medico_paciente1La infertilidad es considerada según la OMS como una enfermedad crónica, ya que presentan reacciones emocionales que han sido igualadas a las que presentan pacientes con otras patologías crónicas graves.

La infertilidad está considerada como un acontecimiento vital estresante que genera un “desajuste emocional” y afecta a un elevado porcentaje de parejas.

Las reacciones y el estado emocional van evolucionando y modificándose conforme se van sucediendo los ciclos de tratamiento.

En los sucesivos tratamientos los niveles de ansiedad disminuyen progresivamente debido a un posible efecto de desensibilización ante los mismos, aumentando al no conseguir embarazo a pesar del esfuerzo, energía y economía invertidos.

Constituyen momentos especialmente difíciles: los ciclos fallidos y los abortos reiterados.

Los abortos espontáneos de repetición ocurren cuando una mujer ha perdido 3 o más embarazos antes de la semana 20 de gestación, es decir, cuando el feto no está aún en condiciones de sobrevivir fuera del útero materno.

Una y otra vez se renuevan esperanzas, una y otra vez se repiten las pérdidas y con ellas se reeditan el dolor, la pena, la rabia, el temor y la culpa.

El duelo por la pérdida del feto depende del apego que se haya desarrollado hacia él, normalmente se desarrolla alrededor de la semana 12 cuando los padres han podido verlo y escucharlo a través de una pantalla de ultrasonido.

La pena asociada con el aborto es única, ya que no se basa en experiencias o recuerdos sino en lazos afectivos prenatales, es decir, basada en deseos y fantasías.

Sentimientos característicos que experimenta la mujer:

  • La mujer que aborta espontáneamente es, a menudo, reticente a mencionar su aborto.
  • Raramente se ve lo que ha perdido.
  • Al ser precipitado, no permite a la mujer preparación para la situación.
  • No hay explicación para los sentimientos de culpa.
  • Se genera un sentimiento de indefensión al empezar a sangrar y no poder hacer nada.

Consecuencias psicológicas:

  • Inmediatas: sentimientos de vacío, malestar, alteraciones del apetito, del deseo sexual y del sueño.
  • Mediatas: estrés post-traumático, hiperexcitación, intrusión y constricción.
  • Hiperexcitación: respuestas exageradamente sobresaltadas, ataques de ansiedad, irritabilidad, rabia, dificultad para concentrarse, para conciliar el sueño
  • Intrusión: revivir el hecho traumático involuntaria e inesperadamente. Pensamientos recurrentes e intrusitos sobre el aborto, pesadillas, reacciones de intenso pesar o depresión en la fecha de aniversario del aborto.
  • Constricción: paralizar los recursos emocionales, evitando los estímulos asociados con el trauma. Incapacidad para recordar la experiencia abortiva, esfuerzos por evitar actividades que pueden excitar los recuerdos del aborto. Desinterés por actividades con las que antes se disfrutaba.
  • Disfunción Sexual: entre el 30-50% de mujeres que han abortado declaran sufrir disfunciones sexuales que comienza inmediatamente después de sus respectivos abortos.

Estadios:

  1. Fase de shock: puede durar entre unas horas y dos semanas. Inconscientemente no aceptan la pérdida.
  2. Fase de búsqueda: episodios agudos de dolor, distrés, desfallecimiento, que van disminuyendo gradualmente. Intentan buscar una explicación de lo sucedido.
  3. Fase de desorganización: se reanudan las actividades cotidianas, tristeza, falta de autoestima, indiferencia. Puede durar 6-12meses.
  4. Fase de reorganización: aceptación de la pérdida del feto. Puede aparecer melancolía al recordarlo. Se estabilizan las relaciones familiares y sociales.

El duelo requiere de una elaboración psíquica de aceptación y resignificación de la pérdida.

Se ha detectado la importancia de reducir el estrés antes del comienzo del  tratamiento.

Técnicas para reducir el estrés:

  1. Relajación: aprender a relajarse y a pensar positivamente, aprender técnicas de respiración, a eliminar pensamientos negativos recurrentes por otros de carácter positivo con imágenes agradables y relajantes.
  2. Clarificar los valores para reducir la ansiedad cuando una persona no sabe qué hacer ante una situación o se pregunta si ha hecho la elección correcta. Por ej: elegir cuándo terminar los tratamientos, la alternativa más adecuada.
  3. El aprendizaje en expresión de emociones, comportamiento asertivo y uso del humor son básicos para que las personas infértiles adquieran control de la situación y de sus vidas.

Consejos prácticos para momentos difíciles:

  • Limitar el tiempo de conversación con la pareja cuando se centre exclusivamente en los hijos, embarazo…
  • Realizar relajación antes de acudir a la Unidad de Reproducción, y durante el tratamiento, punción y transferencia visualizar imágenes agradables previamente asociadas.
  • Durante la betaespera realizar actividades de ocio y distracción.
  • Para el día de la prueba establecer una prevención de respuesta en ambos resultados.
  • Tras repetidos tratamientos sin éxito, valorar otras alternativas.
  • En momentos de duda, incertidumbre y desorientación marcar objetivos y ordenarlos.

La pareja debe poner en marcha unos recursos que le ayuden a disminuir el impacto emocional: percepción y exteriorización de ansiedad, depresión y pesimismo, optimismo, percepción de control, apoyo de amigos y familia, sexualidad de la pareja.

Por ello, contar con buenos recursos personales es fundamental para afrontar los duelos sucesivos que imponen los abortos recurrentes, ya que puede terminar por desgastar la relación de pareja y por el desconcierto que causa el hecho de que un porcentaje no despreciable de abortos recurrentes no tiene causa médica conocida.

La terapia psicológica ayuda a las parejas a sobrellevar estas pérdidas sucesivas.

La reducción del estrés permitirá mantener o conseguir un estado de equilibrio emocional que ayude a la pareja a afrontar su problemática.

En general, después de un aborto aparece un gran deseo de embarazo. El nacimiento de un nuevo bebe provoca la aparición de recuerdos de la pérdida anterior, sin embargo constituye una experiencia positiva que cierra el trauma anterior.

Natalia Romera, Psicóloga en el Instituto Bernabeu y especialista en problemas reproductivos.

Más información consulte nuestra web: www.institutobernabeu.com

Si desea puede concertar una