instituto bernabeuEl citomegalovirus (CMV) es un virus que pertenece a la familia del herpesvirus. Dentro de esta familia encontramos también al virus de la varicela, al herpes simple y al virus de la mononucleosis.

La infección por el CMV es muy común, ya que ocurre en todo el mundo, y puede afectar a cualquier persona. En general, se trata de una infección que no suele provocar ningún problema grave de salud. Una vez que el virus infecta el cuerpo de una persona, permanece en él durante toda la vida. De hecho, suele permanecer en un estado inactivo o latente durante mucho tiempo, y no parece reactivarse a menos que el sistema de defensa (sistema inmune) de nuestro cuerpo se vea alterado. La mayoría de las personas que son infectadas por este virus, y que no tienen ningún problema grave de salud, no suelen mostrar ningún síntoma que le haga sospechar que está infectada por CMV. Aquellos que sí llegan a desarrollar algunos síntomas, pueden presentar fiebre, inflamación de los ganglios, dolor muscular o cansancio.

Sin embargo, la infección por este virus en bebés infectados durante el embarazo o durante el parto, así como en personas con el sistema inmune débil sí es considerada como un problema de salud pública significativo, ya que puede causar enfermedades graves.

El virus se transmite, con frecuencia, de persona a persona por contacto directo con fluidos corporales como la saliva, semen, sangre, orina, y otras secreciones. La infección por CMV no se considera una enfermedad de transmisión sexual, ya que no se transmite únicamente mediante relaciones sexuales. Puede propagarse también, a través de la leche materna, de órganos trasplantados, de transfusiones de sangre, y de madre a hijo durante el embarazo o el parto.

Cuando una mujer se infecta durante el embarazo, es muy probable que le transmita el virus al feto durante el embarazo. En este caso, se dice que el bebé tiene una infección congénita por citomegalovirus. De los bebés que sufren una infección por este virus antes del nacimiento, el 90% nacen sin síntomas ocasionados por el virus. Sin embargo, el 10% restante, puede sufrir enfermedades como sordera, ceguera, discapacidad física y mental, e incluso muerte fetal.

No existe ningún tratamiento que nos permita curar y eliminar el CMV, ni vacunas que eviten la infección. Por lo tanto, es aconsejable diagnosticar, mediante una prueba en sangre, si estamos infectados por este virus.

Dentro del campo de la Reproducción Asistida, resulta importante detectar este tipo de virus, sobre todo, en donantes. En Instituto Bernabeu disponemos de la tecnología necesaria para llevar a cabo la detección de CMV. Con ello, nuestro objetivo es poder evitar posibles transmisiones a los embriones y complicaciones futuras durante el embarazo.

Dra. Eva García, bióloga de IBBIOTECH, del grupo Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

Citomegalovirus (CMV): ¿Qué es?, ¿cómo se transmite?, ¿cuáles son sus síntomas?, ¿cómo tratarlo?
5 (100%) 1 voto