Instituto BernabeuDurante el embarazo el organismo de la mujer se ve sometido a importantes cambios hormonales los cuales conllevan la aparición de determinados síntomas. No todas las mujeres experimentan los mismos síntomas ni los presentan con la misma intensidad.

A continuación se relación los síntomas que aparecen con mayor frecuencia:

Amenorrea

La ausencia de la menstruación es el primer síntoma que la mujer percibe cuando está embarazada, especialmente si tiene las reglas regulares.

Náuseas y vómitos

Suelen presentarse en el primer trimestre de gestación y su presencia se relaciona con el aumento de la hormona gonadotropina coriónica (HCG) u hormona del embarazo.

Pueden aparecer a cualquier hora del día y en la mayoría de las mujeres desaparecerán transcurrido el primer trimestre.

En ocasiones pueden ser muy exagerados y persistentes, requiriendo ingreso hospitalario.

Cambios mamarios

Uno de los primeros síntomas del embarazo es la hinchazón y sensibilidad de las mamas, provocado por el aumento de los niveles hormonales. Es una sensación similar, aunque un poco más exagerada, a la percibida antes de la menstruación.

También se produce, a medida que progresa la gestación, un oscurecimiento de la piel de la areola y los pezones, que desaparecerá tras el parto.

Cambios en el olfato, apetencia o repulsión por ciertos alimentos

Los cambios hormonales son también los responsables de una mayor percepción olfativa. Además, en muchas ocasiones, aparecen náuseas al percibir determinados olores.

Estos cambios sensoriales hacen que haya un rechazo por determinados alimentos y apetencia por otros, lo que antes de denominaban “antojos”.

Cansancio, somnolencia

Su aparición se relaciona con el aumento de la hormona progesterona por lo que aparecen ya durante el primer trimestre. Al llegar al segundo trimestre suele desaparecer esa sensación de “falta de energía”, aunque el cansancio suele reaparecer a finales del tercer trimestre, debido al aumento del peso junto con otros factores que impiden un buen descanso nocturno.

Aumento de la frecuencia miccional

La necesidad de orinar frecuentemente aparece ya en etapas tempranas de la gestación. En principio se debe al aumento del volumen de líquidos corporales pero a medida que progresa la gestación y la presentación fetal  desciende en la pelvis se produce una compresión de la vejiga, lo cual conduce a micciones frecuentes y escasas.

Mareos y desmayos

Las hormonas propias del embarazo producen una dilatación de los vasos sanguíneos, lo cual conduce a un descenso en las cifras de tensión arterial y a la aparición de mareos e, incluso, desmayos ocasionales.

Dolores pelvianos

Son molestias leves. Suelen presentarse en la primera mitad del embarazo y son debidos a la congestión y crecimiento del útero.

Estreñimiento

La progesterona, hormona segregada por el cuerpo lúteo, produce un enlentecimiento del tránsito intestinal, lo cual da lugar a la aparición de estreñimiento, flatulencia y sensación de plenitud tras la ingesta de alimentos.

Este síntoma se ve agravado por la toma de Hierro o de vitaminas que contengan hierro en su composición.

Para evitar el estreñimiento se recomienda beber gran cantidad de agua, ingerir alimentos ricos en fibra y realizar un ejercicio moderado como caminar.

Ardor o acidez gástricaInstituto Bernabeu

Se produce por una relajación del esfínter esofágico, que facilita el paso de los jugos gástricos ácidos del estómago al esófago. Suele empeorar a medida que progresa la gestación, debido al crecimiento del útero que ejerce un efecto compresivo.

Para reducir la acidez gástrica se recomienda consumir comidas pequeñas, evitar alimentos picantes o ricos en grasas, no acostarse inmediatamente después de comer o tomar un vaso de leche en caso de que aparezca.

Sangrados nasales y de las encías

Se deben a una dilatación de los vasos venosos de estas áreas mucosas, que están muy cerca de la superficie y que, tras un pequeño roce, pueden romperse y dar lugar a sangrados.

Para evitar o reducir estos sangrados se recomienda: usar un humidificador para disminuir la resequedad de la nariz, mantener una correcta higiene dental, ingerir grandes cantidades de líquidos, entre ellos zumos de fruta que contengan vitamina C.

Hinchazón de las piernas, piernas varicosas y hemorroides

Son consecuencia del crecimiento del útero que impide un adecuado retorno venoso.

Para intentar minimizar estas molestias se recomienda levantar las piernas y descansar los pies sobre una superficie más alta que el vientre, evitar el estreñimiento, usar medias de descanso, etc.

Problemas respiratorios

Algunas embarazadas perciben cierta dificultad para respirar o “sensación de falta de aire”. Esto sucede con más frecuencia en el primer trimestre y, de nuevo, hacia el final del embarazo.

Al principio, las hormonas del embarazo son las responsables de una respiración más profunda o frecuente; en las últimas semanas esta sensación es producida por un ascenso del diafragma, que es desplazado por el útero grávido.

Dra. Ana Palacios, ginecóloga del Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Síntomas frecuentes durante el embarazo
5 (100%) 1 voto