Motivos de cancelación de la transferencia embrionaria 0

Uno de los momentos más emocionantes que ocurren en un tratamiento de reproducción asistida es la Transferencia Embrionaria. Tras la realización de todos los procesos de laboratorio, microinyección (ICSI) o inseminación (FIV) y cultivo embrionario entre otros, llega el momento de transferir el embrión seleccionado.

Pero, en ocasiones, no es posible realizar la transferencia del embrión y debemos cancelarla o posponerla.

¿En qué situaciones cancelamos la transferencia embrionaria?

  1. Para proteger la salud de la paciente. Éste es uno de los motivos más frecuentes, y consiste en evitar el riesgo de hiperestimulación ovárica. Ante respuestas ováricas y recuperaciones ovocitarias elevadas existe un riesgo de, si se consigue el embarazo, tener una complicación severa. En este caso, la opción más segura es cancelar la transferencia y criopreservar los embriones para que sean transferidos cuando no exista riesgo para la paciente.
  2. Para proteger al embrión. Cuando una transferencia se planea, el endometrio debe estar preparado para recibir al embrión. En ocasiones, cuando se valora el endometrio ecográficamente, éste puede aparecer desestructurado o incluso presentar un ligero sangrado, hecho que nos indica que no se encuentra en las condiciones adecuadas para recibir un embrión ya que podría ser no receptivo, perdiendo así el embrión. Lo mejor en esta situación es cancelar la transferencia y volver a preparar el endometrio de nuevo para una transferencia embrionaria óptima.
  3. No tener embriones transferibles. En ocasiones tras realizar los procesos de laboratorio podemos encontrarnos con una situación difícil de asumir, es la no transferencia por no tener embriones transferibles. Los motivos que pueden llevar a esta situación son: embriones que han sido biopsiados para diagnóstico de una enfermedad (PGT-M) y son todos afectos, embriones biopsiados para un cribado cromosómico (PGT-A y PGT-S) y todos tienen alteraciones en sus cromosomas, y por último embriones que han sufrido un bloqueo en su desarrollo y no permiten continuar con el procedimiento. En estas situaciones la transferencia es cancelada, no hay posibilidad de posponerla y la única opción es repetir todo el proceso desde el inicio.

¿Cuáles son las recomendaciones ante el COVID-19?

En la actualidad todos tenemos en mente la situación excepcional que estamos viviendo a nivel mundial con el COVID-19. Las sociedades científicas nacionales e internacionales (SEF –Sociedad Española de Fertilidad, ASEBIR –Asociación Española de Biología para la Reproducción-, ESHRE –Sociedad Europea de Fertilidad-, ASRM –Sociedad Americana de Medicina Reproductiva, BFS –Sociedad Británica de Fertilidad-, entre otras) han recomendado cancelar las transferencias embrionarias ya que se desconocen los efectos que puede producir la infección por COVID-19 sobre la madre gestante y el feto. En este caso, desde Instituto Bernabeu se ha optado por la vitrificación de material biológico, ovocitos o embriones para poder realizar los tratamientos y transferencias cuando estemos a salvo de esta pandemia.

Aunque la cancelación de una transferencia, sea por el motivo que sea, lleva asociada una carga emocional importante, no debemos quedarnos con el concepto de que es algo negativo, siempre que se cancela la transferencia embrionaria se hace con un fin, que es mejorar las posibilidades de tener un niño sano en casa.

Dra. Dori Rodríguez, bióloga del Instituto Bernabeu

TAMBIÉN PUEDE RESULTARLE DE INTERÉS

Si desea puede concertar una

Valoración