En el Instituto Bernabeu le decimos adiós a las inyecciones para la estimulación ovárica durante los tratamientos de fecundación in vitro (FIV). La clínica pone en marcha un novedoso dispositivo, denominado i-Port Advance™, para administrarse la medicina a través de un sistema que ya utilizan los diabéticos y al que se le da un uso ginecológico. De esta forma el Instituto Bernabeu revoluciona el panorama de la medicina reproductiva y facilita la administración de los fármacos inyectables. En una frase, elimina el estrés que genera el tener que pincharse a diario y en algunos casos más de una vez al día.

La mujer que se somete a un tratamiento de fertilidad tiene añadida a la tensión emocional de lograr ser madre la necesidad de administrarse los fármacos que preparan su cuerpo para el embarazo. Estudios realizados revelan que el uso de inyectables es una de las principales causas de estrés en las pacientes que se someten a un tratamiento de reproducción asistida, un 23% de las mujeres manifestaban que les preocupa de manera considerable. Y es una realidad que se encuentran día a día en las consultas del Instituto Bernabeu donde muchas pacientes hablan de su miedo a las inyecciones que deben aplicarse en la estimulación ovárica.

Un tratamiento de estimulación suele rondar los diez días y en algunos casos es necesaria más de una inyección por jornada. En el Instituto Bernabeu reflexionaron sobre cómo eliminar esas molestias y surgió la idea de aplicar a la ginecología un novedoso dispositivo que utilizan los diabéticos denominado i-Port. Gracias a este dispositivo que se coloca en el abdomen, las inyecciones de una estimulación se reducen a tres a través de un parche que con una ligera presión introduce una fina cánula en el tejido subcutáneo. Es el puerto de entrada a través del cual se administra la medicación sin pinchazo. Una simple presión es lo que aseguran notar quienes se lo ponen.

El Instituto Bernabeu ofreció el dispositivo a un grupo de pacientes para que probaran su efectividad. Las pruebas de la aplicación ginecológica resultaron satisfactorias porque todas eligieron posteriormente usar el dispositivo para administrarse el medicamento.

“En el Instituto Bernabeu somos pioneros en el uso de un dispositivo que evita a la mujer tener que ponerse las inyecciones imprescindibles en un tratamiento de reproducción asistida. Muchas de nuestras pacientes tienen miedo a las agujas y nos lo dicen en la consulta. Durante mucho tiempo han preguntado si había manera de evitarlos pinchazos y ya lo hemos conseguido”, explica el doctor Rafael Bernabeu, director médico de la clínica pionera en el uso ginecológico del dispositivo, satisfecho de haber dado respuesta a las peticiones que durante mucho tiempo han hecho las pacientes.

Este trabajo ha sido seleccionado para su presentación oral por Jaime Guerrero, embriólogo del Instituto Bernabeu, en el Congreso de la ESHRE (European Society of Human Reproduction and Embryology) en Ginebra.

Si desea puede concertar una