Control y seguridad total en todos los procesos del laboratorio FIV

Nuestros laboratorios mantienen diariamente los más rigurosos controles de seguridad

Dada la actual situación que vivimos en el mundo a causa de la pandemia por coronavirus, los laboratorios de FIV de todo el mundo han cerrado sus puertas. En Instituto Bernabeu, seguimos un protocolo estricto de mantenimiento de equipos y muestras criopreservados durante estos días de confinamiento.

Cuando esta situación se solucione, volveremos a abrir nuestras puertas para seguir cumpliendo nuestra función: ayudar a nuestros pacientes a ser padres. En el momento de reapertura de los laboratorios, se llevará a cabo una puesta a punto, como si de un laboratorio recién estrenado se tratara, siguiendo los pasos que aseguren el perfecto funcionamiento de la unidad de embriología:

  • Limpieza y desinfección de paredes, techo, suelo, mobiliario y superficies de todo el laboratorio.
  • Aseo, higienización, puesta a punto, ajuste y validación de todos los equipos propios del laboratorio de reproducción asistida.
  • Renovación de todo el material fungible asociado al equipamiento del laboratorio.
  • Pedidos de medios de cultivo y pruebas de pH.

En los laboratorios de FIV de Instituto Bernabeu, desde que se inicia la actividad asistencial, el trabajo se lleva a cabo siguiendo un estricto protocolo de seguridad biológica, según el cual tratamos cada muestra y fluido biológico que llega al laboratorio como si fuese potencialmente infeccioso.

Los agentes biológicos a los que nos enfrentamos en el laboratorio de FIV se clasifican en 4 niveles, en función de su peligrosidad:

  • Grupo 1: no causan enfermedades graves.
  • Nivel 2: agentes biológicos que causan enfermedad, pero no hay riesgo de contagio y con tratamiento eficaz.
  • Grupo 3: Cuando el patógeno causa enfermedad grave, que puede transmitirse a otras personas, pero que tiene tratamiento eficaz, por ejemplo, la gripe.
  • Grado 4: cuando cause una enfermedad grave, es contagioso y no hay tratamiento eficaz o profilaxis. Este sería el caso del coronavirus actualmente.

Para hacer frente a un posible material biológico infectado por alguno de estos agentes patógenos en el laboratorio de FIV, tenemos elementos básicos de seguridad biológica, que eliminan el riesgo que estos provocan, protegiendo a los trabajadores y resto de material biológico que hay en el laboratorio ante una posible infección.

En el caso de nuestros laboratorios de FIV, el nivel de seguridad en el que trabajamos es el nivel 3, lo que quiere decir, que nos enfrentamos a agentes infecciosos causantes de enfermedades serias, que se pueden transmitir mediante aerosoles (al estar en contacto con personas infectadas o en el laboratorio al procesar las muestras infecciosas).

Elementos de seguridad del laboratorio divididos en 3 grupos:

Los protocolos normalizados y las buenas prácticas en el trabajo diario, así como la formación adecuada de las personas que tienen contacto con muestras potencialmente infecciosas. Estos protocolos están escritos y se revisan periódicamente, e incluyen actuaciones como las siguientes:

  • Todos los procesos y tratamientos se llevan a cabo en condiciones de esterilidad y asepsia.
  • Siempre existe una separación, en espacio y tiempo, tanto en el quirófano como en el laboratorio de los pacientes y de las muestras biológicas.
  • La higienización de las superficies de trabajo tiene lugar después de cada procedimiento que se lleva a cabo en ellas.
  • Limpieza de todo el laboratorio diariamente, mañana y tarde.
  • Los restos biológicos se eliminan por separado en contenedores específicos.
  • Controles serológicos periódicos de pacientes y trabajadores.
  • El acceso al laboratorio es restringido y sus puertas siempre permanecerán cerradas.
  • Los objetos punzantes y cortantes son siempre de un solo uso, y se descartan en contenedores específicos para ello.
  • Todo el material fungible utilizado es esterilizado, y de un solo uso.
  • Los materiales no fungibles se desinfectan y esterilizan por autoclave periódicamente.

Equipos de seguridad, o barreras primarias: que garantizan que los procedimientos se lleven a cabo de manera segura. Estas barreras pueden formar parte de los propios equipos del laboratorio, o los equipos de protección individual (EPI) que siempre utilizamos. Por ejemplo:

  • Contamos con cabinas de flujo tipo I y II para procesar todas las muestras biológicas.
  • Las gafas protectoras y guantes que se usan durante la manipulación de muestras que pueden derramarse o salpicar.
  • Elementos de manipulación mecánica de muestras estériles y de uso único e individual.
  • Pajuelas de criopreservación de muestras cerradas y de alta seguridad biológica.
  • La ropa que se usa dentro de laboratorio y quirófano es específica y se lava a diario.
  • Gorro, mascarilla, calzas y guantes desechables.

Las barreras secundarias, que se diseñan junto a los laboratorios y las zonas de quirófano, y aseguran la esterilidad y el aislamiento propio de cada zona de trabajo. Estas barreras secundarias incluyen:

  • Los accesos a la zona de laboratorio y quirófano limitados y señalizados.
  • La separación física de los compartimentos de trabajo.
  • El aire de las zonas de quirófano y laboratorio está filtrado para ser de máxima pureza, además hay un sistema de ventilación positiva, que impide la entrada de aire exterior a la zona del laboratorio.

Ahora más que nunca debemos seguir los protocolos de bioseguridad y las medidas preventivas que hemos resumido, que evitan la posible transmisión de este nuevo agente infeccioso, y que siempre aplicamos en el laboratorio de FIV, para protegernos tanto los trabajadores como los pacientes de Instituto Bernabeu y sus muestras biológicas.

Dr. Jorge Ten, Director Unidad Embriología en Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Control y seguridad total en todos los procesos del laboratorio FIV
5 (100%) 1 voto