Antes de establecer las diferencias de origen biológico entre gemelos y mellizos cabe hacer un pequeño apunte de la etimología de ambos vocablos.

Etimológicamente ambos términos poseen el mismo origen (latín gemellicium) y se utilizaban indistintamente para hacer referencia a niños nacidos de un mismo parto. La única diferencia era el empleo del término mellizo en el habla popular y el de gemelo en la culta. Sin embargo, la evolución semántica de ambas palabras ha ido acompañada de los numerosos avances en el campo de la genética y el conocimiento del desarrollo del embrión humano. De hecho, ya en la última edición del diccionario de la RAE ya se diferencian:

  • Gemelo: Nacido de un mismo parto y  originado de un mismo óvulo
  • Mellizo: Nacido de un mismo parto, y más especialmente de un parto doble y originado de distinto óvulo.

De modo, que hablaremos de mellizos cuando se trate de óvulos y espermatozoides diferentes que han dado lugar a dos nacimientos en un mismo parto, es decir, hermanos que han nacido a la vez, pero sin ninguna otra peculiaridad.

Sin embargo, los gemelos son genéticamente idénticos ya que provienen del mismo óvulo y espermatozoide que, en un estadio muy temprano de su desarrollo, se dividió en dos y originó a dos individuos independientes. Esto hace que los gemelos compartan su mismo ADN, y por tanto el mismo sexo. En sentido estricto son clones.  Aunque no debemos  olvidar que los efectos que el ambiente produce sobre la expresión de los genes y por tanto el desarrollo de los individuos puede producir que existan diferencias entre los gemelos. De hecho los gemelos poseen huellas dactilares diferentes.  Es decir, los gemelos comparten la misma “materia prima” pero el ambiente la moldeara dando lugar a individuos diferentes.

En términos ginecológicos se habla de gemelos como monocigóticos (un solo cigoto originado de un solo óvulo y espermatozoide que posteriormente se divide en dos) y mellizos como dicigóticos (dos cigotos originados de dos óvulos y espermatozoides diferentes). Independientemente de su origen, los embarazos dobles también se clasifican en función de si cada feto posee o no su propia placenta, amnios (mono o bi amniótica) y corion (mono o bicorial). Las gestaciones de mellizos son bioamnióticas y bicoriales. En el caso de los gemelos pueden darse todas las posibilidades.

En cuanto a la incidencia, de forma espontánea 1 de cada 80 embarazos es doble, siendo dos tercios de mellizos y un tercio de gemelos. De hecho se piensa que los embarazos dobles se producen en mayor proporción, pero no se detectan ya que uno de los embriones se detiene en fases tempranas. Hay factores tanto ambientales (pj: nutrición) como hereditarios que predisponen a una mayor probabilidad de mellizos. Evidentemente el empleo de técnicas de reproducción asistida ha sido un factor clave en el incremento de esta incidencia ya que se transfieren más de un embrión,   incrementando los embarazos dobles concretamente de mellizos ya que provienen de diferentes cigotos.

Y por último cabe señalar la importancia de los gemelos en las investigaciones biomédicas ya que aportan claves para determinar el origen o la predisposición a ciertas enfermedades genéticas.

CONOZCA MÁS INFORMACIÓN SOBRE: GEMELOS IDÉNTICOS O MONOCIGÓTICOS

Dra. Belén Lledó, directora médica IBBIOTECH del grupo Instituto Bernabeu

Para conocer los próximos temas de nuestro foro, síganos en facebook o twitter

Si lo desea concierte una consulta médico on-line o pida su cita.

Más información consulte nuestra web: www.institutobernabeu.com o www.ibbiotech.com