instituto bernabeuPueden ser varios los factores implicados en los procesos de bloqueo durante el desarrollo embrionario, que suponen la detención de su división celular y, por tanto, la incapacidad para implantar en el útero materno y producir embarazo.

En primer lugar, las condiciones de cultivo son fundamentales.  Los embriones cultivados in vitro están sometidos a una serie de condiciones artificiales que no ocurren in vivo, y que siempre serán sub-óptimas,  pudiéndose producir bloqueo de embriones que, a priori, eran viables. En los últimos años se ha realizado un gran esfuerzo, tratando de mimetizar lo que ocurre dentro de la madre y extrapolarlo a los procesos de laboratorio. Principalmente, se ha reducido la concentración de oxígeno dentro de las incubadoras, pasando del 20 al 5%, y se ha mejorado la composición de los medios de cultivo. Todo ello, junto con una monitorización exhaustiva de pH y osmolaridad, ha supuesto que podamos llevar a cabo, de manera rutinaria, un cultivo prolongado de los embriones hasta la fase de blastocisto para lograr una mejor selección de los mismos y aumentar los porcentajes de gestación.

No obstante, incluso con las mejoras de las condiciones de cultivo, entre el 10-15% de los embriones obtenidos en fecundación in vitro (FIV) presentan un estadio de bloqueo permanente de su ciclo celular. Aproximadamente, el 40% de las parejas que se someten a un tratamiento de FIV, muestran al menos un embrión bloqueado (que se para) por ciclo realizado. Sin ninguna duda, el factor más importante que provoca un bloqueo embrionario, y por tanto, una inviabilidad de producir gestación, son las alteraciones cromosómicas embrionarias.

Los estadios tempranos del desarrollo humano son altamente propensos a error debido a anomalías cromosómicas que pueden ocurrir en diferentes etapas críticas durante la meiosis, la fecundación y las primeras divisiones embrionarias. Generalmente, los embriones en etapas tempranas de desarrollo muestran elevadas tasas de aneuploidías cromosómicas (alteraciones en el número de copias de los cromosomas).  Se ha llegado incluso a postular que en el tercer día de desarrollo embrionario (fase de 8 células), el 60% de todos los embriones obtenidos mediante FIV muestran al menos una de sus células con aneuploidías.

En un estudio publicado recientemente, Maurer y colaboradores estudiaron 119 embriones que habían sufrido un bloqueo en su desarrollo, observando que el 70% de ellos presentaba errores cromosómicos, lo que supone que las anomalías cromosómicas son la causa mayor de bloqueo embrionario (Maurer y col., 2015).

Todo ello apunta hacia la idea de la existencia de una fuerte presión de selección en contra de los embriones cromosómicamente anómalos. Esta selección negativa parece que tiene lugar, principalmente, durante el periodo pre-implantacional, provocando un bloqueo en la división y/o una degeneración embrionaria.

No obstante, hay que tener en cuenta que la realización de cultivo extendido hasta la fase de blastocisto no es fiable para realizar una selección contra aquellos embriones que presentan anomalías cromosómicas. Según nuestros propios resultados, realizando PGS/PGT-A/CCS (Screening Cromosómico Completo), entre un 30-50% de los embriones que sobreviven y llegan a la fase de blastocisto con una morfología normal, presentan alteraciones cromosómicas. Por lo tanto, la incorporación de esta tecnología en los laboratorios de FIV nos ayuda a seleccionar el embrión con mayor potencial de implantar y dar lugar a una gestación evolutiva.

Dr. Jorge Ten, Director Unidad Biología de la Reproducción del Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

¿Por qué hay embriones que se bloquean durante su desarrollo in vitro?
5 (100%) 3 votos