos del lavado seminal las muestras quedan libres del virus en un alto porcentaje de las ocasiones, lográndose embarazos en los que se evita el contagio a la madre y al futuro hijo.

Nuria Ruízbióloga del Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

Lavado seminal: ¿En qué consiste y para qué sirve?
5 (100%) 1 voto