Listeriosis

Este verano hemos padecido en España un brote de Listeriosis que ha creado la consecuente alarma social, especialmente entre las mujeres embarazadas.

Esta enfermedad es ocasionada por una bacteria, la Listeria Monocytogenes, muy presente en la naturaleza y capaz de sobrevivir en condiciones extremas, incluso a muy bajas temperaturas.

Se adquiere la enfermedad por la ingesta de alimentos contaminados, siendo los más frecuentes: los productos cárnicos precocinados, leche cruda, quesos blandos, productos lácteos no pasteurizados y mariscos. Los síntomas pueden ser muy variables, desde leves y parecidos a una gripe hasta cuadros intestinales importantes.

En personas sanas es poco frecuente, pero sí lo es en los pacientes inmunodeprimidos. Y es ciertamente en las mujeres embarazadas, con su sistema inmunitario más susceptible, cuando cobra especial importancia por las importantes repercusiones en el feto, por el fácil paso de la bacteria a placenta. Si se adquiere en el primer o segundo trimestre de gestación, se suele desencadenar un aborto o la muerte fetal intraútero. Y si se produce en el tercer trimestre, en la mayoría de casos desencadena infección de la bolsa amniótica y consecuentemente el parto prematuro, con una mortalidad asociada de estos fetos de hasta un 20%.

¿Cómo saber si tengo listeriosis?

Con una sencilla muestra de sangre o líquido amniótico en fetos se obtienen los resultados en tan solo 3 días. Pida Cita en cualquier sede de Instituto Bernabeu.

¿Qué actitud tomar ante este brote?

Tan solo con la sospecha de infección, o simplemente si se ha consumido alimento retirado de un brote conocido como el actual, debe someterse a la embarazada a antibióticos y toma inmediata de muestras: sangre o incluso de líquido amniótico mediante amniocentesis, para el aislamiento de la bacteria y por tanto la confirmación definitiva.

La mejor prevención es extremar los cuidados con los alimentos a consumir: lavar los alimentos crudos, las manos que los manipulan y los utensilios de cocina. Y especialmente importante, cocinar a altas temperaturas los alimentos de origen animal, especialmente los precocinados.

Las autoridades sanitarias, lanzan a la población mensajes tranquilizadores en el sentido de epidemia ya controlada, con los productos afectados fuera de mercado y asegurando que en España se siguen los controles pertinentes por parte de la Unión Europea. Y en todo caso, se sigue trabajando con la mejora de protocolos para impedir que estos hechos se repitan.

Dr. Francisco Sellers López, ginecólogo en Instituto Bernabeu.

Si desea puede concertar una

Valoración