Instituto BernabeuLa infertilidad puede tener repercusiones a diferentes niveles: sobre uno mismo y sobre la propia pareja. Cuando la pareja construye un proyecto tan importante como es la maternidad y experimenta mes a mes su fracaso a pesar de su esfuerzo, van apareciendo emociones negativas difíciles de gestionar como la rabia, resistencia, frustración, desesperanza, tristeza que puede desembocar en estados de ánimo depresivo y ansioso. Por lo general, es un tema difícil de exteriorizar por lo que no cuentan con un buen apoyo social ni familiar.

Si en tu entorno conoces a alguien que puede sufrir el impacto emocional de la infertilidad, aquí tienes 10 consejos que te pueden servir de ayuda:

  1. Escucha activa: necesitan ser escuchados pues no es habitual tener a alguien de confianza a quién transmitir este tema, es muy importante escuchar todas las emociones, preocupaciones e incertidumbres que te comunica.
  2. Apoyo: transmitir que, pase lo que pase siempre puede contar contigo, las pacientes tienen una carencia de apoyo social y familiar, así que no des por hecho que lo sabe sino que déjaselo claro.
  3. Comprensión: por su desajuste emocional pueden tener reacciones inesperadas ya que un día sienten ilusión y esperanza y otro rabia y frustración por lo que es necesario tener empatía y paciencia.
  4. Respetar su intimidad, sus necesidades, sus decisiones: suelen evitar eventos familiares como sociales (comidas con niños, cumpleaños, nacimientos…) para no tener que dar explicaciones, así que no obligarles a acudir para no tener que justificarse.
  5. Evitar temas delicados: dar noticias de embarazos de personas conocidas, hablar de abortos voluntarios o de la maternidad, tiendas de bebés… es un tema que potencia todas las emociones negativas como la rabia, frustración… evitémoslo.
  6. Ejercicio: es recomendable salir a andar, dar pisadas fuertes ya que contribuye a la liberación de endorfinas que ayudan al bienestar mental. Proponle compartir este ejercicio contigo, también es un buen momento para ofrecerle la escucha activa.
  7. Observar: para hablar sobre el tema, puedes lanzarle una pregunta y observar si en la respuesta quiere seguir hablando o no y, si no es buen momento, mejor respetar.
  8. Lanzar mensajes positivos: normalmente están invadidas por sus emociones negativas y la preocupación hace adelantar acontecimientos negativos, es importante tener a alguien que le transmita mensajes esperanzadores y optimistas.
  9. Importancia: para ellos la maternidad es lo más importante e invierten mucha ilusión, tiempo y dinero, es un proyecto personal que de momento no se puede cumplir a pesar del esfuerzo, por lo que no hay que restarle importancia puesto que provocará incomprensión y desconfianza.
  10. Sustituir el por qué por para qué: normalmente cuando encontramos un obstáculo tendemos a pensar “por qué a mí”, “por qué no tengo un motivo, una explicación”, pero podemos cambiar este planteamiento por “para qué voy a sentirme mal” “para qué necesito encontrar el motivo”… le ayudará al proceso de aceptación.
  11. Ponerse en manos de especialistas. Si todavía no lo ha hecho, recomiéndele que no pierda tiempo ni frustración. Poner su caso en manos de profesionales de la Medicina con experiencia en el cuidado integral, les podrá ayudar a compartir la carga emocional y sentirse apoyados en todo momento, así como un diagnóstico real sobre el que construir las decisiones de futuro.

A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar sería menos si le faltara una gota. Ánimo y ayuda a tu ser querido, ahora te necesita.

Natalia Romera, Psicóloga en el Instituto Bernabeu y especialista en problemas reproductivos.

Si desea puede concertar una

¿Cómo ayudar a un familiar o amigo con problemas de fertilidad?
Valoración