Las talasemias incluyen un grupo de anemias hereditarias (desde leves a letales) causadas por defectos en la síntesis de una o varias cadenas de globina. Las globinas son la parte proteica de la hemoglobina, principal componente de los glóbulos rojos, células sanguíneas encargadas del transporte de oxígeno. La hemoglobina es una metaloproteína que además de las cadenas proteicas llamadas cadenas de globina contienen grupos hemos cuyo componente el hierro es el responsable de unir y transportar el oxígeno.

Existen diferentes cadenas de globina, que se combinan de distinta forma para dar  lugar a distintos tipos de hemoglobina. En el adulto, el 98% de la hemoglobina de los glóbulos rojos es de tipo A y  está formada por dos cadenas α y dos cadenas β. En las talasemias la síntesis de las cadenas está afectada de modo que si  se afecta la síntesis de la cadena a hablamos de α-talasemia y si la cadena b es la afectada β-talasemia.

Desde el punto de vista fisiopatológico, es decir de por qué esta disminución en la síntesis de cadenas de globina causa una enfermedad es debido a que dicha disminución en la síntesis de un tipo de cadena globínica rompe el equilibrio normal entre las cadenas a y b y conduce a la acumulación intracelular de una de ellas. Así, en la α-talasemia se produce un exceso de cadenas β y en la β-talasemia un exceso de cadenas alfa. En ambos casos, se forman precipitados en el interior de los glóbulos rojos  que son la causa de su destrucción prematura antes de alcanzar la maduración completa. Además, los que consiguen superar el proceso madurativo contienen tanto precipitados que disminuyen su supervivencia en la circulación, produciendo hemólisis. De aquí que las talasemias sean unas anemias hemolíticas, es decir, causadas por lisis de los glóbulos rojos.

Las talasemias son enfermedades hereditarias autosómicas recesivas, es decir, una persona afecta posee las dos copias del gen (la heredada de su padre y de su madre) defectuosas, aquellas que posean una sola copia defectuosa serán portadores (la podrán transmitir) pero no tendrán síntomas. La frecuencia de las talasemias es muy elevada 5% de portadores en la población mundial. La β-talasemia es frecuente en poblaciones de origen mediterráneo, norte de África, Oriente Medio o India; mientras que la α-talasemia se concentra en el subcontinente asiático, China, Malasia, Indochina, Mediterráneo y África.

Desde el punto de vista molecular, las talasemias son causadas por mutaciones en genes de la globina. En la α-talasemia, tales mutaciones consisten en delecciones de parte o todo un gen, HBA1 o HBA2 que codifican la cadena a y están localizados en el cromosoma 16. Las β-talasemias son causadas por sustituciones de un nucleótido en la secuencia del gen HBB (codifica la cadena β) localizado en el cromosoma 11. En cualquier caso, tanto en las a como en las β talasemias la intensidad del déficit depende del grado de alteración genética y puede variar desde una síntesis deficiente o parcial. Y por tanto con diferente expresividad clínica que permite clasificar a las talasemias en:

  • talasemia mayor que corresponde a las formas de mayor expresividad clínica (síndrome hemolítico crónico muy intenso con anemia grave).
  • talasemia menor que corresponde a formas de expresividad clínica poco manifiesta o incluso ausente (talasemia mínima o portadores asintomáticos).
  • talasemia intermedia que corresponde a formas de expresividad clínica de diferente intensidad, aunque siempre caracterizadas por un síndrome hemolítico moderado o intenso con anemia.

En cuanto al diagnóstico el hemograma acompañado de una electroforesis de hemoglobinas permite identificar diferentes tipos de hemoglobinopatías, sin embargo en el caso de las talasemias al tratarse de una enfermedad recesiva, los portadores serán totalmente asintomáticos de modo que no manifestarán ningún tipo de alteración. Sólo un estudio genético de los genes que codifican las cadenas α y β pueden verificar el estado de portador. En las  enfermedades recesivas conocer el estado de portadores es importante para poder  prevenir la aparición de dicha enfermedad en la descendencia.

En conclusión, las talasemias son anemias hereditarias en las que los estudios moleculares son esenciales para el diagnóstico y control de los pacientes. Permiten realizar un adecuado consejo genético y son imprescindibles para poder evitar la transmisión de la enfermedad mediante un diagnóstico genético preimplantacional o prenatal. En definitiva, nos ayudan a entender cómo se origina la enfermedad, lo que puede llevar al desarrollo de futuras estrategias terapéuticas.

Dra. Belén Lledó, directora médica IBBIOTECH del grupo Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

Talasemias
5 (100%) 1 voto