Endometriosis y fertilidad - Instituto Bernabeu

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una enfermedad benigna, infamatoria, crónica e incurable que incide en la salud y la fertilidad de cerca de 180 millones de mujeres en el mundo. Para hacerse una idea global, hay que pensar que afecta a 1 de cada 10 de mujeres en edad reproductiva. Aunque cada vez es más conocida en nuestra sociedad, todavía hay gran parte de la población que desconoce su existencia y sus efectos.

El término endometriosis se refiere a la presencia de tejido endometrial, es decir el tejido que recubre el útero por dentro y que se descama o sangra cada que se tiene la menstruación, fuera de la cavidad endometrial.

¿Dónde se puede localizar la endometriosis?

Lo más habitual es encontrarla en forma de quiste en los ovarios, pero también en el espesor de la pared muscular del útero, llamándose adenomiosis, o por la cavidad peritoneal, entre las asas intestinales o en la vejiga, en forma de implantes endometriósicos. Aunque es muy infrecuente, la endometriosis también se ha encontrado en los pulmones, la nariz o incluso en el cerebro.

Origen de la endometriosis

A pesar de los avances y las investigaciones realizadas para conocer el origen y desarrollo de la enfermedad, todavía es un campo que no se conoce completamente. Se sabe que tanto la genética como factores externos pueden influir, puesto que es más frecuente su aparición entre familiares que lo padecen. También se ha visto relacionada con ciertos hábitos de vida, como la ingesta de grasas trans, un alto nivel de estrés, o la exposición a ciertos tóxicos ambientales.

Por otra parte, su relación con un sistema inmune alterado, así como, con ciertas enfermedades autoinmunes como la psoriasis o la tiroiditis autoinmune, hace pensar en este factor como un posible agente determinante juntos con otras circunstancias.

Diagnóstico de la endometriosis

Su diagnóstico es todo un reto para los profesionales que se dedican a ello: esa es la causa por la que muchas pacientes con endometriosis no están diagnosticadas.

Aunque, es cierto que, gracias a una reciente laxitud en la forma de diagnosticar la enfermedad que nos aportan las guías tanto nacionales como internacionales, esto esta cambiando.

En la actualidad, el diagnóstico se podría realizar solo con la sintomatología y la presencia de ciertos factores relacionados. Sin embargo, anteriormente solo era posible mediante cirugía, lo que dificultaba mucho el diagnóstico.

La forma más frecuente de detectar la presencia de la enfermedad es por la aparición en la ecografía de lo que se llama un “quiste chocolate”, que es un quiste que aparece en los ovarios, sin embargo, cada vez es más frecuente poder visualizar implantes endometriósicos en manos de un profesional experto y con un ecógrafo de alta resolución.

Síntomas de endometriosis

El síntoma más frecuente es el dolor durante la menstruación, que se llama dismenorrea, pero también está estrechamente relacionado con dolor pélvico crónico o con dolor durante las relaciones sexuales (dispareunia).

Dependiendo de la localización de los implantes se ha visto asociado también a síntomas gastrointestinales (diarrea/estreñimiento) o con sangrados por la orina durante la menstruación. De hecho, muchas pacientes con estos síntomas han consultado previamente a un médico especialista en el Aparato Digestivo.

Impacto de la endometriosis en la fertilidad

Entre los síntomas conocidos, la esterilidad es uno de los que más preocupa. Según las estadísticas entre el 30% y el 50% de las pacientes con endometriosis van a sufrir dificultades a la hora de concebir una gestación. Puede ser, que este porcentaje sea menor, puesto que, como se ha señalado hay muchas pacientes no diagnosticadas de la enfermedad, aún así, no sería una proporción desdeñable.

No obstante, todavía no es del todo conocido porque afecta a la fertilidad y de que forma lo hace. Una de las grandes dificultades para conocer quien va a verse afectada por un problema de esterilidad es que existen diferentes tipos de endometriosis (endometriosis superficial, endometriosis ovárica, endometriosis profunda, adenomiosis y endometriosis peritoneal) y diferentes grados de severidad. Y aunque, podría parecer que, a mayor severidad, peor sintomatología y mayor probabilidad de padecer esterilidad, no todos los estudios son concluyentes en este sentido.

Dependiendo de la paciente, la fertilidad puede verse afectada por diferentes causas, siendo las siguientes las teorías las más aceptadas:

RESERVA OVÁRICA DISMINUIDA

La presencia de endometriosis ovárica disminuye la cantidad de tejido ovárico sano, y la inflamación crónica produce fibrosis en él, ambos se consideran causantes de que en pacientes con endometriosis haya más probabilidad de una reserva ovárica disminuida. Para conocer el estado de la reserva ovárica una ecografía para realizar un recuento de folículos antrales y la medida de la hormona antimulleriana en sangre podrían ayudar.

MALA CALIDAD OVOCITARIA

Se ha demostrado que la presencia de endometriosis en el ovario libera ciertos factores que resultan tóxicos para el desarrollo normal del ovocito, así como, de nuevo la presencia de moléculas proinflamatorias. No hay forma de conocer el estado de la calidad ovocitaria, solo se puede sospechar tras la realización de un tratamiento de fertilización in vitro.

ANOMALÍAS DE LA CONTRACTIBILIDAD UTERINA

La endometriosis provoca un estado inflamatorio y de fibrosis, es decir, cicatricial, que provoca que las estructuras se adhieran y se distorsionen. Ello puede provocar un útero totalmente distorsionado con contracciones anómalas relacionado con un transporte anormal del espermatozoide hacia la trompa de Falopio. Un estudio de contractilidad uterina durante la ventana de implantación podría ayudar a conocer el estado de contractilidad del útero.

ANOMALÍAS EN LAS TROMPAS DE FALOPIO

Debido a las adherencias y la fibrosis provocadas por la inflamación, tanto la funcionalidad de la estructura tubárica, como su anatomía, con la presencia de hidrosalpinx o hematosalpinx, pueden verse alteradas. Con una histerosalpingografía con contraste (HyCoSy) es posible conocer la permeabilidad de las trompas de Falopio.

MALA RECEPTIVIDAD ENDOMETRIAL

Otra vez, se habla de que el sistema inmune con la liberación de mediadores de inflamación puede provocar un ambiente patológico y hacer que el útero no sea capaz de formar un endometrio receptivo en la ventana de implantación. Ademas, es conocida la relación de la endometriosis con una resistencia a la progesterona. La medición de los niveles de progesterona durante la ventana de implantación podría esclarecer en parte este estado.

MICROBIOMA ALTERADO

Esta demostrado que las pacientes con endometriosis tienen con una alta frecuencia el microbioma alterado, aunque se desconoce si es causa o consecuencia, este podría tener relación como un factor más en los problemas de fertilidad de las pacientes. Conocer el estado de microbioma vaginal ya es posible y se podría ser útil para restablecer su estado.

Por todas estas causas separadas o en conjunto la fertilidad de una mujer puede verse mermada. Es por ello que, a toda paciente con endometriosis se le debe informar debidamente de la relación de esta enfermedad con la esterilidad e informar de la posibilidad de vitrificar los ovocitos para un futuro.

PUEDE AMPLIAR INFORMACIÓN EN NUESTRA UNIDAD DE TRATAMIENTO DEDICADA A LA ENDOMETRIOSIS

CONTENIDOS RELACIONADOS:

Dra. Belén Moliner, ginecóloga de Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

Endometriosis y Fertilidad
5 (100%) 2 votos