Instituto BernabeuLa menopausia es la etapa en la vida de la mujer en la que los ovarios dejan de ovular y finalizan las menstruaciones. La edad media de la menopausia es 50 años.

Esta es una etapa fisiológica o normal en la vida de la mujer. Sin embargo, generalmente los síntomas asociados a la menopausia pueden afectar a su calidad de vida.

Actualmente podemos distinguir 3 momentos en el tiempo en esta nueva etapa de la mujer:

  1. Transición a la menopausia o perimenopausia: se alteran los ciclos menstruales, se inicia la sintomatología climatérica y finaliza cuando se tiene la última menstruación.
  2. Menopausia: acontece cuando han pasado 12 meses desde el último periodo menstrual.
  3. Postmenopausia: es la etapa posterior a la menopausia. Tiene una larga duración, media de 38 años, en la que tendremos que llevar a cabo labores de prevención y tratamiento de la patología cardiovascular y la osteoporosis fundamentalmente.                       

En la etapa de transición a la menopausia se inician los primeros signos y síntomas que nos pueden poner en alerta para su detección:

  1. Inicialmente por el aumento de la hormona FSH, segregada por la hipófisis para estimular al ovario, y la disminución de la progesterona, producida por el cuerpo lúteo del ovario tras la ovulación, vamos a observar un acortamiento de los ciclos menstruales.
  2. En una segunda fase cuando el ovario es más refractario, va a aumentar más la FSH, intentando que este siga ovulando, y va a disminuir el Estradiol, que no puede producir un ovario ya casi sin función, provocando retrasos menstruales o baches amenorreicos.
  3. Sofocos: sensación repentina de calor en la parte superior del tronco y la cara, que luego se disemina por todo el cuerpo y tiene una duración de 2 a 4 minutos. Pueden asociarse escalofríos posteriores, sensación de ansiedad y palpitaciones.
  4. Sudoración nocturna: Son los sofocos que aparecen durante el periodo de sueño y que van a despertar una o varias veces a la mujer, con posterior fatiga, irritabilidad, dificultad para concentrarse y cambios de humor.
  5. Aumento generalizado de la temperatura y sensación de mayor calor: por las alteraciones del centro termorregulador cerebral al disminuir los estrógenos.
  6. Trastornos del sueño: insomnio, sueño más ligero y menos reparador, con sensación de cansancio e irritabilidad al día siguiente.
  7. Sequedad vaginal y atrofia de la vejiga de la orina: debido a la disminución de estrógenos, que va a asociarse con disconfort vaginal, molestias con las relaciones sexuales o dispareunia, incontinencia de orina con los esfuerzos.
  8. Cambios en el estado de ánimo: tristeza, dificultad para concentrarse, sensación de desinterés por las actividades rutinarias, síntomas de depresión.
  9. Dolores articulares o artralgias.
  10.  Sequedad y menor elasticidad de la piel por disminución del colágeno.Instituto Bernabeu

Existen diferentes tratamientos para todo este abanico de síntomas, que van a variar desde tratamientos hormonales sustitutivos sistémicos en el caso de sintomatología importante o invalidante y alteraciones del ciclo menstrual, fitoestrogenos si no se quiere tomar estrogenoterapia, estrógenos vaginales, hasta pequeños trucos si esta sintomatología es leve, como por ejemplo:

  • Vestirse en capas para que pueda quitarse la ropa si se acalora.
  • Mantener una temperatura ambiente baja, evitar bebidas calientes como té o café.
  • Ponerse una toallita fría y húmeda en el cuello durante los sofocos.
  • No fumar.
  • Usar lubricantes antes de las relaciones sexuales.
  • Usar hidratantes vaginales.
  • Ir a dormir y levantarse a la misma hora todos los días y evitar la siesta.
  • Evitar la cafeína y otros estimulantes a partir del anochecer y no consumir alcohol.
  • Tratar de mantenerse activa. El ejercicio ayuda a prevenir la depresión.
  • Buscar apoyo emocional entre mujeres en su misma situación.

Si desea puede concertar una