El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) pertenece al grupo de los “retrovirus” y en su etapa más avanzada de infección genera el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA). Aunque a día de hoy no existe cura para el VIH/SIDA existen tratamientos antirretrovirales que permiten que no se lleguen a desarrollar los síntomas o lo hagan años más tarde. Por ello cada día encontramos más parejas en edad fértil en la que uno de los miembros es portador del virus y que se plantean tener hijos.

Debido a que las principales vías de transmisión del virus son sanguínea, sexual y vertical (de madre a hijo durante el embarazo, parto o lactancia), para una pareja en la que el varón es portador del virus buscar embarazo mediante coito sin preservativo supone un doble riesgo de contagio: a la mujer y al futuro hijo. Gracias a las Técnicas de Reproducción Asistida (TRA) estas parejas pueden alcanzar su deseo de ser padres disminuyendo prácticamente a cero dichos riesgos.

Y esto es posible porque el semen tiene tres componentes (plasma seminal, espermatozoides y otras células) y el VIH se encuentra principalmente en el plasma y en algunas de las otras células (linfocitos T4 y macrófagos). El lavado seminal permite separar estas partes y obtener espermatozoides libres del virus.

La técnica consiste en hacer pasar el semen por una columna de fluidos de alta densidad sometiéndola a centrifugación y únicamente atravesarán la columna hasta el final los espermatozoides móviles. La fracción final debe ser analizada, por lo que se separa una parte que se analiza mediante PCR (técnica que amplifica el material genético del virus si lo hubiera y permite detectar su presencia) y el resto de la muestra se congela en espera del resultado.

Si el resultado es negativo, la muestra congelada podrá usarse en TRA, ya sea Inseminación Artificial (siempre que la calidad de la muestra lo permita) o Fecundación In Vitro.

Lo cierto es que no se puede garantizar al cien por cien que la muestra congelada esté libre del virus puesto que esa fracción de la muestra no ha sido analizada, pero teóricamente ambas muestras son iguales. La realidad es que a día de hoy se han llevado a cabo numerosos tratamientos con lavado seminal en los que los niños nacidos y las madres están libres del virus.

Es muy importante remarcar que esta técnica es válida también para evitar la transmisión de otros virus como, el de la Hepatitis B y C.

Este es un ejemplo más de que las Técnicas de Reproducción Asistida no sólo ayudan a parejas con problemas de fertilidad, si no que pueden ofrecer otras muchas soluciones.

Mª Carmen Tió, bióloga del Instituto Bernabeu

Si desea puede concertar una

Lavado Seminal en varones con VIH
5 (100%) 1 voto